“Cie­rra el Par­la­men­to y ce­rra­re­mos las ca­lles”

Mi­les de bri­tá­ni­cos se ma­ni­fies­tan con­tra la pa­ra­li­za­ción de West­mins­ter

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - R. DE M.,

“Es­to que es­tás vien­do no es más que el prin­ci­pio del fin. La desobe­dien­cia ci­vil va a ir en au­men­to, y se­rán cen­te­na­res de mi­les las per­so­nas que acu­dan a la pró­xi­ma ma­ni­fes­ta­ción del 19 de oc­tu­bre”, ex­pli­ca­ba ayer Ga­briel Adams, apo­ya­do en la ver­ja de Dow­ning Street, la re­si­den­cia ofi­cial del pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co. El ge­ren­te de proyectos de cons­truc­ción, de 55 años, ha­bía acu­di­do a Lon­dres des­de la lo­ca­li­dad de Nort­ham­ptons­hi­re pa­ra su­mar­se a los mi­les de per­so­nas —me­nos de los que au­gu­ra­ban las ex­pec­ta­ti­vas— con­vo­ca­das pa­ra pro­tes­tar con­tra la de­ci­sión de sus­pen­der las se­sio­nes de West­mins­ter a par­tir del 10 de sep­tiem­bre. “Si tú cie­rras nues­tro Par­la­men­to, no­so­tros ce­rra­re­mos las ca­lles”, o “Bo­ris John­son, que te jo­dan. Vuél­ve­te a Eton [el co­le­gio pri­va­do de éli­tes en el que es­tu­dió]“, gri­ta­ron los con­cen­tra­dos, al­ter­nan­do los cán­ti­cos con abu­cheos y pi­ti­dos. Mo­men­tum, la co­rrien­te in­ter­na del Par­ti­do La­bo­ris­ta que im­pul­só a Je­remy Corbyn a la di­rec­ción de la for­ma­ción, se con­vir­tió des­de me­dia­dos de es­ta se­ma­na en la prin­ci­pal pro­mo­to­ra de las pro­tes­tas. Mi­les de ciu­da­da­nos se echa­ron ayer a la ca­lle en las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país. El prin­ci­pal par­ti­do de la opo­si­ción de­ci­dió dar res­pal­do ofi­cial a un mo­vi­mien­to de desobe­dien­cia ci­vil que tie­ne in­ten­ción de pro­lon­gar­se du­ran­te los pró­xi­mos sie­te días, y que cuen­ta en­tre sus ob­je­ti­vos “ocu­par” el Par­la­men­to el mar­tes, cuan­do re­ini­cien las se­sio­nes.

“He­mos de­rro­ta­do dic­ta­do­res en el pa­sa­do y de­rro­ta­re­mos al dic­ta­dor John­son”, di­jo a los ma­ni­fes­tan­tes John McDon­nell, la mano de­re­cha de Corbyn. La opo­si­ción ha ele­va­do el tono y du­re­za de su dis­cur­so, cons­cien­te de que es­ta es la ba­ta­lla de­fi­ni­ti­va con­tra los eu­ro­es­cép­ti­cos. “Es­to es una ba­ta­lla pa­ra pro­te­ger nues­tra de­mo­cra­cia. Sa­be­mos lo que pre­ten­de John­son, de un mo­do muy po­co su­til. Quie­re echar el cie­rre a nues­tra de­mo­cra­cia pa­ra for­zar un Bre­xit sin acuer­do”, di­jo McDon­nell. Al­gu­nos de los asis­ten­tes re­pro­cha­ron a Corbyn su au­sen­cia, pe­ro fue­ron ca­lla­dos de in­me­dia­to con cán­ti­cos im­pro­vi­sa­dos con­tra el pri­mer mi­nis­tro.

“Mis pa­dres vi­vie­ron 17 años en Fran­cia, y se be­ne­fi­cia­ron de una li­ber­tad de mo­vi­mien­tos en Eu­ro­pa que es­te Go­bierno quie­re eli­mi­nar pa­ra la si­guien­te ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes”, ex­pli­ca­ba Ni­co­let­te An­der­ton, de 55 años, y ge­ren­te de re­cur­sos hu­ma­nos, afe­rra­da tam­bién a la ver­ja de Dow­ning Street. Has­ta 18 po­li­cías, seis de ellos con ri­fles de asal­to, se man­te­nían im­per­té­rri­tos a las puer­tas del edi­fi­cio. Sus ros­tros eran una mez­cla de has­tío y de cier­ta in­co­mo­di­dad por es­tar en el la­do erró­neo de la ver­ja. So­lo la abrie­ron pa­ra de­jar pa­sar a un hom­bre ma­yor a ries­go de des­fa­lle­cer, apri­sio­na­do por la mul­ti­tud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.