“Hay que ges­tio­nar la fron­te­ra se­gún nues­tros va­lo­res”

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL -

“Te­ne­mos que ges­tio­nar la fron­te­ra de acuer­do con nues­tras le­yes y nues­tros va­lo­res”, res­pon­de el can­di­da­to de­mó­cra­ta a la cues­tión de có­mo ges­tio­nar la lle­ga­da de in­mi­gran­tes a Es­ta­dos Uni­dos. “No po­de­mos te­ner­lo to­do. Si que­re­mos es­ta­bi­li­zar la in­mi­gra­ción te­ne­mos que es­ta­bi­li­zar nues­tra eco­no­mía en ese sen­ti­do. Hay que ase­gu­rar­se de que to­do el mun­do tie­ne el mis­mo ni­vel de suel­do y de pro­tec­ción co­mo tra­ba­ja­dor, de for­ma que no ha­ya un in­cen­ti­vo tan po­de­ro­so pa­ra apro­ve­char­se de los in­do­cu­men­ta­dos”.

“A Es­ta­dos Uni­dos le in­tere­sa que Mé­xi­co sea prós­pe­ro”, ra­zo­na res­pec­to a la re­la­ción co­mer­cial con el ve­cino del sur. “Cuan­to más al­tos sean los suel­dos en Mé­xi­co, me­jor po­dre­mos com­pe­tir. Y cuan­to más se­gu­ro y prós­pe­ro sea Mé­xi­co, se­rá más ra­ro que ten­ga­mos ni­ve­les de in­mi­gra­ción in­ma­ne­ja­bles. Cen­troa­mé­ri­ca po­dría en­con­trar pros­pe­ri­dad en Mé­xi­co y no te­ner la idea de que EE UU es su úni­ca es­pe­ran­za”.

En es­te sen­ti­do, ve di­fí­cil un acuer­do con la ac­tual ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na en el Se­na­do en ma­te­ria de in­mi­gra­ción. “De­pen­de de si cuan­do ha­bla­mos del Par­ti­do Re­pu­bli­cano nos re­fe­ri­mos a la gen­te o a los lí­de­res del Con­gre­so. Por­que en­tre los ciu­da­da­nos nor­te­ame­ri­ca­nos hay apo­yo a un pac­to que ofrez­ca una vía pa­ra a ciu­da­da­nía y a la vez se­gu­ri­dad en la fron­te­ra. Des­gra­cia­da­men­te, el Con­gre­so ya no re­fle­ja a los ciu­da­da­nos. Creo que es­to no va a me­jo­rar has­ta que los re­pu­bli­ca­nos ex­pe­ri­men­ten una pér­di­da de po­der co­mo re­sul­ta­do de ig­no­rar a la gen­te”. y Li­te­ra­tu­ra. En su li­bro Shor­test way ho­me: one Ma­yor’s cha­llen­ge and a mo­del for Ame­ri­ca’s fu­tu­re (El ca­mino más cor­to a ca­sa: el desafío pa­ra un al­cal­de y un mo­de­lo pa­ra el fu­tu­ro de Amé­ri­ca) re­cuer­da que es­tan­do en Har­vard se hi­zo in­dis­pen­sa­ble en la uni­ver­si­dad una pá­gi­na lla­ma­da the­fa­ce­book.com que ha­bía in­ven­ta­do otro alumno, un tal Mark Zuc­ker­berg. Des­pués es­tu­dió en Ox­ford el pro­gra­ma de Fi­lo­so­fía, Po­lí­ti­ca y Eco­no­mía. Ha­bla, más o me­nos, seis idio­mas. Fue vo­lun­ta­rio en va­rias cam­pa­ñas de­mó­cra­tas y se alis­tó en el Ejér­ci­to. Es­tu­vo en Af­ga­nis­tán. En 2011, se pre­sen­tó a al­cal­de de su pue­blo. El año pa­sa­do se ca­só con su ma­ri­do, Chas­ten Buttigieg, de 30 años, que ha es­ta­do a su la­do to­da la cam­pa­ña y se ha con­ver­ti­do en una es­tre­lla de las re­des so­cia­les.

Men­sa­je pro­gre­sis­ta

No es­con­de que su atrac­ti­vo con­sis­te en un men­sa­je muy pro­gre­sis­ta y, a la vez, la sen­sa­ción de que es ca­paz de ha­blar a los re­pu­bli­ca­nos. “Me con­si­de­ro muy pro­gre­sis­ta, pe­ro hay cues­tio­nes es­truc­tu­ra­les que preo­cu­pan a la gen­te en los dos la­dos”, afir­ma. El mar­tes por la no­che, du­ran­te un even­to en Holly­wood, Buttigieg reivin­di­có que las pa­la­bras “va­lo­res” y “ban­de­ra” son de to­dos, no de los re­pu­bli­ca­nos. Ha­ce ga­la de su fe cris­tia­na, y la uti­li­za pa­ra cri­ti­car a la de­re­cha.

“Vo­ta­ría por un sánd­wich de ja­món si pen­sa­ra que pu­die­ra ga­nar a es­te pre­si­den­te”, bro­meó en Holly­wood cuan­do al­guien le pre­gun­tó por qué ha­bía que vo­tar­le a él. Mu­chos pien­san igual. Buttigieg re­co­no­ce que hay una mo­ti­va­ción ex­tra en­tre los de­mó­cra­tas es­te año, pe­ro su ofer­ta con­sis­te en que él pue­de con­se­guir una coa­li­ción de vo­tan­tes más am­plia. “Hay una ma­yo­ría muy am­plia pa­ra las co­sas que yo pro­pon­go”, afir­ma. “Los de­mó­cra­tas des­de lue­go es­tán muy mo­ti­va­dos. Pe­ro de­be­ría­mos ser ca­pa­ces de ga­nar con una ma­yo­ría con­tun­den­te. No so­lo hay que ga­nar a Trump, hay que de­rro­tar el trum­pis­mo. Pa­ra que eso ocu­rra, ne­ce­si­ta­mos un can­di­da­to que pue­da ga­nar tam­bién ma­yo­rías en la Cá­ma­ra y el Se­na­do”.

Buttigieg vie­ne de los Es­ta­dos blan­cos de los cam­pos de maíz y so­ja. South Bend es­tá a dos ho­ras en co­che al es­te de Chica­go. Tie­ne 100.000 ha­bi­tan­tes, de los que el 63% son blan­cos y el 14,4%, his­pa­nos. En to­da In­dia­na, los his­pa­nos son el 7,1% mien­tras la me­dia na­cio­nal es el 18%. El dis­cur­so an­tin­mi­gran­tes de Do­nald Trump no ga­nó en nin­gu­na ciu­dad gran­de del país ni en las cos­tas ri­cas, pe­ro sí en su­fi­cien­tes pe­que­ños con­da­dos del in­te­rior. Si­tios don­de los de­mó­cra­tas tie­nen que es­for­zar­se por con­tra­rres­tar la idea de que hay mu­chos in­mi­gran­tes, o que son una ame­na­za.

Buttigieg se pre­sen­ta co­mo el can­di­da­to de la Amé­ri­ca asa­la­ria­da que se es­tá que­dan­do atrás en la re­vo­lu­ción eco­nó­mi­ca de la era di­gi­tal. “He­mos vis­to dos fe­nó­me­nos ocu­rrir al mis­mo tiem­po”, ex­pli­ca so­bre es­te pun­to. “Uno, el de­cli­ve de los sin­di­ca­tos. Y dos, que se ha he­cho más di­fí­cil so­bre­vi­vir eco­nó­mi­ca­men­te. Yo creo que las dos co­sas es­tán di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­das”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.