Cuen­tas au­to­nó­mi­cas

Ins­tru­men­ta­li­zar po­lí­ti­ca­men­te la fi­nan­cia­ción es des­leal­tad ins­ti­tu­cio­nal

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

El Par­ti­do Po­pu­lar pre­sen­tó es­te vier­nes una pro­po­si­ción de ley pa­ra des­blo­quear la en­tre­ga a cuen­ta de los 5.000 mi­llo­nes de eu­ros que el Es­ta­do cen­tral adeu­da a las au­to­no­mías, acu­san­do al Go­bierno de pa­si­vi­dad y de des­leal­tad ins­ti­tu­cio­nal. Las co­mu­ni­da­des de Ma­drid, Ga­li­cia y An­da­lu­cía, go­ber­na­das por el PP, han ele­va­do el tono de sus exi­gen­cias en lí­nea con la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña, cu­yo vi­ce­pre­si­den­te, Pe­re Ara­go­nès, ins­tó a una pro­tes­ta ge­ne­ra­li­za­da con­tra el Eje­cu­ti­vo cen­tral y anun­ció es­ta mis­ma se­ma­na la pre­sen­ta­ción de una de­man­da ju­di­cial por el re­tra­so.

El nú­cleo del pro­ble­ma re­si­de en de­ter­mi­nar si un Go­bierno en fun­cio­nes tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra rea­li­zar sin apo­yo de la Ley de Pre­su­pues­tos los li­bra­mien­tos que re­cla­man las au­to­no­mías. La mi­nis­tra de Ha­cien­da, Ma­ría Je­sús Mon­te­ro, con­si­de­ró en fe­bre­ro la po­si­bi­li­dad de ha­cer­lo me­dian­te de­cre­to ley, pe­ro la con­vo­ca­to­ria elec­to­ral frus­tró es­ta vía. Y de acuer­do con el in­for­me de la Abo­ga­cía del Es­ta­do pre­sen­ta­do es­te mar­tes, el li­bra­mien­to re­cla­ma­do ex­ce­de la ca­pa­ci­dad de un Go­bierno en fun­cio­nes y, por tan­to, re­sul­ta irre­le­van­te la fór­mu­la a tra­vés de la cual se pre­ten­da eje­cu­tar. La pre­ca­rie­dad de la si­tua­ción no de­ri­va so­lo del re­tra­so acu­mu­la­do des­de prin­ci­pios de año, sino tam­bién del que po­dría pro­du­cir­se en el ca­so de que se lle­gue a una re­pe­ti­ción elec­to­ral.

Las co­mu­ni­da­des go­ber­na­das por el PP, co­mo tam­bién la Ge­ne­ra­li­tat, es­tán con­du­cien­do sus re­cla­ma­cio­nes fren­te al Es­ta­do por un de­rro­te­ro que no bus­ca re­sol­ver las de­fi­cien­cias de la fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca, sino ins­tru­men­ta­li­zar­las po­lí­ti­ca­men­te en con­tra del Go­bierno y del Par­ti­do So­cia­lis­ta. Si el sis­te­ma cons­ti­tu­cio­nal im­pi­de

que un Eje­cu­ti­vo en fun­cio­nes adop­te de­ci­sio­nes que com­pro­me­tan al que lo su­ce­da, se­gún ar­gu­men­ta la Abo­ga­cía del Es­ta­do, impu­tar el re­tra­so a los os­cu­ros de­sig­nios del Go­bierno es, sen­ci­lla­men­te, des­leal­tad ins­ti­tu­cio­nal. Lo mis­mo que plan­tear de­man­das ju­di­cia­les es pro­lon­gar la fan­ta­sía del en­fren­ta­mien­to con el Es­ta­do: ERC tu­vo en su mano apro­bar en el Par­la­men­to los Pre­su­pues­tos que le hu­bie­ran pro­por­cio­na­do los re­cur­sos que aho­ra quie­re re­cla­mar en los tri­bu­na­les.

El he­cho de que sean las co­mu­ni­da­des del PP y la Ge­ne­ra­li­tat las que coin­ci­dan en la vo­lun­tad de ins­tru­men­ta­li­zar po­lí­ti­ca­men­te el pro­ble­ma de la fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca re­ve­la cru­da­men­te por qué si­gue sin re­sol­ver­se, pos­ter­gan­do la re­for­ma ca­da más ur­gen­te de la ley de 2009. Mien­tras per­sis­ta el blo­queo par­la­men­ta­rio, na­da se pue­de avan­zar en la apro­ba­ción de unos nue­vos Pre­su­pues­tos ni en una nue­va re­gu­la­ción de la fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca. Pe­ro no ocu­rre otro tan­to en el plano es­tric­ta­men­te po­lí­ti­co, des­de el mo­men­to en que las Co­mu­ni­da­des go­ber­na­das por el Par­ti­do Po­pu­lar y la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña ne­ce­si­tan so­bre­ac­tuar en la ges­ti­cu­la­ción con­tra el Go­bierno cen­tral a fin de ocul­tar que, en reali­dad, unas y otras es­tán ha­blan­do exac­ta­men­te de lo mis­mo y bus­can­do idén­ti­co re­sul­ta­do: re­sol­ver los pro­ble­mas acu­cian­tes del sis­te­ma de fi­nan­cia­ción.

La pre­gun­ta que se im­po­ne en­ton­ces es cuán­to tiem­po más se­gui­rán los par­ti­dos que enar­bo­lan sin des­can­so la ban­de­ra de la na­ción uti­li­zan­do las cuen­tas au­to­nó­mi­cas pa­ra di­vi­dir al país so­bre la cues­tión te­rri­to­rial, en lu­gar de abor­dar­las a tra­vés de la ne­go­cia­ción y el con­sen­so ins­ti­tu­cio­na­les. die­ron paso el vier­nes a un “de­fault se­lec­ti­vo” y “de­fault res­trin­gi­do”, se­gún de­cre­ta­ron las agen­cias Stan­dard & Poor’s y Fitch, res­pec­ti­va­men­te. Esas ca­li­fi­ca­cio­nes se di­fun­die­ron tras el apla­za­mien­to de pa­gos por va­lor de 7.000 mi­llo­nes de dó­la­res en bo­nos a cor­to pla­zo y la pe­ti­ción de re­es­truc­tu­ra­ción de 50.000 mi­llo­nes de par­te de su deu­da a lar­go pla­zo. El con­si­guien­te des­plo­me del pre­cio de sus bo­nos y del ti­po de cam­bio del pe­so han ter­mi­na­do de per­fi­lar un cua­dro de­ma­sia­do fre­cuen­te en la his­to­ria de ese país.

La deu­da de 101.000 mi­llo­nes de dó­la­res co­exis­te con in­di­ca­do­res que no ava­lan una sa­li­da rá­pi­da de la cri­sis. La in­fla­ción al­can­za el 60%, al tiem­po que el ti­po de cam­bio de la mo­ne­da no de­ja de de­pre­ciar­se, su­peran­do ya los 60 pe­sos por dó­lar. Es pre­ci­sa­men­te en la mo­ne­da es­ta­dou­ni­den­se en la que es­tá de­no­mi­na­da una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de la deu­da de ese país. Los ti­pos de in­te­rés con que co­ti­za­ban los bo­nos con ven­ci­mien­to en 2021 su­pe­ra­ban el 70% el pa­sa­do vier­nes. La san­gría en las re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les de di­vi­sas, más de 10.000 mi­llo­nes de dó­la­res en agos­to, no ale­ja en ab­so­lu­to del pe­li­gro de in­sol­ven­cia.

Ese de­te­rio­ro eco­nó­mi­co y fi­nan­cie­ro es­tá sien­do ali­men­ta­do por la cri­sis po­lí­ti­ca abier­ta tras las elec­cio­nes pri­ma­rias ce­le­bra­das el pa­sa­do 11 de agos­to, en las que el can­di­da­to pe­ro­nis­ta Al­ber­to Fer­nán­dez su­peró, de for­ma tan am­plia co­mo sor­pren­den­te, al ac­tual pre­si­den­te, Mau­ri­cio Ma­cri. La in­te­ri­ni­dad abier­ta no fa­vo­re­ce pre­ci­sa­men­te las ne­go­cia­cio­nes de re­es­truc­tu­ra­ción de la deu­da, co­mo se ha pues­to de ma­ni­fies­to en el re­cha­zo que han de­mos­tra­do mu­chos in­ver­so­res. Se tra­ta de un bu­cle del que re­sul­ta ca­da vez más di­fí­cil es­ca­par.

Aun­que se tra­ta de una me­di­da in­su­fi­cien­te, es ne­ce­sa­rio que el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) agi­li­ce los des­em­bol­sos del prés­ta­mo, por 57.000 mi­llo­nes de dó­la­res, sus­cri­to ha­ce un año. Tras es­te des­em­bol­so, que sig­ni­fi­ca de he­cho el in­gre­so en la uni­dad de vi­gi­lan­cia in­ten­si­va, re­sul­ta­ría inevi­ta­ble apli­car ri­gu­ro­sos ajus­tes, la­men­ta­ble­men­te fa­mi­lia­res pa­ra el co­mún de los argentinos. Y es­tos re­cor­tes tam­po­co fa­vo­re­ce­rán la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca que la ges­tión de la cri­sis fi­nan­cie­ra re­quie­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.