“So­mos una so­cie­dad que es­tá siem­pre en­fa­da­da y ofen­di­da”

El País (País Vasco) - - PANTALLAS -

Pre­gun­ta. Us­ted em­pe­zó su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal en la ra­dio­te­le­vi­sión pú­bli­ca ca­ta­la­na. ¿Qué fun­ción de­ben desem­pe­ñar los me­dios pú­bli­cos?

Res­pues­ta. De­ben ser lo más plu­ra­les po­si­ble. To­dos los ciu­da­da­nos tie­nen que te­ner la ca­pa­ci­dad de em­pa­ti­zar con el me­dio pú­bli­co que les to­ca, sea RTVE o los au­to­nó­mi­cos. El pro­ble­ma de al­gu­nos es cuan­do so­lo re­pre­sen­tan a un sec­tor de la po­bla­ción. En el ca­so de TV3 an­tes re­pre­sen­ta­ba a to­dos los ca­ta­la­nes y aho­ra, so­bre to­do, a un sec­tor con una ideo­lo­gía de­ter­mi­na­da.

P. ¿Los pe­rio­dis­tas man­tie­nen la su­fi­cien­te dis­tan­cia res­pec­to a los po­lí­ti­cos?

R. Es­ta­mos ca­yen­do en un ex­ce­si­vo ami­guis­mo en­tre pe­rio­dis­tas y po­lí­ti­cos, y al fi­nal se aca­ba te­nien­do sín­dro­me de Es­to­col­mo. Hay que es­ta­ble­cer una dis­tan­cia si que­re­mos se­guir man­te­nien­do la cre­di­bi­li­dad. Es im­por­tan­te que la gen­te es­cu­che o lea a quien no pien­sa co­mo ellos. Eso en­ri­que­ce el de­ba­te. Es­ta­mos en un pun­to en el que los oyen­tes es­cu­chan la ra­dio que di­ce lo que ellos pien­san. Si no, se en­fa­dan y cam­bian de emi­so­ra. So­mos una so­cie­dad que es­tá siem­pre en­fa­da­da y ofen­di­da.

P. ¿La po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca se ha tras­la­da­do a los me­dios?

R. Hay po­lí­ti­cos que so­lo acu­den a los me­dios que sa­ben lo que les van a pre­gun­tar.

P. ¿Ha­cia dón­de va el pe­rio­dis­mo en tiem­pos de fa­ke news?

R. De­be­ría ir a man­te­ner la esen­cia de la pro­fe­sión. A no de­jar­nos arras­trar por to­do lo que no es pe­rio­dis­mo o por las co­rrien­tes de las re­des so­cia­les. Es­tas son muy úti­les pe­ro ahí no hay con­tras­te ni ve­ri­fi­ca­ción. Mu­cha gen­te pien­sa que los pe­rio­dis­tas no so­mos ne­ce­sa­rios. Di­cen: ‘Yo me in­for­mo por Twit­ter’. fran­ja in­for­ma­ti­va y a par­tir de las 10.00 otra más de ma­ga­cín. ¿Se­gui­rá así?

R. So­bre el pa­pel, sí. No po­de­mos en­fren­tar­nos a seis ho­ras con un es­pa­cio en blan­co. Te­ne­mos que te­ner sec­cio­nes ce­rra­das, pe­ro nos plan­tea­mos el pro­gra­ma co­mo un con­te­ne­dor de to­do lo que pa­se. La lí­nea es­tá abier­ta pa­ra cual­quier novedad, aun­que es­te­mos en la fran­ja más ma­ga­cín. In­te­rrum­pi­re­mos en­tre­vis­tas y nos car­ga­re­mos sec­cio­nes si la ac­tua­li­dad lo pi­de. Se in­ter­re­la­cio­na­rán las dos par­tes. In­clu­so en la pri­me­ra, más in­for­ma­ti­va, que­re­mos to­car mu­chos asun­tos so­cia­les. Hoy por hoy es un gran con­te­ne­dor de in­for­ma­ción y en­tre­te­ni­mien­to, pe­ro no ter­mi­na una ho­ra y em­pie­za otra de for­ma ta­jan­te.

P. ¿La po­lí­ti­ca pu­ra y du­ra se­rá el eje de la pri­me­ra fran­ja?

R. To­do lo que afec­ta a los ciu­da­da­nos es po­lí­ti­ca. Lo que in­ten­ta­ré que no sea el eje cen­tral es la po­lí­ti­ca de de­cla­ra­cio­nes. Es­toy can­sa­da de que los po­lí­ti­cos nos uti­li­cen a los pe­rio­dis­tas co­mo por­ta­vo­ces de lo que quie­ren de­cir­se en­tre ellos. Te­ne­mos que ba­jar la po­lí­ti­ca a la ca­lle, a la gen­te.

P. ¿Ha­brá ter­tu­lia po­lí­ti­ca en ese tra­mo?

R. La ter­tu­lia es una se­ña de iden­ti­dad, pe­ro es­ta­rá muy re­for­za­da por es­pe­cia­lis­tas. El cua­dro de ter­tu­lia­nos es muy bueno, con al­gu­nos de los que es­ta­ban en Ho­ra 25 y otros de Hoy por hoy, más nue­vas in­cor­po­ra­cio­nes. Pe­ro hay cues­tio­nes en las que se ne­ce­si­ta in­for­ma­ción y cri­te­rio. Que­re­mos una mi­ra­da abier­ta.

P. ¿Al oyen­te le apor­tan las ter­tu­lias o son más un re­fu­gio de pe­rio­dis­tas?

R. He­mos de­ba­ti­do mu­cho es­te asun­to. A los oyen­tes les gus­ta el aná­li­sis y tam­bién los que co­men­tan la ac­tua­li­dad. Se iden­ti­fi­can con ellos. Los ter­tu­lia­nos son per­so­na­jes del pro­gra­ma.

P. A ve­ces es­tán muy en­cua­dra­dos po­lí­ti­ca­men­te.

R. A di­fe­ren­cia de las ter­tu­lias te­le­vi­si­vas, que sien­tan a la de­re­cha a los de la de­re­cha y a la iz­quier­da a los de la iz­quier­da, en las ra­dio­fó­ni­cas no exis­te esa se­pa­ra­ción ni hay re­pre­sen­tes de par­ti­dos po­lí­ti­cos. Hay re­pre­sen­tan­tes de ideo­lo­gías —unos son más pro­gre­sis­tas y otros más con­ser­va­do­res— pe­ro na­die lle­ga a la ter­tu­lia de la SER con el ar­gu­men­ta­rio de un par­ti­do po­lí­ti­co.

P. ¿No hay ra­dio de trin­che­ras?

R. Ca­da uno tie­ne su ideo­lo­gía pe­ro la ra­dio, en ge­ne­ral, se man­tie­ne más pu­ra que la te­le­vi­sión.

P. ¿La te­le­vi­sión ha em­pren­di­do un pro­ce­so de de­gra­da­ción?

R. Es un me­dio que ne­ce­si­ta el es­pec­tácu­lo y el en­fren­ta­mien­to de un ter­tu­liano de un ban­do con el de otro ban­do da es­pec­tácu­lo. Pe­ro no apor­ta aná­li­sis, so­lo bronca. Yo bus­co dis­cre­pan­cia con ar­gu­men­tos.

P. ¿La ra­dio no tie­ne esa ten­den­cia ha­cia el es­pec­tácu­lo?

R. La ra­dio, no, y la SER, se­gu­ro que no.

P. ¿Có­mo ha cam­bia­do In­ter­net la ma­ne­ra de ha­cer ra­dio?

R. Más que la ma­ne­ra de ha­cer­la, ha cam­bia­do la for­ma de es­cu­char­la. Eso nos obli­ga a pen­sar en otros for­ma­tos, en con­te­ni­dos que pue­dan ser com­par­ti­men­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.