Una ga­lle­ta co­mo sím­bo­lo de la cri­sis in­dia

Las ven­tas de las obleas de Par­le Pro­ducts, a seis cén­ti­mos el pa­que­te, caen por el al­za de im­pues­tos y la des­ace­le­ra­ción

El País (País Vasco) - - NEGOCIOS ECONOMÍA GLOBAL - POR ÁN­GEL MARTÍNEZ

Ten­tem­pié a la ho­ra del chai (té in­dio) y ape­ri­ti­vo de los más pe­que­ños. Ali­men­to bá­si­co de las fa­mi­lias des­fa­vo­re­ci­das e in­gre­dien­te de la die­ta de to­dos los hos­pi­ta­les del sub­con­ti­nen­te. Las ga­lle­tas Par­le-G han acom­pa­ña­do a ge­ne­ra­cio­nes de in­dios des­de la eta­pa co­lo­nial, pe­ro su ven­ta se des­plo­ma jun­to a la de otros bie­nes de con­su­mo na­cio­na­les, co­mo au­to­mó­vi­les o ro­pa. La cri­sis de una mar­ca que fue la me­jor ven­di­da de su sec­tor sub­ra­ya la des­ace­le­ra­ción en In­dia mien­tras la in­dus­tria pi­de más es­tí­mu­lo del Go­bierno pa­ra re­vi­vir el cre­ci­mien­to de la ter­ce­ra eco­no­mía más gran­de de Asia.

Ha­ce una se­ma­na se anun

ció el po­si­ble des­pi­do de en­tre 8.000 y 10.000 tra­ba­ja­do­res de Par­le Pro­ducts, em­pre­sa con se­de en Bom­bay, ca­pi­tal fi­nan­cie­ra in­dia, pa­ra re­du­cir la pro­duc­ción a raíz de su caí­da de ven­tas en el co­ra­zón ru­ral del país, de don­de pro­ce­den el 50% del to­tal. “La si­tua­ción es tan ma­la que si el Go­bierno no in­ter­vie­ne in­me­dia­ta­men­te, po­dría­mos ver­nos obli­ga­dos a eli­mi­nar esos pues­tos de tra­ba­jo”, di­jo a Reuters el res­pon­sa­ble del gru­po, Ma­yank Shah. Se­gún el por­ta­voz, la de­man­da de las po­pu­la­res ga­lle­tas de la mar­ca, Par­le-G, ha em­peo­ra­do des­de que el Go­bierno de In­dia im­pu­so el nue­vo gra­va­men pa­ra to­dos los pro­duc­tos, in­clui­do el pa­que­te de ga­lle­tas más ba­ra­to, de seis cén­ti­mos de eu­ro. “Nues­tros con­su­mi­do­res son muy sen­si­bles al cam­bio de pre­cios. Son muy cons­cien­tes de las ga­lle­tas que com­pran por un de­ter­mi­na­do cos­te”.

Crea­da en 1929 co­mo una con­fi­te­ría fa­mi­liar en el ba­rrio de Vi­le Par­le, en­ton­ces su­bur­bio de Bom­bay, pron­to se con­vir­tió en sím­bo­lo de la In­dia in­de­pen­dien­te y su pro­duc­to es­tre­lla, Par­le-Glu­co, fue la pri­me­ra mar­ca del país en cru­zar la ba­rre­ra de los 50.000 mi­llo­nes de ru­pias (627 mi­llo­nes de eu­ros) en ven­tas al por me­nor. Y tam­bién la fir­ma de obleas me­jor ven­di­da del mun­do. Dis­tri­bui­das en un cen­te­nar de paí­ses, unas 4.500 ga­lle­tas se co­mían por to­do del mun­do ca­da se­gun­do, ge­ne­ran­do más 1.263 mi­llo­nes de eu­ros anua­les, gra­cias a sus pre­cios. A 12 cén­ti­mos de eu­ro los 80 gra­mos de ga­lle­tas, es­tas se con­vir­tie­ron en un pro­duc­to de pri­me­ra ne­ce­si­dad en In­dia, mien­tras que el pa­que­te de 50 gra­mos se ven­día a un dó­lar en Es­ta­dos Uni­dos.

Cam­bios fis­ca­les

“He­mos pe­di­do la re­duc­ción del im­pues­to so­bre bie­nes y ser­vi­cios en las ga­lle­tas va­lo­ra­das en 100 ru­pias [1,25 eu­ros] el ki­lo o me­nos, que nor­mal­men­te se ven­den en pa­que­tes por de­ba­jo de las cin­co ru­pias [seis cén­ti­mos de eu­ro]. Pe­ro si el Go­bierno no ofre­ce ese es­tí­mu­lo, no ten­dre­mos otra op­ción”, de­ta­lló Shah acer­ca de los po­si­bles des­pi­dos que afec­ta­rían a una plan­ti­lla de 100.000 tra­ba­ja­do­res. Ba­jo el an­te­rior ré­gi­men fis­cal, esa ca­te­go­ría te­nía una ta­sa del 12% y la com­pa­ñía es­pe­ra­ba que el nue­vo im­pues­to fi­ja­se ese 12% pa­ra las ga­lle­tas nor­ma­les y un 5% pa­ra las más ba­ra­tas. Pe­ro el ré­gi­men de 2017 im­po­ne el 18% de car­ga pa­ra to­das las va­rie­da­des, obli­gan­do a Par­le a su­bir sus pre­cios en un 5%; lo que ha afec­ta­do a sus ven­tas.

Sin em­bar­go, Par­le no es la úni­ca em­pre­sa de ali­men­tos que ha acu­sa­do la caí­da de la de­man­da. “No­so­tros so­lo he­mos cre­ci­do al 6% y el mer­ca­do lo ha­ce a un rit­mo aún más ba­jo”, de­cla­ra Va­run Berry, di­rec­tor ge­ne­ral de Bri­tan­nia In­dus­tries, prin­ci­pal com­pe­ti­do­ra de Par­le. “Ob­via­men­te, hay un pro­ble­ma se­rio en la eco­no­mía”, re­su­me el di­rec­ti­vo, sub­ra­yan­do que los con­su­mi­do­res “se es­ta­ban pen­san­do dos ve­ces” com­prar pro­duc­tos que so­lo cues­tan cin­co ru­pias. Se­gún el me­dio lo­cal Eco­no­mic Ti­mes, los be­ne­fi­cios ne­tos de Bri­tan­nia ca­ye­ron un 3,5% en tér­mi­nos in­ter­anua­les, has­ta los 31,3 mi­llo­nes de eu­ros, al cie­rre del pri­mer se­mes­tre del año.

El mes pa­sa­do, Niel­sen re­vi­só la pre­dic­ción del au­men­to la de­man­da pa­ra los bie­nes de con­su­mo, si­tuán­do­los un pun­to por de­ba­jo de lo es­pe­ra­do, 9%-10% en es­te año, de­bi­do a la agu­da des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca ru­ral. Ci­tan­do el es­tu­dio de la em­pre­sa de in­ves­ti­ga­ción de mer­ca­do, la in­dus­tria se­ña­la que el cre­ci­mien­to en el sec­tor de bie­nes de con­su­mo ha caí­do, tan­to en va­lor co­mo en vo­lu­men en los úl­ti­mos cua­tro tri­mes­tres de for­ma con­se­cu­ti­va.

El in­for­me de Niel­sen sub­ra­ya que la cri­sis no so­lo es pro­nun­cia­da en pro­duc­tos ali­men­ti­cios. Des­de el pa­sa­do mes de ma­yo, la ven­ta de uti­li­ta­rios —in­di­ca­dor eco­nó­mi­co cla­ve en el país asiá­ti­co— se hun­dió un 31%, el de­cli­ve más pro­nun­cia­do en cer­ca de dos dé­ca­das, que ha cau­sa­do pér­di­das de al­re­de­dor de 350.000 em­pleos en la in­dus­tria del au­to­mó­vil.

La som­bra de unos da­tos eco­nó­mi­cos ma­qui­lla­dos y de la des­truc­ción de em­pleo en In­dia des­apa­re­ció con la aplas­tan­te vic­to­ria elec­to­ral del par­ti­do en el Go­bierno, el pa­sa­do ma­yo. Pe­ro la sa­cu­di­da ini­cial del mer­ca­do se di­fu­mi­nó en ju­lio, tras la pu­bli­ca­ción de unos pre­su­pues­tos que subie­ron los im­pues­tos pa­ra los ul­tra­rri­cos y las car­te­ras de in­ver­so­res ex­tran­je­ros, en vez de fa­ci­li­tar los es­tí­mu­los que los ex­per­tos pe­dían al Eje­cu­ti­vo.

“El mun­do em­pre­sa­rial in­dio es­tá preo­cu­pa­do por­que la cri­sis se agra­ve aún más. Ne­ce­si­ta­mos ac­ción”, de­cla­ra­ba ha­ce una se­ma­na a Reuters, Adi Go­drej, pre­si­den­te del gru­po Go­drej, que ven­de des­de elec­tró­ni­ca has­ta pro­duc­tos quí­mi­cos. “La ve­lo­ci­dad de ac­tua­ción [del Go­bierno] es bue­na, por ejem­plo en Ca­che­mi­ra, pe­ro no tie­ne la agi­li­dad ne­ce­sa­ria en cues­tio­nes de ne­go­cios”, cri­ti­có; com­pa­ran­do el cam­bio que hi­zo el Eje­cu­ti­vo res­pec­to a la au­to­no­mía cons­ti­tu­cio­nal de la re­gión se­pa­ra­tis­ta a las se­ma­nas de em­pe­zar su nue­vo man­da­to.

Es­te ali­men­to se con­vir­tió en un pro­duc­to de pri­me­ra ne­ce­si­dad en el país

La co­mer­cia­li­za­ción de co­ches ha caí­do un 31% des­de ma­yo, la más pro­nun­cia­da en 20 años

HIMANSHU BHATT (NURPHOTO / GETTY IMAGES)

Fá­bri­ca de Par­le en Bom­bay, In­dia.

Las po­pu­la­res ga­lle­tas Par­le-G.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.