Un bu­zón pa­ra des­ta­par los tra­pos su­cios

Las em­pre­sas de más de 50 em­plea­dos de­be­rán im­plan­tar un ca­nal de de­nun­cias pa­ra per­se­guir irre­gu­la­ri­da­des in­ter­nas

El País (País Vasco) - - NEGOCIOS LEGAL - POR PE­DRO DEL RO­SAL

En Es­pa­ña, el chi­va­to ha si­do tra­di­cio­nal­men­te una fi­gu­ra muy mal vis­ta. Bien sea por la iden­ti­fi­ca­ción con Ju­das, trai­dor por ex­ce­len­cia del ca­to­li­cis­mo; por el pa­pel que desem­pe­ñó la de­la­ción du­ran­te la re­pre­sión fran­quis­ta, o por la aver­sión a las nor­mas de la pi­ca­res­ca pa­tria (o qui­zás por una com­bi­na­ción de las tres), lo cier­to es que mien­tras en Es­ta­dos Uni­dos el de­la­tor es con­si­de­ra­do un hé­roe, nues­tra cul­tu­ra lo ha tra­ta­do co­mo un vi­llano. La car­ga ne­ga­ti­va que in­cor­po­ran los tér­mi­nos pa­ra re­fe­rir­se a él es muy re­ve­la­do­ra: chi­va­to, so­plón, acu­si­ca o chis­mo­so.

To­do in­di­ca, sin em­bar­go, que es­te re­cha­zo pue­de cam­biar a gol­pe nor­ma­ti­vo. Y gran par­te de la cul­pa la ten­drá la im­por­ta­ción, del ám­bi­to an­glo­sa­jón, de la fi­gu­ra del com­plian­ce (cum­pli­mien­to), que pre­ten­de que las or­ga­ni­za­cio­nes asu­man la res­pon­sa­bi­li­dad de vi­gi­lar y con­tro­lar el res­pe­to de la le­ga­li­dad en su seno. En es­pe­cial, en lo re­la­ti­vo a la pre­ven­ción de de­li­tos.

Uno de los ele­men­tos esen­cia­les de los pro­gra­mas de com­plian­ce son los ca­na­les de de­nun­cia. Ac­tual­men­te so­lo son obli­ga­to­rios en de­ter­mi­na­das or­ga­ni­za­cio­nes de­di­ca­das a sec­to­res es­pe­cí­fi­cos. Es el ca­so de los su­je­tos obli­ga­dos por la Ley de

GETTY IMAGES

La im­plan­ta­ción de ca­na­les de de­nun­cia son un re­to or­ga­ni­za­ti­vo y téc­ni­co pa­ra las em­pre­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.