Los par­ti­dos del Go­bierno ale­mán con­tie­nen el avan­ce ul­tra en el Es­te

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - ANA CAR­BA­JO­SA,

Ali­vio, muy con­te­ni­do. El te­mi­do triun­fo de la ex­tre­ma de­re­cha en Sa­jo­nia o en Bran­de­bur­go no se ma­te­ria­li­zó ayer, se­gún las pro­yec­cio­nes di­fun­di­das tras el cie­rre de las ur­nas

Las elec­cio­nes en es­tos dos Es­ta­dos del Es­te se han se­gui­do con es­pe­cial aten­ción en to­do el país, don­de se te­me que los re­sul­ta­dos ha­gan tem­blar el fra­gi­li­za­do ta­ble­ro po­lí­ti­co na­cio­nal. A par­tir de hoy to­ca in­tros­pec­ción en los cuar­te­les ge­ne­ra­les de los gran­des par­ti­dos en Ber­lín y el arran­que de las com­ple­jas ne­go­cia­cio­nes pa­ra for­mar Go­bierno, sin con­tar con la ul­tra­de­re­cha, a pe­sar de su gran re­sul­ta­do. To­dos en los dos Es­ta­dos del es­te de Ale­ma­nia. La ex­tre­ma de­re­cha de la AfD, sin em­bar­go, ha­bría ob­te­ni­do ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos, com­pa­ra­dos con las úl­ti­mas re­gio­na­les en 2014. Aun así, los par­ti­dos que en­ca­be­za­ban has­ta

los par­ti­dos ale­ma­nes re­cha­zan cual­quier ti­po de alian­za con los ul­tras.

En Bran­de­bur­go, An­dreas Kal­bitz, re­pre­sen­tan­te del ala más du­ra de Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia (AfD) can­tó vic­to­ria: “El pri­mer pues­to ha­bría si­do la guin­da de la tar­ta, pe­ro los re­sul­ta­dos son cla­ros. AfD es­tá aquí pa­ra que­dar­se y la po­lí­ti­ca no va a ser po­si­ble sin no­so­tros”. “Lo he­mos con­se­gui­do. La Sa­jo­nia afa­ble ha aho­ra los Go­bier­nos —con­ser­va­do­res en Sa­jo­nia y so­cial­de­mó­cra­tas en Bran­de­bur­go— ha­brían lo­gra­do con­te­ner el au­ge ul­tra, man­te­nien­do por po­co su li­de­raz­go, aun­que per­dien­do apo­yos.

ga­na­do”, com­pa­re­cía mien­tras en Dres­de ali­via­do el pri­mer mi­nis­tro del Es­ta­do, el con­ser­va­dor Mi­chael Kretsch­mer.

Ali­vio y preo­cu­pa­ción, an­te sen­das vic­to­rias ajus­ta­das, y con sa­bor agri­dul­ce pa­ra los par­ti­dos tra­di­cio­na­les. Ayer evi­ta­ron el mal ma­yor, sí, pe­ro hoy lu­nes ama­ne­ce­rán con la ex­tre­ma de­re­cha co­mo se­gun­da fuer­za más vo­ta­da y ejer­cien­do la cuo­ta de po­der que les co­rres­pon­de.

En el te­rri­to­rio de la an­ti­gua Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca Ale­ma­na (RDA) anida una frus­tra­ción la­ten­te, 30 años des­pués de la caí­da del mu­ro, así co­mo un re­cha­zo a la lle­ga­da de re­fu­gia­dos al país, am­bos exa­cer­ba­dos por AfD, que ha sa­bi­do au­to­eri­gir­se en la voz de los des­agra­vios del Es­te. Ayer les vo­ta­ron so­bre to­do hom­bres y jó­ve­nes. Com­pa­ra­dos con los re­sul­ta­dos de las re­gio­na­les de 2014, AfD ha­bría con­se­gui­do una subida de 17 pun­tos por­cen­tua­les en Sa­jo­nia y de 10,6 en Bran­de­bur­go. Los re­sul­ta­dos son, sin em­bar­go, si­mi­la­res a los ob­te­ni­dos por los ul­tras en las ge­ne­ra­les de 2017 en sen­dos Es­ta­dos.

En Sa­jo­nia, la CDU que­dó ayer en pri­me­ra po­si­ción con un 33% de los vo­tos (seis pun­tos me­nos que ha­ce cin­co años), se­gui­do por AfD, que ha­bría lo­gra­do un 28%. Los con­ser­va­do­res han go­ber­na­do has­ta aho­ra en es­te Es­ta­do en coa­li­ción con el SPD, co­mo en el Go­bierno fe­de­ral en Ber­lín. Ayer ha­brían per­di­do la ma­yo­ría, se­gún los pri­me­ros son­deos, que au­gu­ran una com­pli­ca­da for­ma­ción de Go­bierno re­gio­nal.

La caí­da tie­ne una lec­tu­ra evi­den­te en la ca­pi­tal ale­ma­na, don­de los par­ti­dos de la gran coa­li­ción no de­jan de per­der apo­yos. Pa­ra la CDU, los re­sul­ta­dos en el Es­te acre­cien­tan la pre­sión so­bre su pre­si­den­ta, An­ne­gret Kram­pKa­rren­bauer, lla­ma­da a su­ce­der a la can­ci­ller, An­ge­la Mer­kel, peO­chen­ta

/ FRIEDEMANN VOGEL (EFE)

Una ma­ni­fes­tan­te opues­ta al AfD le­van­ta un car­tel que dice “El ra­cis­mo no es una al­ter­na­ti­va”, en una pro­tes­ta ayer en Pots­dam (Bran­de­bur­go).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.