Dos dés­po­tas

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Ber­lín, 1933”. Es­te es el tex­to de una pan­car­ta que los ma­ni­fes­tan­tes bri­tá­ni­cos eu­ro­peís­tas enar­bo­la­ban el sá­ba­do fren­te al nú­me­ro 10 de Dow­ning Street. 1933 fue el año del asal­to al po­der par­la­men­ta­rio —en unas elec­cio­nes de­gra­da­das por la vio­len­cia na­cio­nal­so­cia­lis­ta— de Adolf Hitler. Pa­ra­do­jas de la his­to­ria: Bo­ris John­son, que ha bio­gra­fia­do con sol­tu­ra a su con­tra­fi­gu­ra, Wins­ton Chur­chill, es acu­sa­do aho­ra en la ca­lle de imi­tar al au­tó­cra­ta na­zi.

Con me­nor bru­ta­lis­mo que la pan­car­ta, la pren­sa de ca­li­dad bri­tá­ni­ca de­di­ca al pre­mier las ma­yo­res car­gas de pro­fun­di­dad que le ha­ya­mos leí­do en de­ce­nios. En un edi­to­rial que pa­sa­rá a los anales del pe­rio­dis­mo, el Fi­nan­cial Ti­mes del jue­ves le vin­cu­la­ba al gru­po de “char­la­ta­nes, de­ma­go­gos y as­pi­ran­tes a dic­ta­dor” que des­pre­cian a la ins­ti­tu­ción par­la­men­ta­ria; le acu­sa de “van­da­lis­mo cons­ti­tu­cio­nal” y le des­cri­be co­mo un “dés­po­ta”.

Mien­tras ese dés­po­ta em­pie­za a ejer­cer co­mo tal, otro aban­do­na el em­pe­ño, al me­nos por un tiem­po. Mat­teo Sal­vi­ni se lo ju­gó to­do a una car­ta y la per­dió. Co­me­tió el error de di­na­mi­tar al Go­bierno bi­po­pu­lis­ta del que era vi­ce­pre­si­den­te. Pro­pug­nó un ade­lan­to elec­to­ral re­cla­man­do los “ple­nos po­de­res” de que go­zó Be­ni­to Mus­so­li­ni. Y con­ci­tó así con­tra su fi­gu­ra una am­plia (y com­ple­ja) alian­za que le ha des­ban­ca­do del po­der: ¡par­la­men­ta­ria­men­te!

La de­fe­nes­tra­ción de Sal­vi­ni evi­den­cia que la des­leal­tad ex­tre­ma co­ti­za mal; que el fra­ca­so de una re­be­lión es cruel pa­ra el re­bel­de; que la atrac­ción del au­to­ri­ta­ris­mo uni­per­so­nal es li­mi­ta­da. Y que los eu­ro­es­cép­ti­cos ému­los del Brexit tie­nen en Eu­ro­pa me­nos mar­gen del que se les su­po­nía.

Sal­vi­ni se fue a ca­sa acu­san­do a sus ri­va­les de in­vo­lu­crar­se en un com­plot de Pa­rís, Ber­lín y Bru­se­las: la tí­pi­ca acu­sa­ción fran­quis­ta, por ele­va­ción, a las “con­ju­ras ex­tran­je­ras”. El de­ma­go­go ita­liano apa­re­ció en pú­bli­co ner­vio­so y ca­ria­con­te­ci­do. Po­cas ve­ces una ima­gen re­sul­ta tan sig­ni­fi­ca­ti­va.

Los po­pu­lis­tas cul­ti­van las imá­ge­nes cho­can­tes, con mo­ji­tos pla­ye­ros o en mo­do des­cor­tés ha­cia sus an­fi­trio­nes. Glo­sé aquí a John­son con los za­pa­tos en­ci­ma de la me­sa de Em­ma­nuel Ma­cron. Lue­go se su­po que to­do ha­bía si­do una bro­ma, pe­ro al­gu­nos ya ha­bía­mos con­fun­di­do a los lec­to­res: les pe­dí ex­cu­sas en el blog del De­fen­sor del Lec­tor, y las reite­ro.

Las bro­mas de los dés­po­tas son muy pe­sa­das. O idio­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.