La Mos­tra con­fía en las se­ries

El fes­ti­val de Ve­ne­cia pre­sen­ta dos des­ta­ca­das fic­cio­nes en ca­pí­tu­los: ‘El nue­vo pa­pa’, de So­rren­tino, y ‘Ze­roZe­roZe­ro’, de So­lli­ma

El País (País Vasco) - - PANTALLAS - TOMMASO KOCH, EN­VIA­DO ES­PE­CIAL

Un mo­dis­mo ita­liano sos­tie­ne que “una vez muer­to un pa­pa, ya se nom­bra a otro”. Es de­cir, in­clu­so tan tras­cen­den­tal su­ce­so tie­ne una so­lu­ción fá­cil e in­me­dia­ta. La versión va­ti­ca­na, bá­si­ca­men­te, de “a rey muer­to, rey pues­to”. Sin em­bar­go, el asun­to pue­de no ser tan sen­ci­llo co­mo ima­gi­na la sa­bi­du­ría po­pu­lar.

Por ejem­plo, si se da la cir­cuns­tan­cia de que el pa­pa en­tra en co­ma. Ata­do a una ca­ma y una má­qui­na, im­po­si­bi­li­ta­do pa­ra guiar la grey, pe­ro vi­vo. ¿Qué ha­cer? Fi­nal­men­te, la Cu­ria con­clu­ye que ha de sus­ti­tuír­se­le. Pe­ro, en­ton­ces, el que fa­lle­ce es su su­ce­sor, con sos­pe­cho­sa ra­pi­dez: jus­to cuan­do se in­tu­ye que plan­tea un re­gre­so de la Igle­sia a la hu­mil­dad. De ahí que se pre­ci­se otro pon­tí­fi­ce más: y así es co­mo as­cien­de al trono Juan Pa­blo III. O John Mal­ko­vich, pro­ta­go­nis­ta de El nue­vo pa­pa, la se­cue­la de la se­rie de Pao­lo So­rren­tino que se pre­sen­tó ayer en el fes­ti­val de Ve­ne­cia.

El cer­ta­men de ci­ne más an­ti­guo del mun­do re­ser­vó una de sus pro­yec­cio­nes más des­ta­ca­das del día a un pro­duc­to te­le­vi­si­vo. Y lo mis­mo ha­rá, el pró­xi­mo jue­ves, con Ze­roZe­roZe­ro, adap­ta­ción por en­tre­gas di­ri­gi­da por Se­bas­tiano So­lli­ma del li­bro ho­mó­ni­mo de Roberto Sa­viano. Un re­co­no­ci­mien­to más que evi­den­te a la lla­ma­da “era do­ra­da de la te­le­vi­sión”. Y, de pa­so, un men­sa­je: las se­ries, al me­nos las de au­tor, de­ben sen­tir­se que­ri­das en la ca­sa del sép­ti­mo ar­te.

En el fon­do, ha­ce años que la Mos­tra apos­tó por ellas. Pri­me­ro, las mi­ni, co­mo Mil­dred Pier­ce, de Todd Hay­nes. En 2016, lle­gó el es­treno de El jo­ven pa­pa, de So­rren­tino. Lue­go vino Worm­wood, de Errol Mo­rris, y aho­ra la do­ble re­ve­ren­cia de es­te año. Ade­más, el fes­ti­val abrió sus puer­tas des­de el pri­mer ins­tan­te a Net­flix, HBO o Ama­zon. La fron­te­ra en­tre ci­ne y se­ries, al me­nos en el Li­do, se di­lu­ye. Y se de­ba­te.

Un do­ble epi­so­dio de El nue­vo pa­pa, al fin y al ca­bo, no di­fie­re de un fil­me de So­rren­tino. Si no fuera por­que el fes­ti­val ade­lan­tó los ca­pí­tu­los dos y sie­te de los nue­ve que com­po­nen la obra. En­tre uno y otro, un es­cue­to re­su­men de lo que ocu­rre. Aun así, se cons­ta­ta que el au­tor de La gran be­lle­za re­to­ma el estilo su­rrea­lis­ta de su re­la­to va­ti­cano, y su tam­bién par­ti­cu­lar re­par­to, de Ju­de Law a Ja­vier Cá­ma­ra.

Las at­mós­fe­ras, los di­le­mas exis­ten­cia­les y las in­tri­gas son las de El jo­ven pa­pa, pe­ro ha cam­bia­do el pas­tor. Lenny Be­lar­do (Law) ado­ra­ba la co­caco­la Ce­ro Azú­car Cherry, te­nía du­das so­bre su fe y acu­sa­ba a to­dos los fie­les des­de el bal­cón pon­ti­fi­cio: “¡Ha­béis ol­vi­da­do a Dios!”. John Mal­ko­vich, en su pri­mer dis­cur­so, pre­fie­re un himno a la “fra­gi­li­dad”. Es el pa­pa in­ter­me­dio, ni

El cer­ta­men se abrió des­de el pri­mer ins­tan­te a Net­flix, HBO o Ama­zon

Ze­roZe­roZe­ro. Cri­mi­nal Go­mo­rra, Su­bu­rra. Si­ca­rio: Día del sol­da­do. Ze­roZe­roZe­ro

Pao­lo So­rren­tino, du­ran­te el ro­da­je de The New Po­pe.

Ga­briel Byr­ne, en Ze­roZe­roZe­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.