La mu­jer que cau­ti­va al fút­bol ame­ri­cano

El País (País Vasco) - - PANTALLAS - LO­REN­ZO CALONGE,

La es­ce­na pu­do ser ca­sual, pe­ro en­cie­rra to­do el sim­bo­lis­mo y ha abier­to un de­ba­te im­pre­vi­si­ble ha­ce unos días en el mun­do del fút­bol ame­ri­cano en Es­ta­dos Uni­dos. Ocu­rrió la pa­sa­da se­ma­na. Sam Koch, de los Bal­ti­mo­re Ra­vens de la NFL, se arro­di­lló so­bre el cés­ped y su­je­tó con dos de­dos el ba­lón ova­la­do pa­ra que la ve­te­ra­na estrella del soc­cer Car­li Lloyd, do­ble cam­peo­na del mun­do, gol­pea­ra y me­tie­ra en­tre pa­los un dis­pa­ro des­de 55 yar­das (unos 50 me­tros), una dis­tan­cia más que es­ti­ma­ble que se le re­sis­te a un buen nú­me­ro de ju­ga­do­res de la pri­me­ra li­ga del pla­ne­ta. El ví­deo se hi­zo vi­ral y re­mo­vió un asun­to por re­sol­ver: ¿Por qué no po­dría con­ver­tir­se Car­li Lloyd en la pri­me­ra mu­jer en dispu­tar un par­ti­do de fút­bol ame­ri­cano pro­fe­sio­nal (no exis­te la com­pe­ti­ción fe­me­ni­na)? Ofer­tas no le han fal­ta­do a raíz de es­tas imá­ge­nes y ella no ha ce­rra­do la puer­ta. “Se­ría ca­paz de ha­cer­lo bien, no ten­go mie­do”, ha ase­gu­ra­do.

“Cual­quier co­sa es po­si­ble, soy una atle­ta y una com­pe­ti­do­ra. Mi círcu­lo me ani­ma a dar el pa­so. Aho­ra es­toy en el soc­cer, ya ve­re­mos”, ha co­men­ta­do Lloyd, de 37 años, au­tén­ti­ca le­yen­da en su país (113 go­les en 281 par­ti­dos con la se­lec­ción), ele­gi­da dos ve­ces me­jor fut­bo­lis­ta de la FIFA. Afi­cio­na­da de los Phi­la­delp­hia Ea­gles, apro­ve­chó el día li­bre con su club, el Sky Blue, pa­ra acu­dir al en­tre­na­mien­to de su equi­po. Al ter­mi­nar sal­tó al cam­po y em­pe­zó a en­sa­yar dis­pa­ros, co­no­ci­dos co­mo field goals. Pri­me­ro des­de 25 yar­das, una ci­fra muy ac­ce­si­ble, y yen­do po­co a po­co ha­cia atrás, has­ta lle­gar a esas com­pli­ca­das 55 yar­das (el ré­cord ab­so­lu­to es de 69). Al­guien cap­tu­ró ese ins­tan­te y se ex­ten­dió co­mo el acei­te.

“Fue una lo­cu­ra”, afir­ma la de­lan­te­ra es­ta­dou­ni­den­se. “Yo en­ton­ces me reí, pe­ro creo que es­to po­dría ser una opor­tu­ni­dad. Mu­chas per­so­nas es­tán em­pe­zan­do a pen­sar que en al­gún mo­men­to ha­brá una mu­jer en la NFL”, aña­de. Y tal vez sea ella. Ha re­ci­bi­do, al me­nos, dos pro­pues­tas de dos equi­pos cu­yos nom­bres no han tras­cen­di­do pa­ra ju­gar un en­cuen­tro de pre­tem­po­ra­da, aun­que nin­gu­na se ha ma­te­ria­li­za­do.

“Si lle­ga­ra a de­bu­tar, se­ría un hi­to pa­ra el fút­bol ame­ri­cano”, in­di­ca Ja­vier Ló­pez, ex­per­to y co­men­ta­ris­ta en Mo­vis­tar. Una re­fe­ren­cia co­mo Gil Brandt, eje­cu­ti­vo du­ran­te 28 años de los Da­llas Cow­boys, lo tie­ne cla­ro: “Yo le ha­ría una prue­ba. Ho­nes­ta­men­te, creo que no pa­sa­rá mu­cho tiem­po has­ta que vea­mos a una mu­jer rom­per es­ta ba­rre­ra”, tui­teó. “In­creí­ble”, ex­cla­mó el ju­ga­dor de los Ea­gles Ja­ke Elliot, que par­ti­ci­pó de es­te mo­men­to en el cés­ped. Otros, co­mo el re­cep­tor los Char­gers, Kee­nan Allen, mues­tran más du­das: “Sue­na dul­ce, has­ta que al­guien blo­quea la pa­ta­da y ella se en­cuen­tra en la de­fen­sa. Se­ría co­mo la es­tam­pi­da del Rey León”.

Las mu­je­res han de­rri­ba­do ya va­rios mu­ros en es­te de­por­te. Sin em­bar­go, to­da­vía les que­da por sal­tar la gran mu­ra­lla, y el fí­si­co no de­be ser un obs­tácu­lo. La po­si­ción que ocu­pa­ría Lloyd se­ría la de kic­ker (uno de los dos ti­pos de pa­tea­do­res, jun­to a pun­ter), que no exi­ge una ta­lla mí­ni­ma. Sus apa­ri­cio­nes en los par­ti­dos son pun­tua­les: sa­len, lan­zan y se re­ti­ran. No cuer­pean, no pla­can, no co­rren. “Sue­len vi­vir al mar­gen del equi­po. Son los úni­cos que no en­tre­nan con el res­to de com­pa­ñe­ros”, ex­pli­ca Ja­vier Ló­pez.

Su sal­to de una mo­da­li­dad a otra no so­na­ría ex­tra­ño por­que, sal­van­do las dis­tan­cias, los pa­ra­le­lis­mos re­sul­tan evi­den­tes. “Es ha­bi­tual que mu­chos pa­tea­do­res, al me­nos, ha­yan prac­ti­ca­do fút­bol”, se­ña­la Ló­pez. De he­cho, el ex­por­te­ro del Ba­rça Jesús An­goy, que ju­gó lue­go sie­te años en los Bar­ce­lo­na Dra­gons, re­cha­zó una ofer­ta de los Den­ver Bron­cos. “Es muy pa­re­ci­do a dis­pa­rar a por­te­ría en soc­cer”, apun­ta Lloyd. En una si­tua­ción real de par­ti­do, eso sí, la es­ce­na cam­bia­ría, por­que en­ton­ces ti­ró sin opo­si­ción, y en un en­cuen­tro se le ven­dría en­ci­ma una

La ve­te­ra­na estrella del ‘soc­cer’ Car­li Lloyd re­ci­be ofer­tas pa­ra con­ver­tir­se en la pri­me­ra ju­ga­do­ra pro­fe­sio­nal de la NFL

jau­ría de ri­va­les pa­ra blo­quear el dis­pa­ro. Una ac­ción en la que pe­san tan­to la fi­nu­ra de pier­nas co­mo el con­trol de ner­vios, lo cual tam­po­co su­pon­dría un pro­ble­ma pa­ra ella, que cons­tru­yó su ca­rre­ra a gol­pe de am­bi­ción y vo­lun­tad. Y aho­ra que lan­gui­de­ce su vi­da co­mo go­lea­do­ra, un re­to nue­vo aso­ma pa­ra ella y una opor­tu­ni­dad úni­ca se le pre­sen­ta a un de­por­te con cues­tio­nes aún por abor­dar.

/ MATT ROURKE (AP)

Sam Koch, de los Bal­ti­mo­re Ra­vens, su­je­ta el ba­lón pa­ra que pa­tee Car­li Lloyd des­de 55 yar­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.