Pe­dro y Pa­blos

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

No sal­go de mi asom­bro: ¡cuán­tos Pa­blos! ¡Cua­tro Pa­blos a la vez! Y los cua­tro, ¡tan ha­blan­tes! ¡Qué fa­cun­dia!: Pa­blo, Pa­blo, Pa­blo, Pa­blo, blo, blo, blo, blo, bla, bla... ¡An­da que el cuar­to, el úl­ti­mo de la se­rie, o sea el dul­cea­fa­ble-ami­ga­ble ma­la­gue­ño, el Mon­te­si­nos!: ¿qué ha­brá pa­sa­do con es­te mu­cha­cho? ¡Có­mo me lo han me­ta­mor­fo­sea­do! Ha­brá si­do, ca­be su­po­ner, la afi­la­da se­ño­ra Ca­ye­ta­na, de dic­ción tan den­tal y tam­bién tan irres­pe­tuo­sa en sus mo­da­les y ver­bo­si­dad —que cuan­do es ex­ce­si­va se la con­si­de­ra ver­bo­rrea—, tan irres­pe­tuo­sa, di­go, pa­ra con las per­so­nas ma­yo­res, que no “se­ni­les”, per­so­nas inusi­ta­da­men­te res­pe­ta­bles a es­tas al­tu­ras del ve­rano, al­gu­nas, muy po­cas en­tre las co­no­ci­das. Sí, me ima­gino que ha de­bi­do de ser Ca­ye­ta­na la re­to­ca­do­ra de la no­ví­si­ma pues­ta en es­ce­na del PP de dos de los Pa­blos. Me es­toy re­fi­rien­do a lo que la re­tó­ri­ca clá­si­ca lla­ma­ba ac­tio o/y pro­nun­tia­tio, fa­se fi­nal en la ela­bo­ra­ción del dis­cur­so. ¡Asom­bro­so!

José de la Ca­lle Mar­tín

Má­la­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.