Bar­ba­ra Probst So­lo­mon, puen­te li­te­ra­rio en­tre Es­pa­ña y EE UU

La es­cri­to­ra mue­re en Nue­va York a los 90 años. En los cua­ren­ta for­jó un víncu­lo con los círcu­los an­ti­fran­quis­tas que lue­go con­so­li­dó con la re­cién na­ci­da de­mo­cra­cia

El País (País Vasco) - - CULTURA - AN­DREA AGUI­LAR,

Lo su­yo no era el cli­ché ni el fol­clo­re, aun­que lo co­no­cía y apre­cia­ba. La pasión de Bar­ba­ra Probst So­lo­mon (Nue­va York, 1929) por Es­pa­ña iba mu­cho más allá de la es­tam­pa tu­rís­ti­ca que ha se­du­ci­do a tan­tos an­glo­sa­jo­nes. Su víncu­lo, en un prin­ci­pio, fue con un país ol­vi­da­do por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, que tra­ta­ba de za­far­se de una dic­ta­du­ra y, más ade­lan­te, con la re­cién na­ci­da de­mo­cra­cia. El do­min­go fa­lle­ció en Man­hat­tan por com­pli­ca­cio­nes re­na­les a los 90 años la es­cri­to­ra, articulist­a, do­cu­men­ta­lis­ta y pro­fe­so­ra neo­yor­qui­na, fi­gu­ra cla­ve en los círcu­los de la lu­cha an­ti­fran­quis­ta de Pa­rís, va­le­do­ra de una his­to­ria que aún es­ta­ba por es­cri­bir­se, y de­fen­so­ra de la idea de que otra Es­pa­ña era po­si­ble y ha­bía que apo­yar­la, dis­cu­tir­la y di­fun­dir­la. Si en la ge­ne­ra­ción an­te­rior un buen nú­me­ro de jó­ve­nes es­ta­dou­ni­den­ses se alis­ta­ron pa­ra com­ba­tir y de­fen­der en el fren­te la Re­pú­bli­ca en la Gue­rra Ci­vil, ca­be pen­sar en Probst So­lo­mon co­mo una im­pro­ba­ble e in­fa­ti­ga­ble “bri­ga­dis­ta” de la Es­pa­ña de­mo­crá­ti­ca.

Hi­ja de una acau­da­la­da fa­mi­lia ju­día del Up­per East Si­de em­pa­ren­ta­da con el escritor Jo­seph Roth, su pa­dre era abo­ga­do y su ma­dre pin­to­ra. Edu­ca­da en la se­lec­ta y pro­gre­sis­ta Dal­ton School, a los 19 años se em­bar­có con su ma­dre rum­bo a Pa­rís. En aque­lla tra­ve­sía co­no­ció a Bar­ba­ra Mai­ler, her­ma­na del escritor Nor­man Mai­ler, quien po­co des­pués de la lle­ga­da de Probst So­lo­mon a Fran­cia se con­ver­ti­ría en la gran sen­sa­ción li­te­ra­ria con su pri­me­ra no­ve­la Los des­nu­dos y los muer­tos.

A tra­vés de él, la in­quie­ta jo­ven neo­yor­qui­na en­tró en con­tac­to con un gru­po de es­tu­dian­tes es­pa­ño­les an­ti­fran­quis­tas exi­lia­dos en Pa­rís, en­tre otros, el an­tro­pó­lo­go Pa­co Be­net que fue pa­re­ja de Probst So­lo­mon. “Que­rían tras­pa­sar el ais­la­mien­to cul­tu­ral de una Es­pa­ña de­ses­pe­ra­da y, en la me­di­da de sus po­si­bi­li­da­des, des­de sus pe­que­ñas re­vis­tas, en­via­ban a Es­pa­ña no­ti­cias de un mun­do de mi­ras más am­plias. Pa­co que­ría que las ge­ne­ra­cio­nes pos­te­rio­res su­pie­sen que su ge­ne­ra­ción no se ha­bía que­da­do sim­ple­men­te cru­za­da de bra­zos. A ins­tan­cia su­ya es­cri­bí, en una fría ha­bi­ta­ción sin ca­le­fac­ción, mi pri­mer ar­tícu­lo pe­rio­dís­ti­co”, re­cor­dó en 2008 al re­ci­bir el pre­mio Fran­cis­co Ce­re­ce­do de Pe­rio­dis­mo.

Con Bar­ba­ra Mai­ler y Pa­co Be­net, or­ga­ni­zó en 1948 un arries­ga­do y le­gen­da­rio via­je en co­che a Es­pa­ña pa­ra ayu­dar a es­ca­par de Cuel­ga­mu­ros a dos es­tu­dian­tes an­ti­fran­quis­tas en­car­ce­la­dos: Ni­co­lás Sán­chez Albornoz y Mi­guel La­ma­na. La fu­ga re­sul­tó exi­to­sa, y Probst So­lo­mon con­fe­sa­ba que siem­pre con­fió en que, si al­go fa­lla­ba, su pa­dre la ayu­da­ría a sa­lir del em­bro­llo. “El plan era in­ge­nuo pe­ro efi­caz”, se­ña­ló en la Re­si­den­cia de Es­tu­dian­tes, en un pa­nel ce­le­bra­do con los dos fu­ga­dos a me­dia­dos de los años no­ven­ta. Aque­lla fu­ga fue lle­va­da al ci­ne en la pe­lí­cu­la Los años bár­ba­ros, de Fer­nan­do Co­lo­mo, y la pro­pia Probst So­lo­mon la re­co­gió en su li­bro Los fe­li­ces cua­ren­ta y en el do­cu­men­tal Cuan­do aca­bó la gue­rra. En su no­ve­la Vue­los cor­tos tam­bién reunió mu­chos de sus re­cuer­dos de la lu­cha an­ti­fran­quis­ta y el arran­que de la Tran­si­ción.

Co­la­bo­ra­do­ra de EL PAÍS

De vuel­ta en Nue­va York, en la dé­ca­da de 1950 es­tu­dió en Co­lum­bia Uni­ver­sity y se ca­só con el pro­fe­sor de de­re­cho Ha­rold W. So­lo­mon, pa­dre de sus dos hi­jas, Car­la y Ma­ria. Tam­bién des­pe­gó en­ton­ces su ca­rre­ra co­mo es­cri­to­ra, crí­ti­ca y pe­rio­dis­ta. Probst So­lo­mon ac­tuó de puen­te en­tre Es­pa­ña y Es­ta­dos Uni­dos, for­mó par­te de la re­vis­ta de la re­sis­ten­cia Pe­nín­su­la, del con­se­jo edi­to­rial de Cam­bio 16 y co­la­bo­ró con EL PAÍS du­ran­te dé­ca­das. Pu­bli­ca­ba sus crí­ti­cas li­te­ra­rias y ar­tícu­los so­bre Es­pa­ña en The New York Ti­mes, The New Yor­ker o The New Re­pu­blic, e im­par­tía cla­ses en el co­lle­ge Sa­rah Law­ren­ce. Gran ami­ga de Juan Goy­ti­so­lo y del pin­tor Larry Ri­vers, Probst So­lo­mon co­men­ta­ba ha­ce unos años con su ca­rac­te­rís­ti­ca voz aniña­da que “sa­ber co­ci­nar bien y ha­blar de po­lí­ti­ca” ha­bía si­do en su ca­so una com­bi­na­ción im­ba­ti­ble.

In­quie­ta, po­si­ti­va y prác­ti­ca co­mo bue­na es­ta­dou­ni­den­se, ge­ne­ro­sa, di­ver­ti­da, ori­gi­nal, ra­bio­sa­men­te in­te­li­gen­te, nun­ca te­mía ex­pre­sar su opi­nión ya fue­ra so­bre la es­ca­sa pre­sen­cia y po­co re­co­no­ci­mien­to que las mu­je­res ob­te­nían en el cir­cui­to li­te­ra­rio, so­bre el an­ti­se­mi­tis­mo eu­ro­peo, o so­bre las ven­ta­jas ocul­tas que ofre­cía Nue­va York —“en es­ta ciu­dad si tie­nes el nú­me­ro de te­lé­fono co­rrec­to pue­des pe­dir has­ta un ma­ri­do y te man­da­rán al­go que no es­tá mal”, bro­mea­ba—–. Siem­pre man­tu­vo in­tac­to su in­te­rés y cu­rio­si­dad por Es­pa­ña, con una am­plia y he­te­ro­gé­nea red de ami­gos co­mo Ma­ri­sol Be­net, Ele­na Be­na­rroch, Ángel S. Harguindey o Al­fon­so Gue­rra.

En la úl­ti­ma re­vis­ta que lan­zó, Rea­ding Room, apo­ya­da en­tre otros por el no­ve­lis­ta Saul Be­llow, de­di­có un nú­me­ro a au­to­res es­pa­ño­les que creía im­pres­cin­di­ble que el pú­bli­co es­ta­dou­ni­den­se co­no­cie­ra me­jor, con el mis­mo en­tu­sias­mo que una vein­tea­ñe­ra. En el apar­ta­men­to de la ca­lle 69 con Ma­di­son re­ci­bía, siem­pre lis­ta pa­ra in­ter­cam­biar opi­nio­nes o dar con­se­jos. Co­mo es­te: “Re­cuer­da, un ar­tícu­lo es co­mo una fies­ta, no pue­des lle­var a to­do al mun­do”.

/ ULY MAR­TÍN

Bar­ba­ra Probst So­lo­mon, en Ma­drid en 2008.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.