La de­ser­ción de un dipu­tado de­ja a John­son sin ma­yo­ría par­la­men­ta­ria

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - RA­FA DE MI­GUEL,

Se lo di­je­ron a la ca­ra ape­nas plan­tó un pie en West­mins­ter. “Es la se­gun­da vez que com­pa­re­ce us­ted en el Par­la­men­to y ya se ha aca­ba­do la lu­na de miel de la que dis­fru­ta­ba”,

John­son co­men­zó su in­ter­ven­ción con la ener­gía y los zar­pa­zos de oso que ha­cen las de­li­cias de los su­yos —“lo que pro­po­ne la opo­si­ción es la ley de ren­di­ción de Je­remy Corbyn. Su­po­ne on­dear la ban­de­ra blan­ca an­te la UE”, pro­cla­mó— pe­ro la ter­mi­nó en­tre bal­bu­ceos y res­pues­tas es­qui­vas. El fla­man­te pri­mer mi­nis­tro com­pro­bó la fie­re­za con que un sis­te­ma par­la­men­ta­rio se re­vuel­ve cuan­do ve ame­na­za­das sus atri­bu­cio­nes.

West­mins­ter se dis­po­nía, a úl­ti­ma ho­ra de la no­che, a vo­tar una mo­ción pa­ra arre­ba­tar al Go­bierno su fa­cul­tad de fi­jar el or­den del día. Y pa­ra im­pul­sar a con­ti­nua­ción, hoy mis­mo, una re­so­lu­ción le­gal que obli­ga­rá a John­son a pe­dir a Bru­se­las otra pró­rro­ga de tres me­ses en la fe­cha del Bre­xit, pre­vis­to pa­ra el 31 de oc­tu­bre.

“Ya bas­ta. El país quie­re que to­do es­to se aca­be y que se res­pe­te el re­sul­ta­do del re­fe­rén­dum”, cla­mó John­son. De nue­vo in­sis­tió, sin apor­tar na­da más que am­bi­guas de­cla­ra­cio­nes, en que la UE ha co­men­za­do a mos­trar fle­xi­bi­li­dad. Ase­gu­ró que pue­de lo­grar un nue­vo acuer­do de sa­li­da en el que se anu­le el lla­ma­do backs­top, un me­ca­nis­mo de se­gu­ro in­ne­go­cia­ble pa­ra los Vein­ti­sie­te e inad­mi­si­ble pa­ra los eu­ro­es­cép­ti­cos con­ser­va­do­res. Un mo­do de man­te­ner a Ir­lan­da del Nor­te en el es­pa­cio adua­ne­ro co­mu­ni­ta­rio y no rom­per el mer­ca­do in­te­rior, de­fien­de Bru­se­las. Una afren­ta a la in­te­gri­dad te­rri­to­rial del Reino Uni­do, gri­tan los con­ser­va­do­res bri­tá­ni­cos más ra­di­ca­les.

John­son ha uti­li­za­do to­das las es­tra­ta­ge­mas le­ga­les y par­la­men­ta­rias a su al­can­ce pa­ra in­ten­tar evi­tar que el Par­la­men­to pue­da im­po­ner un nue­vo apla­za­mien­to del Bre­xit. No ha de­ja­do de in­si­nuar, sin nin­gu­na evidencia, que es­pe­tó el dipu­tado es­co­cés Ian Black­ford a Bo­ris John­son. Mi­nu­tos an­tes de que co­men­za­se una ba­ta­lla política de­ci­si­va pa­ra el fu­tu­ro del Reino Uni­do, el pri­mer mi­nis­tro com­pro­bó que su po­si­ción es dé­bil. Phi­llip Lee, miem­bro del Par­ti­do Con­ser­va­dor des­de ha­ce ca­si 30 años, anun­ció que se pa­sa­ba a las fi­las de los li­be­ra­les de­mó­cra­tas, lo que de­ja al Go­bierno sin la exi­gua ma­yo­ría de que dis­po­nía en la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes. es­tá a pun­to de al­can­zar un acuer­do con la UE. Ha for­za­do a la Rei­na a im­po­ner una sus­pen­sión de la ac­ti­vi­dad par­la­men­ta­ria de cin­co se­ma­nas pa­ra de­jar sin tiem­po a sus de­trac­to­res. Ha ad­ver­ti­do que ex­pul­sa­rá del grupo par­la­men­ta­rio a los dipu­tados con­ser­va­do­res que se su­men a la re­be­lión. Y, fi­nal­men­te, ha ame­na­za­do con ade­lan­tar las elec­cio­nes ge­ne­ra­les pa­ra es­qui­var cual­quier de­ci­sión del Par­la­men­to en con­tra de su es­tra­te­gia.

Lo úni­co que ha con­se­gui­do con es­te pul­so cre­cien­te es en­va­len­to­nar a sus ad­ver­sa­rios y re­afir­mar la con­vic­ción de mu­chos re­bel­des con­ser­va­do­res de que de­ben po­ner por de­lan­te los in­tere­ses del país a los de su pro­pio par­ti­do. “[John­son] es­tá des­tro­zan­do nues­tra eco­no­mía, nues­tra de­mo­cra­cia y nues­tro pa­pel en el mun­do. Es­tá usan­do la ma­ni­pu­la­ción política, la in­ti­mi­da­ción y las men­ti­ras. Y lo es­tá ha­cien­do de un mo­do de­li­be­ra­do. Ha lle­ga­do a ac­tuar con tal te­me­ri­dad que su es­tra­te­gia ya ni si­quie­ra es con­ser­va­do­ra”, es­cri­bió el dipu­tado Phi­llip Lee pa­ra anun­ciar su de­ci­sión de que aban­do­na­ba el Par­ti­do Con­ser­va­dor y se pa­sa­ba a las fi­las par­la­men­ta­rias de los li­be­ra­les de­mó­cra­tas.

Fue una gra­na­da de mano que le ex­plo­tó a John­son en la ca­ra mi­nu­tos an­tes de co­men­zar su in­ter­ven­ción par­la­men­ta­ria, y que le si­tua­ba fren­te a la cru­da reali­dad. Aca­ba­ba de per­der su ín­fi­ma ma­yo­ría par­la­men­ta­ria de un dipu­tado. El efec­to de la de­ci­sión fue más sim­bó­li­co que real, por­que son al me­nos quin­ce los con­ser­va­do­res re­bel­des que han anun­cia­do su de­ci­sión de vo­tar con­tra el Go­bierno pa­ra fre­nar a John­son.

“¿Pue­de el pri­mer mi­nis­tro en­tre­gar­nos an­tes de que ter­mi­ne la tar­de al­gu­na prue­ba do­cu­men­tal de los su­pues­tos avan­ces de las ne­go­cia­cio­nes con Bru­se­las?”, le desafió Phi­lip Ham­mond, ex­mi­nis­tro de Eco­no­mía y uno de los lí­de­res de la re­be­lión tory. Ham­mond nun­ca ha si­do ra­di­cal en sus plan­tea­mien­tos, pe­ro con la ven­ta­ja de un co­no­ci­mien­to real de las pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas del país ha pe­lea­do en to­do momento con­tra la po­si­bi­li­dad de una sa­li­da de la UE des­or­de­na­da. Jun­to con otros con­ser­va­do­res mo­de­ra­dos, acu­dió ayer a pri­me­ra ho­ra a Dow

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.