El pre­cio de la fie­bre del oro en la Ama­zo­nia ve­ne­zo­la­na

El fu­ror por el me­tal, uno de los sus­ti­tu­tos del bo­lí­var en el sur del país, y la mi­ne­ría ile­gal cau­san des­de ha­ce años una cre­cien­te de­fo­res­ta­ción en la zo­na

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - FLORANTONI­A SIN­GER,

En el nor­te del Ama­zo­nas ar­de otro in­cen­dio des­de ha­ce años. La mi­ne­ría ile­gal se ha dis­pa­ra­do en Ve­ne­zue­la en la úl­ti­ma dé­ca­da y en ma­yor pro­por­ción des­de la fir­ma en 2016 del de­cre­to del Ar­co Mi­ne­ro del Ori­no­co, por par­te del ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro, que abrió la ex­trac­ción de oro y otros mi­ne­ra­les con con­ce­sio­nes a em­pre­sas ex­tran­je­ras y na­cio­na­les, con la in­ten­ción —fa­lli­da— de re­gu­la­ri­zar la mi­ne­ría ile­gal, un mal en­dé­mi­co en el sur del país.

El 85% de los pun­tos de mi­ne­ría ile­gal que hay en ese pul­món, que man­tu­vo en vi­lo al mun­do des­de que se ini­cia­ron los vo­ra­ces in­cen­dios en Bra­sil y Bo­li­via, es­tán en la pe­que­ña por­ción de la Ama­zo­nia ve­ne­zo­la­na. “El Ar­co Mi­ne­ro del Ori­no­co, que ocu­pa un 12% del te­rri­to­rio na­cio­nal, es nues­tro in­cen­dio en el Ama­zo­nas”, se­ña­la el am­bien­ta­lis­ta Ale­jan­dro Ál­va­rez, de la or­ga­ni­za­ción Cli­ma 21. “Lo que se ha­cía en pe­que­ña es­ca­la, aho­ra es a gran es­ca­la. Y es com­ple­jo me­dir­lo con sa­té­li­tes pues de­bes in­ter­pre­tar qué es­tá ocu­rrien­do en una zo­na don­de hay nu­bo­si­dad to­do el año, don­de los ár­bo­les de 30 me­tros de al­tu­ra ta­pan la mi­ne­ría y las gran­des ex­ca­va­cio­nes al­re­de­dor de to­das las cuen­cas de Gua­ya­na y don­de se es­tá usan­do el mer­cu­rio pa­ra se­pa­rar el oro de otros mi­ne­ra­les, ya pre­sen­te en to­dos los ríos”.

La Red Ama­zó­ni­ca de In­for­ma­ción So­cio­am­bien­tal Geo­re­fe­ren­cia­da (RAISG) mo­ni­to­rea des­de ha­ce va­rios años la pér­di­da de co­ber­tu­ra bos­co­sa de es­te gran eco­sis­te­ma trans­fron­te­ri­zo que abar­ca nue­ve paí­ses. La in­ves­ti­ga­ción re­gio­nal apun­ta que pa­ra enero de es­te año se con­cen­tra­ban 1.781 pun­tos de mi­ne­ría en la por­ción ve­ne­zo­la­na del Ama­zo­nas, de 345 ki­ló­me­tros cua­dra­dos. Es una su­per­fi­cie que ha ve­ni­do cre­cien­do des­de 2010, ase­gu­ra Bi­bia­na Su­cre, di­rec­to­ra de Pro­vi­ta, or­ga­ni­za­ción que jun­to a la ONG Wa­ta­ni­be par­ti­ci­pa en las ta­reas de mo­ni­to­reo de la RAISG. Los ma­pas es­tán dis­po­ni­bles en lí­nea y evi­den­cian que al sur del enor­me río Ori­no­co hay, li­te­ral­men­te, un cam­po mi­na­do.

Esa es una de las ma­yo­res preo­cu­pa­cio­nes de los in­ves­ti­ga­do­res. La mi­ne­ría ile­gal ato­mi­za­da y la que ha si­do per­mi­ti­da por el Go­bierno de Ma­du­ro, aun­que no hay in­for­ma­ción pú­bli­ca so­bre la dis­tri­bu­ción de los ya­ci­mien­tos ni trans­pa­ren­cia so­bre los vo­lú­me­nes de la ex­trac­ción que, se­gún in­ves­ti­ga­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas

en la zo­na, en su ma­yo­ría se va por los ca­mi­nos ver­des y no lle­ga a las ar­cas del Ban­co Cen­tral de Ve­ne­zue­la. Pa­ra Ál­va­rez, el cua­dro se ha agra­va­do y sa­li­do de con­trol en me­dio de la pro­fun­da cri­sis política, eco­nó­mi­ca y so­cial que atra­vie­sa Ve­ne­zue­la.

“Ha­ce 20 años la mi­ne­ría de oro es­ta­ba con­cen­tra­da en el mu­ni­ci­pio Si­fon­tes del Es­ta­do Bo­lí­var. Por la geo­lo­gía de la re­gión ahí es­tán las ve­tas de oro más im­por­tan­tes y ocu­rría una mi­ne­ría ar­te­sa­nal de muy pe­que­ña es­ca­la en la que es­ta­ban in­vo­lu­cra­das al­gu­nas co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas. Lo de aho­ra es­tá re­la­cio­na­do con dos efec­tos: el au­men­to del pre­cio del oro en el mun­do [que la guerra comercial en­tre EE UU y Chi­na es­ti­mu­la] y la de­ba­cle eco­nó­mi­ca de Ve­ne­zue­la, que ha im­pul­sa­do una mi­ne­ría de su­per­vi­ven­cia

/ MAG­DA GIBELLI (SPUT­NIK)

Mi­na de oro en la lo­ca­li­dad de El Ca­llao, en el es­te de Ve­ne­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.