“Hay aves ma­ri­nas que ali­men­tan a sus po­llue­los con pu­ro plás­ti­co”

PA­TRI­CIA ZU­RI­TA Di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Bir­dLi­fe In­ter­na­cio­nal

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - ESTHER SÁN­CHEZ,

Las aves pier­den el 60% de gra­sa en las mi­gra­cio­nes. Los hu­me­da­les son sus pun­tos de re­car­ga, “sus ga­so­li­ne­ras”, pe­ro mu­chos es­tán des­apa­re­cien­do por la ac­ción del hom­bre, ad­vier­te Pa­tri­cia Zu­ri­ta, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Bir­dLi­fe In­ter­na­cio­nal, la or­ga­ni­za­ción lí­der en el mun­do de pro­tec­ción de las aves ex­ten­di­da por 121 paí­ses. Si se su­man ingredient­es co­mo los pes­ti­ci­das, los plás­ti­cos en el mar y el cam­bio cli­má­ti­co, la si­tua­ción de mu­chos pá­ja­ros se vuel­ve in­sos­te­ni­ble. A Zu­ri­ta (Qui­to, 1972) le due­le que el ser hu­mano se crea due­ño del res­to de las es­pe­cies. “Las cul­tu­ras mi­le­na­rias tra­ta­ban a las aves co­mo sím­bo­los de gran­de­za y no­so­tros lo he­mos ol­vi­da­do”, re­me­mo­ra en una vi­si­ta a la or­ga­ni­za­ción en Ma­drid.

Pre­gun­ta. ¿Qué pe­li­gros glo­ba­les se cier­nen so­bre las aves?

Res­pues­ta. El prin­ci­pal es la mo­di­fi­ca­ción del há­bi­tat con la des­apa­ri­ción de bos­ques o hu­me­da­les que se con­vier­ten en ciu­da­des, puer­tos o zo­nas in­dus­tria­les. Son lu­ga­res vi­ta­les, don­de las aves mi­gra­to­rias se lle­nan de ener­gía pa­ra se­guir su ca­mino. Otro es la agri­cul­tu­ra in­ten­si­va con mo­no­cul­ti­vos y el uso de pes­ti­ci­das. Si a ello le uni­mos la so­bre­pes­ca, que las de­ja sin ali­men­to, se for­ma un cóc­tel mor­tí­fe­ro. P. ¿Có­mo pa­rar la san­gría?

R. Si da­mos es­pa­cio a la na­tu­ra­le­za, se re­ge­ne­ra, siem­pre que no ha­ya­mos aca­ba­do con la úl­ti­ma es­pe­cie. Es co­mo una ma­dre que per­do­na. Hay cambios pun­tua­les que tie­nen soluciones más rá­pi­das. Por ejem­plo, la lim­pie­za de ra­tas y ra­to­nes que rea­li­za­mos en cin­co is­lo­tes de la Po­li­ne­sia fran­ce­sa, que ha con­se­gui­do que po­bla­cio­nes au­tóc­to­nas se es­tén re­cu­pe­ran­do. Aca­bo de re­gre­sar de Chi­na don­de es­ta­mos en el pro­ce­so de crear un área de pa­tri­mo­nio na­tu­ral en el Mar Ama­ri­llo, uno de los lu­ga­res más im­por­tan­tes de la ru­ta mi­gra­to­ria del es­te asiá­ti­co, que uti­li­zan mi­llo­nes de aves. Las aves pier­den el 60% de su pe­so cuan­do mi­gran y es en es­tos hu­me­da­les de po­ca pro­fun­di­dad don­de se lle­nan de gra­sa co­mien­do al­me­jas y mo­lus­cos pa­ra se­guir. Co­mo las aves li­mo­sas que par­ten de Si­be­ria o Alas­ka, pa­ran en el Mar Ama­ri­llo, y continúan ha­cia Nue­va Ze­lan­da.

P. ¿Qué apor­tan al mun­do? Por ejem­plo, el des­co­no­ci­do chor­li­te­jo pa­ti­ne­gro, ave del año.

R. Son un in­creí­ble in­di­ca­dor de la sa­lud del pla­ne­ta, ayu­dan a la po­li­ni­za­ción, son ali­men­to de otras es­pe­cies y con­tro­lan pla­gas de in­sec­tos. En el mun­do exis­ten más de 11.000 es­pe­cies de aves. Lo in­tere­san­te con res­pec­to a otros ani­ma­les es que es­tán en to­dos los con­ti­nen­tes, son muy vi­si­bles, muy fá­ci­les de me­dir y reac­cio­nan muy rá­pi­do a los cambios. Si de­sa­pa­re­ce, por ejem­plo, el chor­li­te­jo sig­ni­fi­ca que al­go ocu­rre en los eco­sis­te­mas y pue­den co­men­zar los des­ajus­tes.

P. ¿Pue­den los pá­ja­ros es­ca­par del cam­bio cli­má­ti­co?

R. El ca­len­ta­mien­to es­tá pro­vo­can­do cambios en su com­por­ta­mien­to y dis­tri­bu­ción. Aves de zo­nas mon­ta­ño­sas suben de al­ti­tud pa­ra en­con­trar una tem­pe­ra­tu­ra me­jor y co­mi­da. Ade­más, co­mo el ca­lor lle­ga an­tes, la cría se ha ade­lan­ta­do, pe­ro el pro­ble­ma es que cuan­do na­cen los po­llos to­da­vía no hay su­fi­cien­te co­mi­da y pue­den mo­rir. En Es­pa­ña, el arán­dano flo­re­ce an­tes de que ha­ya

“La po­bla­ción de pa­lo­mas cre­ce por­que no tie­nen de­pre­da­do­res”

“En el mun­do exis­ten más de 11.000 es­pe­cies de aves”

po­li­ni­za­do­res que fe­cun­dan la flor y ha­cen po­si­ble que exis­tan los fru­tos y eso afec­ta a los po­llos del uro­ga­llo, por­que es su prin­ci­pal fuen­te de ali­men­ta­ción y no con­si­guen so­bre­vi­vir. Hay es­pe­cies que se vuel­ven más sus­cep­ti­bles a las en­fer­me­da­des.

P. Los po­pu­la­res go­rrio­nes es­tán des­apa­re­cien­do. ¿Por qué?

R. Ya no hay áreas ver­des y en las cons­truc­cio­nes mo­der­nas no hay hue­cos pa­ra criar. Afec­ta tam­bién a ven­ce­jos y go­lon­dri­nas. Y si hay hue­cos en los tron­cos de los ár­bo­les o en las ramas, se eli­mi­nan pa­ra que no cai­gan so­bre las per­so­nas. Se que­dan sin ho­gar.

P. Las pa­lo­mas pro­li­fe­ran y se con­vier­ten en pla­gas.

R. Las pa­lo­mas han cre­ci­do por­que no tie­nen de­pre­da­do­res. ¿Dón­de es­tán los halcones, las ra­pa­ces que se las co­mían? Es par­te del pro­ble­ma de la dis­fun­cio­na­li­dad del sis­te­ma. Sin de­pre­da­do­res ten­dre­mos que ase­gu­rar­nos de que no ex­plo­ten de­mo­grá­fi­ca­men­te por­que cau­san otros pro­ble­mas: en­fer­me­da­des, basura...

P. Las aves acu­den a co­mer a los ver­te­de­ros. ¿Có­mo les sien­ta es­ta die­ta basura?

R. Tie­ne la ver­tien­te bue­na y la ma­la. En la In­dia ha ayu­da­do a man­te­ner po­bla­cio­nes te­rri­ble­men­te ame­na­za­das, pe­ro de­be ser un úl­ti­mo re­cur­so. Las ci­güe­ñas co­men allí go­mas, ca­bles y mue­ren por ello, en otras oca­sio­nes lle­van cuer­das, ca­bles y go­mas a los ni­dos y los po­llos se en­re­dan y mue­ren.

P. ¿Y el plás­ti­co que inun­da ma­res y océa­nos?

R. Hay aves ma­ri­nas que es­tán ali­men­tan­do a sus po­llue­los con pu­ro plás­ti­co y la su­per­vi­ven­cia se es­tá re­du­cien­do mu­chí­si­mo. Por ejem­plo, es co­mún en las co­lo­nias de al­ba­tros en­con­trar nu­me­ro­sos po­llos muer­tos y de sus res­tos que­da el es­que­le­to y to­do su in­te­rior un pa­que­te de plás­ti­cos. Co­lo­nias de mi­les de aves han que­da­do re­du­ci­das a po­cos cen­te­na­res.

P. Los ani­ma­lis­tas abo­gan por no ma­tar a las es­pe­cies exó­ti­cas in­va­so­ras, ¿qué pien­san us­te­des?

R. Bir­dLi­fe tie­ne una po­si­ción muy cla­ra, con­tro­lar­las de la ma­ne­ra más hu­ma­ni­ta­ria po­si­ble. No es ca­pri­cho, es una ne­ce­si­dad. P. ¿De for­ma “hu­ma­ni­ta­ria”? R. No que­re­mos que su­fran por­que ama­mos a los ani­ma­les. Lo que ha­ce­mos en el Pa­cí­fi­co con ra­tas y ra­to­nes es uti­li­zar ve­ne­nos que son in­me­dia­tos, por­que en­ten­de­mos que en las is­las des­tru­yen el res­to del sis­te­ma.

P. ¿Han en­ten­di­do los po­lí­ti­cos que de­ben ac­tuar?

R. Te­ner tan­tos dipu­tados ver­des en el Par­la­men­to Eu­ro­peo es im­por­tan­te. Pe­ro fal­ta mu­cho ca­mino. Lo que ha cam­bia­do es la lu­cha de los jó­ve­nes por el pla­ne­ta y los po­lí­ti­cos no son ton­tos, ne­ce­si­tan el vo­to jo­ven. El te­ma am­bien­tal no pue­de ser un aña­di­do, sino par­te cen­tral de las de­ci­sio­nes dia­rias. Te­ne­mos que tra­ba­jar jun­tos, po­lí­ti­cos y ciu­da­da­nos. Es en­ten­der que el pla­ne­ta es co­mo nues­tro cuer­po. Si te que­das sin un tro­zo de pul­món afec­ta y si le aña­des otras par­tes del cuer­po ter­mi­nas mu­rien­do.

/ SA­MUEL SÁN­CHEZ

Pa­tri­cia Zu­ri­ta, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Bir­dLi­fe In­ter­na­cio­nal, en la sede en Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.