‘Éli­te’ y el sín­dro­me del re­pe­ti­dor

La se­rie es­pa­ño­la más vis­ta en el mun­do en 2018 regresa con in­ten­ción de re­va­li­dar su éxi­to en un año que es­tá sien­do in­cle­men­te con los re­tor­nos

El País (País Vasco) - - PANTALLAS - NATALIA MAR­COS,

“No pue­des dar­le la vuel­ta a la fór­mu­la”, di­ce uno de los co­crea­do­res

El tra­ba­jo en los nue­vos ca­pí­tu­los em­pe­zó ya an­tes de la pri­me­ra en­tre­ga

Po­cas se­ries con­si­guen sa­lir ai­ro­sas del re­to de la se­gun­da tem­po­ra­da. En la pri­me­ra, to­do es­tá por es­tre­nar, hue­le a nue­vo. Des­pués, los es­pec­ta­do­res ya sa­ben qué es­pe­rar y los per­so­na­jes son vie­jos co­no­ci­dos. So­lo es­te año, obras re­le­van­tes co­mo Big Little Lies, Por tre­ce ra­zo­nes o El cuen­to de la cria­da han su­ma­do crí­ti­cas por for­zar con­ti­nua­cio­nes más allá de lo pla­nea­do.

Ese es el re­to al que se en­fren­ta Éli­te, pro­duc­ción es­pa­ño­la que el año pa­sa­do lo­gró atra­par a más de 20 mi­llo­nes de ho­ga­res en to­do el mun­do, se­gún Net­flix. Es­te th­ri­ller ado­les­cen­te es­tre­na sus nue­vos ca­pí­tu­los el vier­nes y en­ca­ra esa mal­di­ción de la se­gun­da tem­po­ra­da que pue­de con­fir­mar sus lo­gros —aun­que so­lo hay datos pro­ce­den­tes de la pro­pia Net­flix, la re­per­cu­sión que tu­vo de­mues­tra que fue un éxi­to in­ter­na­cio­nal— o su­mar­se a la lis­ta de pro­duc­cio­nes que tro­pie­zan en su re­gre­so.

¿Qué de­be te­ner una se­gun­da tem­po­ra­da pa­ra sa­lir ai­ro­sa? “So­bre to­do, lo que no de­be te­ner es un li­bro de­trás”, con­tes­ta rá­pi­do Car­los Mon­te­ro, co­crea­dor de Éli­te jun­to a Da­río Madrona, en re­fe­ren­cia a las tres se­ries men­cio­na­das, to­das adap­ta­cio­nes li­te­ra­rias, cuan­do Éli­te es ori­gi­nal. “Ya ha­bían contado to­do lo que te­nían que con­tar, pe­ro el éxi­to fue tan bru­tal que es nor­mal in­ten­tar­lo... Me ima­gino a los guio­nis­tas muy op­ti­mis­tas di­cien­do que sí se po­día ha­cer otra y mira, igual no se po­día”, com­ple­ta.

La pri­me­ra tem­po­ra­da, que pre­sen­ta­ba a los es­tu­dian­tes del ins­ti­tu­to pri­va­do Las En­ci­nas, ce­rró la tra­ma en torno a la muer­te de una de las alum­nas. Pe­ro que­da­ron cuen­tas pen­dien­tes pa­ra ali­men­tar una nue­va en­tre­ga. “Cuan­do nos ima­gi­na­mos Éli­te pen­sa­mos que fue­ra lo suficiente­mente ce­rra­da pa­ra que, si era una so­la tem­po­ra­da, la his­to­ria es­tu­vie­ra con­ta­da. Pe­ro siem­pre te­nía­mos pen­sa­do có­mo po­día se­guir”, con­ti­núa Mon­te­ro.

En con­cre­to, la his­to­ria sigue con la des­apa­ri­ción de otro de los es­tu­dian­tes; ade­re­za­da con sal­tos en el tiem­po, mos­tra­rá lo ocu­rri­do en el pa­sa­do en­tre los jó­ve­nes y la in­ves­ti­ga­ción y bús­que­da pos­te­rio­res. Es el es­que­ma de la pri­me­ra tem­po­ra­da, al­go que Madrona y Mon­te­ro se­ña­lan co­mo una de las mar­cas dis­tin­ti­vas de Éli­te. “No pue­des dar la vuel­ta com­ple­ta­men­te a tu pro­pia se­rie, pe­ro al mis­mo tiem­po no pue­des ha­cer lo mis­mo. En­con­trar ese pun­to jus­to en­tre apor­tar no­ve­dad al pú­bli­co y que la re­co­noz­can co­mo la mis­ma se­rie que les enamoró es siem­pre lo más di­fí­cil", re­fle­xio­na Da­río Madrona.

Fór­mu­la

Las historias que se li­mi­tan a una o po­cas tem­po­ra­das son una se­ña de iden­ti­dad de la era del strea­ming pe­ro Madrona y Mon­te­ro de­fien­den las fic­cio­nes que se ex­tien­den mu­chas en­tre­gas. “El con­te­ne­dor de un ins­ti­tu­to per­mi­te que pue­das ir re­no­van­do gen­te”, di­ce Mon­te­ro. “Pue­des ha­cer in­clu­so un Éli­te Al­ba­ce­te, o Éli­te Mia­mi”, sigue ima­gi­nan­do Madrona. ¿No tie­nen mie­do a que la fór­mu­la se vuel­va re­pe­ti­ti­va? “Sí, cla­ro”, res­pon­den al uní­sono. “Es nues­tro gran acier­to y nues­tro gran hán­di­cap. Por eso, si me ima­gino ha­cien­do Éli­te 12, pien­so ‘uf, a ver có­mo lo ha­ce­mos, a quién ma­ta­mos aho­ra”, aña­de Mon­te­ro.

Aun­que em­pe­za­ron a tra­ba­jar en los nue­vos ca­pí­tu­los an­tes de que se emi­tie­ra la pri­me­ra tem­po­ra­da y, por tan­to, no co­no­cían cuál se­ría la reac­ción de los es­pec­ta­do­res, ase­gu­ran que in­ten­tan man­te­ner­se al mar­gen de fi­lias y fo­bias de los fans. “Un men­sa­je: si quie­res que pa­se al­go, lo peor que pue­des ha­cer es pe­dír­se­lo a un crea­dor”, di­jo Madrona en una rue­da de pren­sa ce­le­bra­da el jue­ves en un ho­tel de Ma­drid. “Pe­ro es ver­dad que cuan­do ha­ces una pe­lí­cu­la o una se­rie, no sa­bes lo que has he­cho has­ta que no en­cuen­tras el es­pe­jo del pú­bli­co", re­fle­xio­na­ba des­pués Mon­te­ro.

Así des­cu­brie­ron que la his­to­ria de amor en­tre An­der y Omar, in­ter­pre­ta­dos por Arón Pi­per y Omar Ayu­so, que a Madrona no le con­ven­cía de­ma­sia­do, tie­ne mi­les de fans que in­clu­so pu­sie­ron nom­bre a la pareja: Oman­der. O que lo que pa­ra ellos era un trío amo­ro­so en el que to­do sa­lía mal, pa­ra el pú­bli­co era una bo­ni­ta reivin­di­ca­ción del po­li­amor. “Te das cuen­ta de que has des­cu­bier­to al­go de lo que hay mu­cho más que ex­plo­rar y la gen­te nos lo es­tá en­se­ñan­do”, re­ma­ta Madrona.

Des­de la iz­quier­da, Dan­na Pao­la, Jorge Ló­pez, Ál­va­ro Ri­co, Mi­guel Ber­nar­deau y Arón Pi­per en un epi­so­dio de la nue­va tem­po­ra­da de Éli­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.