Sin ejem­pla­ri­dad

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

El Go­bierno de Ma­drid pa­de­ce la pri­me­ra cri­sis a cau­sa de la co­rrup­ción

El Go­bierno de Ma­drid se en­fren­tó el pasado mar­tes a su pri­me­ra cri­sis po­lí­ti­ca a cuen­ta de la in­ves­ti­ga­ción par­la­men­ta­ria so­bre la ac­ti­vi­dad de Aval­ma­drid, un or­ga­nis­mo se­mi­pú­bli­co que en­tre 2007 y 2018 con­ce­dió prés­ta­mos du­do­sos a em­pre­sas in­via­bles re­la­cio­na­das con con­se­je­ros y al­tos car­gos po­pu­la­res; en­tre ellas, una en la que te­nía par­ti­ci­pa­ción un fa­mi­liar di­rec­to de la ac­tual pre­si­den­ta, Isa­bel Díaz Ayu­so. Díaz Ayu­so tu­vo que des­ti­tuir, ade­más, al re­cién nom­bra­do se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Con­se­je­ría de Sa­ni­dad tras ser impu­tado en el ca­so Pú­ni­ca.

Has­ta el mo­men­to, la pre­si­den­ta ma­dri­le­ña ha­bía in­ten­ta­do sor­tear las in­for­ma­cio­nes so­bre Aval­ma­drid re­cla­man­do que no se im­pli­que a sus alle­ga­dos en una su­pues­ta campaña po­lí­ti­ca con­tra ella, y ale­gan­do que se tra­ta de un asun­to le­jano en el tiem­po. Nin­guno de es­tos ar­gu­men­tos es su­fi­cien­te pa­ra au­to­exi­mir­se de ofre­cer ex­pli­ca­cio­nes so­bre lo su­ce­di­do, pues­to que Díaz Ayu­so hi­zo ges­tio­nes des­de su pues­to ofi­cial en la Co­mu­ni­dad en fa­vor de la con­ce­sión del cré­di­to a su fa­mi­liar; por otra par­te, la even­tual pres­crip­ción de los he­chos so­lo pue­de ser de­cla­ra­da por el tri­bu­nal que los juz­ga. Las ex­pli­ca­cio­nes de Díaz Ayu­so son tan­to más ne­ce­sa­rias por cuan­to es miem­bro de un sec­tor del Par­ti­do Po­pu­lar de Ma­drid, en­ca­be­za­do por la ex­pre­si­den­ta Es­pe­ran­za Agui­rre, que tie­ne abier­to un pro­ce­so por co­rrup­ción.

La di­men­sión de la cri­sis po­lí­ti­ca en Ma­drid no se li­mi­ta a los pro­ble­mas del Par­ti­do Po­pu­lar y el en­torno fa­mi­liar de Díaz Ayu­so con la jus­ti­cia, sino que afec­ta tam­bién al pac­to de Go­bierno al­can­za­do con Ciu­da­da­nos. Es­te par­ti­do ha apo­ya­do la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción so­bre Aval­ma­drid so­li­ci­ta­da por el Par­ti­do So­cia­lis­ta, Más Ma­drid y Unidas Po­de­mos, y el en­torno de Díaz Ayu­so ha con­si­de­ra­do la de­ci­sión co­mo una des­leal­tad. La reali­dad es que, al mar­gen de que lo sea o no, el apo­yo

de Ciu­da­da­nos a la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción re­ve­la la in­cohe­ren­cia a la que con­du­ce la po­si­ción adop­ta­da por es­te par­ti­do en Ma­drid y otras co­mu­ni­da­des, enar­bo­lan­do la ban­de­ra de la re­ge­ne­ra­ción al mis­mo tiem­po que pac­ta con una fuer­za in­ves­ti­ga­da ju­di­cial­men­te por co­rrup­ción y ne­go­cia a hur­ta­di­llas con la ul­tra­de­re­cha.

La in­cohe­ren­cia es, pri­me­ro, po­lí­ti­ca. Pe­ro des­de el mo­men­to en que Ciu­da­da­nos ha apo­ya­do la co­mi­sión so­li­ci­ta­da por la opo­si­ción en la Asam­blea de Ma­drid, pue­de ser, ade­más, ins­ti­tu­cio­nal. No so­lo por­que el apo­yo a es­ta ini­cia­ti­va de la opo­si­ción ma­dri­le­ña lo co­lo­ca con un pie den­tro y otro fue­ra del Eje­cu­ti­vo, sino tam­bién por­que si ad­mi­te que las sos­pe­chas de co­rrup­ción que pe­san so­bre su so­cio son su­fi­cien­tes pa­ra abrir una in­ves­ti­ga­ción par­la­men­ta­ria, tam­bién de­be­rían ser­lo pa­ra plan­tear­se la via­bi­li­dad de la coa­li­ción. So­bre to­do cuan­do las no­ti­cias que han da­do lu­gar a la in­ves­ti­ga­ción no son nue­vas, sino que eran ya ob­je­to de con­si­de­ra­ción ju­di­cial an­tes de cons­ti­tuir el Go­bierno de Ma­drid.

La di­rec­ción na­cio­nal del Par­ti­do Po­pu­lar ha ex­pre­sa­do su vo­lun­tad de ha­cer de Ma­drid un ejem­plo de las po­lí­ti­cas que apli­ca­ría de lle­gar al Go­bierno cen­tral. La pa­ra­do­ja an­te la que la co­mi­sión so­bre Aval­ma­drid co­lo­ca a los pro­mo­to­res de es­ta es­tra­te­gia, co­mo tam­bién a los par­ti­dos que la han fa­ci­li­ta­do, Ciu­da­da­nos y Vox, es que se tra­ta­ría de un ejem­plo sin ejem­pla­ri­dad. Es de­cir, de un epi­so­dio más en la nu­man­ti­na re­sis­ten­cia del par­ti­do Po­pu­lar por en­fren­tar el pro­ble­ma de la co­rrup­ción. en­ten­der que el acuer­do con el PD —un par­ti­do has­ta ha­ce na­da de­nos­ta­do en el dis­cur­so ofi­cial de su for­ma­ción co­mo re­pre­sen­tan­te de la vie­ja po­lí­ti­ca cau­san­te de los da­ños de Ita­lia— es lo me­jor pa­ra su país. Y por otra par­te su­po­ne un pun­to de in­fle­xión del que la di­rec­ción del par­ti­do de­be to­mar no­ta. Apun­ta al aban­dono de un dis­cur­so an­ti­sis­te­ma ra­di­cal que no ve pro­ble­ma al­guno en pac­tar con la ex­tre­ma de­re­cha con tal de aca­bar con el es­ta­do ac­tual de co­sas. El re­sul­ta­do mar­ca la en­tra­da en una sen­da más ins­ti­tu­cio­nal que per­mi­te la even­tual trans­for­ma­ción del M5S en un par­ti­do ne­ta­men­te de iz­quier­das con vo­ca­ción de Go­bierno.

Con su de­ci­sión, los mi­li­tan­tes del M5S han otor­ga­do a su for­ma­ción al­go ra­rí­si­mo en la vida po­lí­ti­ca: una se­gun­da opor­tu­ni­dad. El par­ti­do li­de­ra­do por Luigi Di Maio tie­ne aho­ra la op­ción de bo­rrar los 14 me­ses en los que ha com­par­ti­do Go­bierno con la ex­tre­ma de­re­cha con­vir­tién­do­se en un so­cio me­nor y vién­do­se arras­tra­do en nu­me­ro­sas oca­sio­nes por las ini­cia­ti­vas del lí­der de la Li­ga, Mat­teo Sal­vi­ni, que han ge­ne­ra­do zo­zo­bra e in­cer­ti­dum­bre tan­to en el in­te­rior del país co­mo en­tre los so­cios de la Unión Eu­ro­pea.

La asig­na­ción rea­li­za­da ayer de pues­tos en el nue­vo Go­bierno pre­si­di­do por Giu­sep­pe Con­te —quien tam­bién tie­ne la opor­tu­ni­dad de sa­cu­dir­se la ima­gen de hom­bre de pa­ja, al­go que ya ha co­men­za­do a rea­li­zar du­ran­te la cri­sis de Go­bierno que ha de­ja­do fue­ra a Sal­vi­ni— y el co­mien­zo de una ta­rea de go­ber­nan­za re­co­no­ci­ble por sus es­tán­da­res de­mo­crá­ti­cos su­pon­drán el en­cau­za­mien­to de Ita­lia en una nor­ma­li­dad po­lí­ti­ca que ja­más de­bió aban­do­nar. Aho­ra to­ca lle­var a la ac­ción los 26 pun­tos so­bre los que se ba­sa el acuer­do con la so­cial­de­mo­cra­cia y que re­fle­jan un cambio de lí­nea sus­tan­cial en asun­tos tan sen­si­bles pa­ra opi­nión pú­bli­ca co­mo la cri­sis mi­gra­to­ria —las le­yes en es­te cam­po im­pul­sa­das por Sal­vi­ni se­rán re­vi­sa­das—, el acer­ca­mien­to a la Unión Eu­ro­pea o una re­gu­la­ción fiscal via­ble. En cual­quier ca­so con­vie­ne re­cor­dar que el M5S es un par­ti­do que no des­ta­ca por la es­ta­bi­li­dad ni en sus plan­tea­mien­tos ini­cia­les ni en su tra­yec­to­ria pos­te­rior, y no se­rá un so­cio có­mo­do pa­ra el PD. Pe­ro del éxi­to de es­ta apues­ta de­pen­de que la ex­tre­ma de­re­cha de Sal­vi­ni no se for­ta­lez­ca co­mo una al­ter­na­ti­va de Go­bierno que ter­mi­ne sien­do la pre­fe­ri­da de elec­to­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.