El tiem­po de los hu­ra­ca­nes len­tos

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

La temporada de hu­ra­ca­nes en el Atlán­ti­co nos re­cuer­da la fuer­za des­truc­ti­va de la na­tu­ra­le­za. Es­te año, Do­rian, una des­co­mu­nal tor­men­ta, aca­ba de arra­sar Baha­mas des­pués de ha­ber cam­bia­do de rum­bo va­rias ve­ces y se en­ca­mi­na ha­cia la cos­ta de Es­ta­dos Uni­dos. Hay zo­nas de Nue­va York que to­da­vía se es­tán re­cu­pe­ran­do del Sandy, que im­pac­tó en 2012, mien­tras que Puer­to Ri­co su­fre las con­se­cuen­cias del Ma­ría, que pa­só ha­ce dos años. Nue­va Or­leans nun­ca fue la mis­ma des­pués del Ka­tri­na: en es­te ca­so no se tra­tó so­lo de la fuer­za de la tor­men­ta, sino de la sen­sa­ción de aban­dono por par­te de una Ad­mi­nis­tra­ción que des­ple­gó to­da su in­com­pe­ten­cia, al­go pa­re­ci­do a lo ocu­rri­do en Puer­to Ri­co.

Do­rian es una de las tormentas más fuer­tes que se ha­yan crea­do en el Atlán­ti­co y sus efec­tos so­bre Baha­mas son to­da­vía in­cier­tos, por­que los ser­vi­cios de rescate no han po­di­do ac­ce­der a las zo­nas más afec­ta­das. Las au­to­ri­da­des se te­men lo peor. El pri­mer mi­nis­tro Hu­bert Min­nis re­su­mió así la si­tua­ción: “Baha­mas es­tá aho­ra mis­mo en gue­rra, ata­ca­do por un hu­ra­cán y no dis­po­ne de ar­mas pa­ra de­fen­der­se de se­me­jan­te asal­to”. To­da­vía no es­tán

cla­ros los efec­tos de la cri­sis cli­má­ti­ca so­bre los hu­ra­ca­nes. Al­gu­nos cien­tí­fi­cos sospechan que pue­de ser el mo­ti­vo de que los hu­ra­ca­nes avan­cen más len­ta­men­te. Se tra­ta de un com­por­ta­mien­to ines­pe­ra­do y tre­men­da­men­te pe­li­gro­so por­que se que­dan col­ga­dos du­ran­te días so­bre un lu­gar: la par­si­mo­nia de es­tos mons­truos au­men­ta sus efec­tos de­vas­ta­do­res. Es lo que ocu­rrió en Te­xas ha­ce dos años con Har­vey y aho­ra en Baha­mas.

Co­mo la gota fría, se tra­ta de una ca­tás­tro­fe na­tu­ral pre­vi­si­ble en sus ru­ti­nas, pe­ro in­con­tro­la­ble. Sa­be­mos lo que va a pa­sar, pe­ro por mu­cho que nos pre­pa­re­mos se­gui­mos in­de­fen­sos an­te la na­tu­ra­le­za desata­da. De­be­ría sig­ni­fi­car una po­de­ro­sa lec­ción pa­ra to­dos los ne­ga­cio­nis­tas del cambio climático, por ejem­plo el par­ti­do ul­tra es­pa­ñol Vox, que se ne­gó a fir­mar una de­cla­ra­ción en el Se­na­do so­bre los in­cen­dios en Gran Ca­na­ria por­que ha­cía re­fe­ren­cia a es­ta amenaza. Uno de los efec­tos más de­vas­ta­do­res de la cri­sis cli­má­ti­ca es la in­cer­ti­dum­bre, la rup­tu­ra de las re­glas que han re­gi­do la vida du­ran­te los úl­ti­mos mi­le­nios, así co­mo el au­men­to de fuer­za de fe­nó­me­nos na­tu­ra­les ya co­no­ci­dos, pe­ro que se vuelven mu­cho más im­pre­vi­si­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.