Ges­tio­nar la des­con­fian­za

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

Des­de que se evi­den­cia­ron las di­fi­cul­ta­des pa­ra lle­gar a un acuer­do de Go­bierno en­tre el PSOE y Unidas Po­de­mos (UP), a la “des­con­fian­za” le ha pasado co­mo a la “edu­ca­ción”: am­bas se con­vier­ten en una mu­le­ti­lla, un cie­rre en fal­so y un muro donde se es­tre­llan los de­ba­tes cuan­do se re­nun­cia a se­guir pen­san­do. Si un pro­ble­ma de ca­rác­ter so­cial en­ca­lla, ha­bi­tual­men­te se re­cu­rre al ma­ni­do man­tra “es un pro­ble­ma de edu­ca­ción”. Y pro­ba­ble­men­te así lo sea, por­que prác­ti­ca­men­te en to­dos los asun­tos que tie­nen que

ver con lo pú­bli­co la edu­ca­ción es esen­cial, pe­ro que­dar­se en es­te pun­to no de­ja de ser una ren­di­ción in­te­lec­tual, bien por la di­fi­cul­tad del de­ba­te, bien por me­ra pe­re­za.

La con­quis­ta del po­der y la des­con­fian­za an­te el mis­mo han si­do una cons­tan­te a lo lar­go de la His­to­ria. Tan­to, que hay quien di­ce que la pro­pia idea de la de­mo­cra­cia no es sino la ar­ti­cu­la­ción de un sis­te­ma de con­tro­les y ga­ran­tías pa­ra ges­tio­nar esa des­con­fian­za. An­te es­to, unas lí­neas de pen­sa­mien­to han op­ta­do his­tó­ri­ca­men­te por di­se­ñar po­de­res dé­bi­les e ins­ti­tu­cio­na­li­zar la sos­pe­cha, mien­tras que otras han pre­fe­ri­do ahon­dar en la vi­gi­lan­cia del po­der pa­ra for­zar­le a cum­plir con sus com­pro­mi­sos. De ahí que en los sis­te­mas de­mo­crá­ti­cos, in­clu­so en los de me­nor ca­li­dad, se di­se­ñen mé­to­dos de con­trol po­lí­ti­co en se­de par­la­men­ta­ria, se ins­tau­ren sis­te­mas de ga­ran­tías en los tri­bu­na­les y se fo­men­ten di­ná­mi­cas de in­for­ma­ción a tra­vés de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción; de ahí su im­por­tan­cia pa­ra la de­mo­cra­cia.

En los tiem­pos que vi­vi­mos,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.