El PP, ab­suel­to de la des­truc­ción de los dis­cos du­ros de Bár­ce­nas

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - J. J. GÁL­VEZ / F. J. PÉ­REZ,

El jui­cio por la des­truc­ción de los dis­cos du­ros de Luis Bár­ce­nas aca­ba sin cul­pa­bles. El ma­gis­tra­do Eduardo Mu­ñoz de Bae­na ha ab­suel­to al PP, pro­ce­sa­do co­mo per­so­na ju­rí­di­ca, y a tres de sus em­plea­dos al con­si­de­rar que no hay prue­bas pa­ra con­de­nar­los por un de­li­to de da­ños in­for­má­ti­cos y en­cu­bri­mien­to. Las acu­sa­cio­nes po­pu­la­res sos­te­nían que los impu­tados des­tru­ye­ron los or­de­na­do­res del ex­te­so­re­ro del PP por­que con­te­nían prue­bas de la con­ta­bi­li­dad b del par­ti­do.

La de­ci­sión del juez Mu­ñoz de Bae­na coin­ci­de con la po­si­ción de la Fis­ca­lía, que pe­día la ab­so­lu­ción de los pro­ce­sa­dos. El ma­gis­tra­do con­si­de­ra que en el jui­cio no ha que­da­do acre­di­ta­do que los acu­sa­dos —Carmen Navarro, ac­tual ge­ren­te del par­ti­do; Al­ber­to Du­rán, ase­sor ju­rí­di­co; y Jo­sé Ma­nuel Mo­reno, res­pon­sa­ble in­for­má­ti­co— en el mo­men­to del bo­rra­do y des­truc­ción de los dis­cos du­ros, en enero de 2013, tu­vie­ran la in­ten­ción de eli­mi­nar­los pa­ra así im­pe­dir o di­fi­cul­tar la in­ves­ti­ga­ción de la ca­ja b del PP en la Au­dien­cia Na­cio­nal. Les apli­ca el prin­ci­pio in du­bio pro reo —an­te la du­da, se de­be fa­llar a fa­vor del acu­sa­do—. Con­tra la sen­ten­cia ca­be re­cur­so an­te la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Ma­drid.

En la re­so­lu­ción, de 74 fo­lios, el ma­gis­tra­do Mu­ñoz ab­suel­ve tam­bién al Par­ti­do Po­pu­lar del de­li­to de da­ños in­for­má­ti­cos, el úni­co del que es­ta­ba acu­sa­do, por­que ha que­da­do pro­ba­do que uno de los or­de­na­do­res per­te­ne­cía a la for­ma­ción po­lí­ti­ca y so­bre el otro se des­co­no­ce si era del PP o de Luis Bár­ce­nas. Tam­bién con­si­de­ra que no ha que­da­do pro­ba­do que en el mo­men­to en que Jo­sé Ma­nuel Mo­reno pro­ce­dió al bo­rra­do se­gu­ro —for­ma­tea­do 35 ve­ces— y des­truc­ción de los so­por­tes hu­bie­ra al­ma­ce­na­do al­gún da­to o archivo.

El juez sí con­si­de­ra pro­ba­do que el res­pon­sa­ble in­for­má­ti­co “so­me­tió am­bos so­por­tes a un pro­ce­di­mien­to de bo­rra­do se­gu­ro me­dian­te la eje­cu­ción de un pro­gra­ma que rea­li­za 35 so­bre­es­cri­tu­ras en su­ce­si­vas pa­sa­das (...) Tras el bo­rra­do, ra­yó los dos so­por­tes de al­ma­ce­na­mien­to y se des­hi­zo de ellos”. Y afir­ma que lo hi­zo “con­for­me con el pro­to­co­lo in­terno im­plan­ta­do en el Par­ti­do Po­pu­lar en el marco del do­cu­men­to de se­gu­ri­dad” al que le obli­ga­ba el re­gla­men­to de Pro­tec­ción de Da­tos.

El juez apre­cia mo­ti­vos de “des­con­fian­za” so­bre el testimonio de Luis Bár­ce­nas tan­to en el jui­cio co­mo a lo lar­go de to­do el pro­ce­so, y po­ne de re­lie­ve el “cambio en el re­la­to” del ex­te­so­re­ro. “No es cohe­ren­te que el sr. Bár­ce­nas di­je­ra el 15 de ju­lio de 2013 que el pen­dri­ve [que en­tre­gó al juez Ruz, ins­truc­tor del ca­so de la ca­ja b] con­te­nía la to­ta­li­dad de lo al­ma­ce­na­do en el Tos­hi­ba y que, sin em­bar­go, en las in­ter­ven­cio­nes en es­ta cau­sa ha­ya afir­ma­do que que­da­ron da­tos en el or­de­na­dor”, se­ña­la.

Doc­tri­na Bo­tín

Pe­se a ha­ber so­me­ti­do a jui­cio al PP co­mo per­so­na ju­rí­di­ca, el ma­gis­tra­do Mu­ñoz de Bae­na con­si­de­ra, ade­más, que en es­te ca­so ca­be apli­car la lla­ma­da doc­tri­na Bo­tín, por el que en una se­rie de

de­li­tos que no son de in­te­rés pú­bli­co no se pue­de juz­gar a un acu­sa­do cuan­do la Fis­ca­lía no ejer­ce la acu­sa­ción. El ob­je­ti­vo del en­jui­cia­mien­to, ex­pli­ca el juez, es “per­mi­tir que la Au­dien­cia Pro­vin­cial, en la hi­pó­te­sis de que no com­par­ta la es­ti­ma­ción del ór­gano juz­ga­dor de la cues­tión pre­via pa­ra el de­li­to de da­ños in­for­má­ti­cos, pue­da en­trar a re­sol­ver la to­ta­li­dad de la pre­ten­sión de con­de­na en gra­do de ape­la­ción, sin ne­ce­si­dad de que tan­to el PSOE co­mo Unidas Po­de­mos y quie­nes ha­yan cues­tio­na­do el ho­nor del par­ti­do y de sus tra­ba­ja­do­res de­ben pe­dir per­dón en pú­bli­co. La for­ma­ción cri­ti­ca que se hi­cie­ran “acu­sa­cio­nes y jui­cios de va­lor” sin que se co­no­cie­se el fa­llo ju­di­cial.

El par­ti­do sos­tie­ne que siem­pre ha ac­tua­do co­rrec­ta­men­te y que so­lo me­dian­te las dis­cul­pas pú­bli­cas “se ce­rra­rá el círcu­lo de la Jus­ti­cia”. Los po­pu­la­res se sien­ten cul­pa­bi­li­za­dos por­que, se­gún ase­gu­ran, no se ha te­ni­do en cuen­ta su pre­sun­ción de inocen­cia, “un de­re­cho bá­si­co que aho­ra los tri­bu­na­les han re­fren­da­do”.

se dic­te nue­va sen­ten­cia en ins­tan­cia” so­bre el de­li­to de da­ños in­for­má­ti­cos.

Con es­ta re­so­lu­ción, el juez po­ne pun­to y apar­te a una cau­sa que se pro­lon­ga des­de 2013 y que, por pri­me­ra vez en Es­pa­ña, ha sen­ta­do en el ban­qui­llo a un par­ti­do co­mo res­pon­sa­ble pe­nal —aun­que el PP ya fue con­de­na­do por la Gür­tel co­mo par­tí­ci­pe a tí­tu­lo lu­cra­ti­vo—. “Es­ta­mos se­gu­ros de que to­do se re­sol­ve­rá fa­vo­ra­ble­men­te y que la ver­dad pre­va­le­ce­rá en un ca­so en el que al­gu­nos han in­ten­ta­do du­ran­te mu­chos años me­drar pa­ra ha­cer da­ño a unas si­glas y a unas per­so­nas que siem­pre han ac­tua­do co­rrec­ta­men­te y de acuer­do con la le­ga­li­dad”, in­sis­tía el par­ti­do du­ran­te el arran­que de la vis­ta, donde tam­bién se en­con­tra­ban acu­sa­dos Carmen Navarro, ge­ren­te de la for­ma­ción; Al­ber­to Du­rán, di­rec­tor de la ase­so­ría ju­rí­di­ca; y Jo­sé Ma­nuel Mo­reno, di­rec­tor de los ser­vi­cios de In­for­ma­ción.

El jui­cio arran­có el 14 de ju­nio y aca­bó el día 28 tras cin­co jor­na­das que Bár­ce­nas apro­ve­chó pa­ra reac­ti­var su ofen­si­va con­tra su an­ti­guo par­ti­do. El ex­te­so­re­ro vin­cu­ló la des­truc­ción de los dis­cos du­ros a la Ope­ra­ción Kit­chen, la pre­sun­ta tra­ma de es­pio­na­je ile­gal con­tra él ur­di­da por la po­li­cía pa­trió­ti­ca, el gru­po crea­do en el seno de la Po­li­cía Na­cio­nal du­ran­te la eta­pa del mi­nis­tro Jor­ge Fernández Díaz. “Si se lle­gó a or­ga­ni­zar que un fal­so cu­ra se­cues­tra­ra a mi fa­mi­lia, que mi chó­fer clo­na­ra mis te­lé­fo­nos... En el mis­mo pe­rio­do de tiem­po se pro­du­je­ron un mon­tón de ac­cio­nes que con­flu­yen en el mis­mo sen­ti­do. Que­rían con­se­guir mi in­for­ma­ción y ame­dren­tar­me”, di­jo el ex­se­na­dor del PP.

/ LUIS SE­VI­LLANO

Luis Bár­ce­nas a su lle­ga­da a los juz­ga­dos de Pa­za de Cas­ti­lla, en Ma­drid, en mar­zo de 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.