Cár­cel por usar bol­sas de plás­ti­co

El País (País Vasco) - - PANTALLAS - RO­CÍO PERIAGO,

En Tan­za­nia es­tá prohi­bi­da, des­de el pasado 1 de ju­nio, la im­por­ta­ción, ex­por­ta­ción, ma­nu­fac­tu­ra, ven­ta, al­ma­ce­na­mien­to y uso de las bol­sas de plás­ti­co. El sim­ple he­cho de te­ner una y re­uti­li­zar­la pa­ra ha­cer la com­pra es un de­li­to san­cio­na­do con mul­tas e in­clu­so con pe­nas de cár­cel: has­ta dos años por fa­bri­car­las y has­ta una se­ma­na de prisión sim­ple­men­te por usar­las. Una nor­ma ra­di­cal que su­po­ne el co­lo­fón de va­rios años de tra­ba­jo, des­de que en 2015 el país se com­pro­me­tió a im­ple­men­tar las me­di­das acor­da­das en la Cum­bre de Pa­rís so­bre el Cambio Climático. Tan­za­nia se su­ma así a la ola me­dioam­bien­tal que han pues­to en mar­cha otros paí­ses afri­ca­nos —muy es­pe­cial­men­te Ke­nia, que apro­bó nor­mas si­mi­la­res ha­ce dos años— pa­ra ha­cer fren­te a los efec­tos del ca­len­ta­mien­to glo­bal.

An­tes de en­trar en vi­gor la prohi­bi­ción, du­ran­te el mes de ma­yo, se reali­zó una intensa campaña, en la que se re­co­gie­ron to­das las bol­sas de plás­ti­co que es­ta­ban en ese mo­men­to en el mer­ca­do, en ca­sas, co­mer­cios o cual­quier edi­fi­cio pú­bli­co o pri­va­do. Al te­ner es­ta prohi­bi­ción fuer­za de ley, in­clu­so la po­li­cía pue­de de­nun­ciar si en­cuen­tra a una per­so­na con bol­sas, por lo que em­ba­ja­das y com­pa­ñías aé­reas se hi­cie­ron eco de la no­ti­cia avi­san­do a via­je­ros y turistas, e in­clu­so al­gu­nas com­pa­ñías te­le­fó­ni­cas tan­za­nas en­via­ron men­sa­jes de mó­vil a sus clien­tes in­for­mán­do­les de la si­tua­ción.

Sin em­bar­go, pa­sa­dos dos me­ses des­pués de la en­tra­da en vi­gor, se echa en fal­ta in­for­ma­ción dis­po­ni­ble so­bre es­ta nue­va nor­ma­ti­va pa­ra los con­su­mi­do­res. Se­gún el Ban­co Mun­dial, ca­si 1,3 mi­llo­nes de per­so­nas vi­si­tan Tan­za­nia al año, pe­ro en Dar Es Sa­laam, la ciu­dad más po­bla­da del país, sal­vo por un pe­que­ño avi­so in­for­ma­ti­vo en el tren que ha­ce el re­co­rri­do Tan­za­nia-Zam­bia, no se ven anun­cios o pu­bli­ci­dad in­for­man­do de es­te cambio ni en aeropuerto­s o pues­tos fron­te­ri­zos, ni en co­mer­cios o gran­des su­per­fi­cies.

La am­bi­cio­sa prohi­bi­ción se re­fie­re a las lla­ma­das ca­rrier bags (bol­sas fi­nas con asas), aun­que co­mo ex­cep­ción se per­mi­ten pa­ra ser­vi­cios mé­di­cos, pro­duc­tos in­dus­tria­les, en la cons­truc­ción, en el sec­tor agrí­co­la, pro­ce­sa­mien­to de ali­men­tos y en la ges­tión sa­ni­ta­ria o de re­si­duos. Un pa­seo por al­gu­nas de las prin­ci­pa­les ciu­da­des tan­za­nas mues­tra que las ca­rrier bags han des­apa­re­ci­do por com­ple­to. Pe­ro mu­chos con­su­mi­do­res, más in­tere­sa­dos en la uti­li­dad de es­tos en­vol­to­rios que en lo que pue­dan con­ta­mi­nar, han agu­di­za­do el in­ge­nio pa­ra en­con­trar al­ter­na­ti­vas y se pue­den con­se­guir otros ti­pos de bol­sas de plás­ti­co de di­fe­ren­tes co­lo­res y ta­ma­ños.

En las ca­lles, los ven­de­do­res am­bu­lan­tes si­guen ofre­cien­do así man­za­nas, pa­ta­tas fri­tas o ca­cahue­tes en pe­que­ñas bol­sas de plás­ti­co anu­da­das. Al com­prar en un mer­ca­do los ten­de­ros po­nen sus pro­duc­tos en sa­cos de tela u otras fi­bras, re­uti­li­zan bol­sas de otros pro­duc­tos, y a ve­ces en re­ci­pien­tes que trae el pro­pio clien­te.

Mu­chas tien­das ofre­cen aho­ra tam­bién sus pro­pios en­vol­to­rios, tan­to de ti­po bio­de­gra­da­ble co­mo ces­tas de ra­fia o si­sal, y en los mercados ca­da vez hay más pues­tos que se de­di­can úni­ca­men­te a la ven­ta de bol­sas de di­fe­ren­tes ta­ma­ños y ma­te­ria­les. “Al prin­ci­pio sí no­té que me com­pra­ban más, pe­ro aho­ra pa­re­ce que ya no tan­to”, di­ce una ca­je­ra del Shop­pers Pla­za, un cen­tro co­mer­cial.

La apli­ca­ción de la nor­ma ha sus­ci­ta­do mu­chas que­jas. Una de las más fre­cuen­tes es que no ha ha­bi­do com­pen­sa­ción pa­ra las em­pre­sas y ne­go­cios que usa­ban bol­sas de plás­ti­co y te­nían que des­ha­cer­se de ellas, ya que mu­chos es­pe­ra­ron has­ta el úl­ti­mo mo­men­to pa­ra ha­cer­lo. An­ge­la Da­mas, di­rec­to­ra de Pro­gra­mas de Fo­ru­mCC —una en­ti­dad sin áni­mo de lu­cro que ope­ra co­mo la red na­cio­nal de Or­ga­ni­za­cio­nes de la So­cie­dad Ci­vil so­bre cambio climático en Tan­za­nia— tie­ne cla­ro que hay mu­chos pun­tos a me­jo­rar en es­ta nor­ma­ti­va, pe­ro siem­pre

Tan­za­nia aprueba du­ras nor­mas pa­ra com­ba­tir la con­ta­mi­na­ción que in­clu­yen pe­nas de prisión

hay quien ha­ce ne­go­cio en cual­quier si­tua­ción.

“Pa­ra mu­chas per­so­nas, es­ta nor­ma ha su­pues­to una opor­tu­ni­dad, por­que han co­men­za­do a ven­der bol­sas al­ter­na­ti­vas. Es­pe­cial­men­te mu­je­res ha­cien­do ces­tos de pa­ja, re­uti­li­zan­do bol­sas de otros ma­te­ria­les o las tra­di­cio­na­les ces­tas de fi­bras ve­ge­ta­les usa­das en los mercados”, se­ña­la Da­mas.

/R.P.

Un ven­de­dor de bol­sas de plás­ti­co en el mer­ca­do de Ka­ria­koo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.