La vi­si­ta que ex­pu­so el te­rror de una dic­ta­du­ra

La Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos re­gre­sa a Ar­gen­ti­na en el 40º aniver­sa­rio de un via­je es­pe­ran­za­dor pa­ra las víc­ti­mas

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - MAR CENTENERA,

“Por fa­vor, ha­gan al­go”, su­pli­ca­ban ma­dres, pa­dres y otros fa­mi­lia­res de des­apa­re­ci­dos ar­gen­ti­nos en car­tas que en­via­ban a la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH) a fi­na­les de los años se­ten­ta. “A mi hi­jo se lo lle­va­ron, lla­mé a to­dos los juz­ga­dos y co­mi­sa­rías y na­die sa­be na­da”, con­ta­ban en al­gu­nos de los es­cri­tos que lle­ga­ban a Was­hing­ton. “Se lle­va­ron a mi her­mano”, “se lle­va­ron a mi pa­dre”, de­ta­lla­ban en otros. La CIDH ha­bía re­ci­bi­do más de mil de­nun­cias si­mi­la­res cuan­do en­vió una de­le­ga­ción a Bue­nos Ai­res en sep­tiem­bre de 1979 pa­ra in­ves­ti­gar. Hoy se cum­plen 40 años del ini­cio de esa vi­si­ta his­tó­ri­ca, que ex­pu­so an­te el mun­do el ho­rror que in­ten­ta­ba ocul­tar el ré­gi­men de Jor­ge Ra­fael Vi­de­la. En es­te aniver­sa­rio, la Co­mi­sión re­gre­sa al país.

Gus­ta­vo Be­llin­ge­ri te­nía 17 años cuan­do el 7 de sep­tiem­bre de 1979 subió con su ma­dre y su her­ma­na ma­yor a un tren en La Plata pa­ra ir a Bue­nos Ai­res a de­nun­ciar an­te los en­via­dos de la CIDH la des­apa­ri­ción de su pa­dre dos años an­tes. “Íba­mos con otros fa­mi­lia­res, mu­chas ma­dres, to­das con su car­pe­ta con la de­nun­cia pre­pa­ra­da. Te­nía­mos mu­cha es­pe­ran­za y re­cuer­do que ha­bía un cli­ma ajeno a no­so­tros por­que ese día se ju­ga­ba la fi­nal del Mun­dial ju­ve­nil de fút­bol don­de apa­re­ció co­mo re­ve­la­ción Die­go Ma­ra­do­na”, cuen­ta Be­llin­ge­ri.

Cuan­do lle­ga­ron a la ave­ni­da de Ma­yo, don­de te­nía sus ofi­ci­nas la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos, se en­con­tra­ron una fi­la in­ter­mi­na­ble. “Tu­ve sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos. Da­ba mu­cha fuer­za sa­ber que no es­tá­ba­mos so­los y ver to­da la dig­ni­dad de los que for­ma­ban fi­la pa­ra de­nun­ciar, pe­ro por otro la­do era des­ga­rra­dor, la pri­me­ra vez que que­da­ba cla­ra la mag­ni­tud de las vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos”, con­ti­núa.

Nin­gún fa­mi­liar de des­apa­re­ci­dos ha ol­vi­da­do esas ho­ras que pa­sa­ron jun­tos a la in­tem­pe­rie. “Es­tá­ba­mos con mu­cha an­sie­dad, mu­cho do­lor, pe­ro a la vez

Los in­ves­ti­ga­do­res re­co­rrie­ron cár­ce­les y se en­tre­vis­ta­ron con la Jun­ta Mi­li­tar

El or­ga­nis­mo pu­bli­có un con­tun­den­te in­for­me que cir­cu­ló clan­des­ti­na­men­te

con mu­cha es­pe­ran­za por­que era una emo­ción muy gran­de. ¡Por fin nos iban a es­cu­char!”, re­cuer­da Taty Al­mei­da, pre­si­den­ta de la aso­cia­ción Ma­dres de Pla­za de Ma­yo Lí­nea Fun­da­do­ra, crea­da pa­ra en­con­trar a los hi­jos des­apa­re­ci­dos.

Ese mis­mo día, la se­lec­ción ju­ve­nil ar­gen­ti­na se con­sa­gró cam­peo­na del Mun­dial. En­tre aren­gas a los ju­ga­do­res y gri­tos de ce­le­bra­ción, el lo­cu­tor Jo­sé Ma­ría Mu­ñoz de­nos­tó a las Ma­dres. Mien­tras en la ca­pi­tal una mul­ti­tud se acer­ca­ba al Obe­lis­co a fes­te­jar, des­de ca­mio­nes arro­ja­ron so­bre la fi­la vo­lan­tes en los que po­día leer­se “Los ar­gen­ti­nos so­mos de­re­chos y hu­ma­nos”. El mis­mo le­ma con el que la dic­ta­du­ra ha­bía em­pa­pe­la­do la ciu­dad. “Fue una ofen­sa a nues­tros hi­jos, pe­ro no caí­mos en pro­vo­ca­cio­nes. No pu­die­ron ta­par el sol con la mano”, ase­gu­ra Al­mei­da.

La de­le­ga­ción de la CIDH per­ma­ne­ció en Ar­gen­ti­na dos se­ma­nas. Los co­mi­sio­na­dos re­co­rrie­ron cen­tros clan­des­ti­nos de de­ten­ción y cár­ce­les en Bue­nos Ai­res, Cór­do­ba, Tu­cu­mán y San­ta Fe. Se en­tre­vis­ta­ron con la Jun­ta Mi­li­tar, con or­ga­nis­mos de de­re­chos hu­ma­nos e in­te­gran­tes de la so­cie­dad ci­vil. Re­ci­bie­ron 5.580 de­nun­cias de se­cues­tros y des­apa­ri­cio­nes. Un año des­pués de la vi­si­ta, la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos pu­bli­có un in­for­me con­tun­den­te. “Por ac­ción de las au­to­ri­da­des pú­bli­cas y sus agen­tes, en la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na se co­me­tie­ron du­ran­te el pe­rio­do a que se con­trae es­te in­for­me —1975 a 1979— nu­me­ro­sas y gra­ves vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos”, era el co­mien­zo del tex­to. Pe­se a su prohi­bi­ción in­me­dia­ta, des­ta­ca­dos ac­ti­vis­tas de de­re­chos hu­ma­nos, co­mo Emilio Mig­no­ne, lo­gra­ron in­tro­du­cir­lo en Ar­gen­ti­na y ha­cer co­pias que se dis­tri­bu­ye­ron de for­ma clan­des­ti­na por to­do el país.

Un im­pac­to enor­me

“Tu­vo un im­pac­to enor­me”, ase­gu­ra San­tia­go Can­tón, ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la CIDH y ac­tual mi­nis­tro de De­re­chos Hu­ma­nos en el Go­bierno de la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. “Era un or­ga­nis­mo gu­ber­na­men­tal, su­pues­ta­men­te con­ser­va­dor, que de­nun­cia­ba que acá ha­bía des­apa­re­ci­dos, tor­tu­ras y un plan sis­te­má­ti­co y lo ha­cía de una ma­ne­ra muy pro­fe­sio­nal y muy ri­gu­ro­sa. Fue el pri­mer in­for­me de esa na­tu­ra­le­za”, de­ta­lla.

Pa­ra Can­tón, en­tre los fac­to­res que ex­pli­can el éxi­to de la vi­si­ta es­tán en pri­mer lu­gar las víc­ti­mas: “Eran ma­dres que desafia­ron a una dic­ta­du­ra cri­mi­nal pa­rán­do­se en la fi­la pa­ra pre­sen­tar la de­nun­cia, con los mi­li­ta­res ahí desafián­do­las y el lo­cu­tor más co­no­ci­do de ra­dio ha­blan­do de ma­ne­ra ne­ga­ti­va de ellas”. Con­si­de­ra que in­flu­yó tam­bién la actitud y fir­me­za de los co­mi­sio­na­dos y el pos­te­rior es­fuer­zo de la so­cie­dad ci­vil por ha­cer cir­cu­lar el do­cu­men­to. “Con el in­for­me ya no ha­bía du­da de que la dic­ta­du­ra era gra­ví­si­ma. Ahí cam­bió to­do”. Fue el prin­ci­pio del fin de la dic­ta­du­ra.

/ TÉLAM

Jor­ge Ra­fael Vi­de­la (iz­quier­da), du­ran­te la vi­si­ta de la CIDH en Bue­nos Ai­res en 1979.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.