La vio­len­cia ame­na­za al 36% de los mu­ni­ci­pios en Co­lom­bia

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - FRAN­CES­CO MANETTO,

Ame­na­zas, coac­cio­nes y, en el peor de los es­ce­na­rios, ho­mi­ci­dios se­lec­ti­vos o ata­ques a re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos. La pre­cam­pa­ña de las elec­cio­nes lo­ca­les que se ce­le­bran en Co­lom­bia el 27 de oc­tu­bre ha dis­pa­ra­do la ten­sión so­bre to­do en los te­rri­to­rios ru­ra­les y, se­gún un in­for­me de la De­fen­so­ría del Pue­blo, 402 mu­ni­ci­pios, el 36% del to­tal, es­tán ex­pues­tos a ries­gos de dis­tin­ta ín­do­le. En ca­si 80 lo­ca­li­da­des, el pe­li­gro ge­ne­ra­do por los gru­pos ar­ma­dos es “ex­tre­mo”.

Días des­pués del ase­si­na­to de Ka­ri­na Gar­cía, can­di­da­ta del Par­ti­do Li­be­ral en un pue­blo del de­par­ta­men­to del Cau­ca que fue acri­bi­lla­da jun­to a su ma­dre y a otras cua­tro per­so­nas de su equi­po, el or­ga­nis­mo pú­bli­co dio a co­no­cer un es­tu­dio que aler­ta del cli­ma de in­de­fen­sión que acom­pa­ña la ce­le­bra­ción de es­tos co­mi­cios en las zo­nas gol­pea­das por ban­das ar­ma­das. Aun­que no exis­te “una or­den na­cio­nal de des­es­ta­bi­li­za­ción” co­mo ocu­rrió du­ran­te el con­flic­to ar­ma­do, “la pre­sen­cia de gru­pos ar­ma­dos ile­ga­les se cons­ti­tu­ye en una ame­na­za pa­ra ese ejer­ci­cio de­mo­crá­ti­co”, se­ña­la el de­fen­sor del Pue­blo, Car­los Al­fon­so Ne­gret, en re­fe­ren­cia al vo­to. “Las vio­la­cio­nes ma­si­vas a los de­re­chos hu­ma­nos y las in­frac­cio­nes al de­re­cho in­ter­na­cio­nal hu­ma­ni­ta­rio que se ma­te­ria­li­zan en los te­rri­to­rios son un

in­di­ca­dor de la po­si­bi­li­dad de ries­go de que los ciu­da­da­nos se vean res­trin­gi­dos en su po­si­bi­li­dad de ele­gir y ser ele­gi­dos”, agre­ga. En­tre enero y el 15 de agos­to, hu­bo 13 ho­mi­ci­dios, 10 ata­ques o aten­ta­dos con­tra can­di­da­tos o se­des po­lí­ti­cas y ca­si 200 ame­na­zas pro­ba­das a per­so­nas y or­ga­ni­za­cio­nes.

Ade­más de los ca­sos de vio­len­cia ex­plí­ci­ta con­tra los can­di­da­tos, la ins­ti­tu­ción se­ña­la te­mas de preo­cu­pa­ción co­mo las ga­ran­tías al de­re­cho de par­ti­ci­pa­ción; la si­tua­ción de los ex­com­ba­tien­tes de las FARC —al me­nos 149 asesinatos des­de el ini­cio de la des­mo­vi­li­za­ción—; y el “cre­cien­te am­bien­te de es­tig­ma­ti­za­ción sur­gi­do a par­tir del ple­bis­ci­to del 2 de oc­tu­bre de 2016”.

Los gru­pos res­pon­sa­bles de es­tas ame­na­zas son muy di­ver­sos, aun­que to­dos tie­nen in­te­rés en ha­cer­se con el con­trol de cul­ti­vos ilí­ci­tos y de los co­rre­do­res del trá­fi­co de dro­gas. Des­de el Ejér­ci­to de Li­be­ra­ción Na­cio­nal (ELN), or­ga­ni­za­ción in­sur­gen­te aún ac­ti­va en Co­lom­bia, va­rias cé­lu­las di­si­den­tes de las FARC, los pa­ra­mi­li­ta­res de las au­to­de­fen­sas gai­ta­nis­tas has­ta los cár­te­les de nar­co­tra­fi­can­tes.

Es­tas ban­das y ma­fias lo­ca­les se mo­vi­li­zan con ma­yor in­ten­si­dad an­tes de unas elec­cio­nes por­que pre­ten­den “in­ter­ve­nir y lo­grar pe­ne­trar a las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas me­dian­te es­tra­te­gias di­ver­sas”. Los más ex­pues­tos al pe­li­gro son los can­di­da­tos y miem­bros de los par­ti­dos po­lí­ti­cos, los ex­com­ba­tien­tes, los lí­de­res so­cia­les y de­fen­so­res de los de­re­chos hu­ma­nos, los re­pre­sen­tan­tes de co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas y gru­pos ét­ni­cos que par­ti­ci­pan en los co­mi­cios, y los fun­cio­na­rios, es­pe­cial­men­te los en­car­ga­dos de la vi­gi­lan­cia y con­trol del pro­ce­so elec­to­ral.

Em­ble­mas tu­rís­ti­cos

El mu­ni­ci­pio más afec­ta­do ha si­do, de mo­men­to, Arau­ca, ca­pi­tal del de­par­ta­men­to del mis­mo nom­bre, que se en­cuen­tra en una zo­na de ele­va­da con­flic­ti­vi­dad en la fron­te­ra con Ve­ne­zue­la. Sin em­bar­go, la De­fen­so­ría ha re­gis­tra­do con­duc­tas ile­ga­les tam­bién en gran­des ciu­da­des o cen­tros tu­rís­ti­cos em­ble­má­ti­cos co­mo Ca­li o Car­ta­ge­na y San­ta Marta, en la cos­ta del Ca­ri­be. En Bogotá, la ca­pi­tal, se han da­do cin­co ca­sos.

En el úl­ti­mo mes, se­gún de­nun­ció a prin­ci­pios de se­ma­na la Mi­sión de Ob­ser­va­ción Elec­to­ral (MOE), han si­do ase­si­na­dos cin­co can­di­da­tos. Ayer, el pre­si­den­te co­lom­biano, Iván Du­que, ase­gu­ró en una en­tre­vis­ta con una emi­so­ra lo­cal de Ba­rran­qui­lla que las au­to­ri­da­des per­se­gui­rán y lle­va­rán an­te la jus­ti­cia “a ese ban­di­do que ase­si­nó vil­men­te” a Ka­ri­na Gar­cía en el Cau­ca.

El res­pon­sa­ble, un di­si­den­te de las FARC apo­da­do Ma­yim­bú, es —se­gún el man­da­ta­rio— “una con­se­cuen­cia de ese con­tu­ber­nio con el nar­co­trá­fi­co y de los que no qui­sie­ron en­tre­gar ni las ar­mas ni la plata y si­guen aho­ra al ser­vi­cio de car­te­les in­ter­na­cio­na­les pa­ra el su­mi­nis­tro de co­caí­na”.

/ LUIS ROBAYO (AFP)

Con­cen­tra­ción en Suá­rez (Co­lom­bia) en me­mo­ria de Ka­ri­na Gar­cía, el pa­sa­do lu­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.