John­son de­rro­ta­do

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Bo­ris John­son ha com­pro­ba­do en car­ne pro­pia la ver­da­de­ra ta­lla del Par­la­men­to en ac­ti­vo más an­ti­guo del mun­do. Han bas­ta­do li­te­ral­men­te dos tar­des pa­ra que la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes ha­ya des­ba­ra­ta­do sus pla­nes pa­ra lle­var al Reino Uni­do a un Bre­xit sin acuer­do, es de­cir, a un abis­mo de con­se­cuen­cias im­pre­vi­si­bles tan­to pa­ra su país co­mo pa­ra la Unión Eu­ro­pea.

El pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, que lle­gó al 10 de Dow­ning Street gra­cias a la di­mi­sión de The­re­sa May, a una cri­sis de iden­ti­dad to­da­vía sin re­sol­ver en el Par­ti­do Con­ser­va­dor y a lo­mos de un incendiari­o dis­cur­so po­pu­lis­ta de una agre­si­vi­dad iné­di­ta con­tra el pro­yec­to eu­ro­peo, apos­tó su ju­ga­da a una es­can­da­lo­sa uti­li­za­ción del re­gla­men­to par­la­men­ta­rio con una sus­pen­sión del pe­rio­do de se­sio­nes que no te­nía otro ob­je­ti­vo que amor­da­zar a la se­de de la so­be­ra­nía na­cio­nal bri­tá­ni­ca. Tra­ta­ba de te­ner las ma­nos li­bres sin ren­dir cuen­tas an­te na­die en unas fe­chas cru­cia­les, an­tes de la fi­na­li­za­ción de la pró­rro­ga con­ce­di­da por Bru­se­las pa­ra al­can­zar un acuer­do y que ex­pi­ra el 31 de oc­tu­bre.

Pe­ro al igual que en esas si­tua­cio­nes don­de quien ya da por des­con­ta­da la vic­to­ria asis­te ató­ni­to a una re­cu­pe­ra­ción del ri­val, John­son ha asis­ti­do a una ver­da­de­ra re­su­rrec­ción de una ins­ti­tu­ción a la que ha de­mos­tra­do con­si­de­rar ape­nas un obs­tácu­lo sor­tea­ble con ape­nas re­tor­cer un po­co el es­pí­ri­tu de sus nor­mas de fun­cio­na­mien­to. De na­da le han ser­vi­do in­clu­so los in­sul­tos per­so­na­les que di­ri­gió a un im­per­té­rri­to lí­der de la opo­si­ción, Je­remy Corbyn, sen­ta­do a ape­nas po­cos me­tros fren­te a él. En po­cas ho­ras West­mins­ter, si­guien­do al pie de la le­tra los pro­ce­di­mien­tos, ha tum­ba­do su in­ten­ción de pro­ce­der al Bre­xit sin acuer­do y de con­vo­car elec­cio­nes in­me­dia­tas ape­nas 15 días an­tes de que ex­pi­re el pla­zo acor­da­do con la UE.

Se tra­ta de un ver­da­de­ro ba­ño de reali­dad en el que ade­más par­ti­ci­pa­ron con par­ti­cu­lar in­ten­si­dad al­gu­nos ve­te­ra­nos dipu­tados con­ser­va­do­res —en­tre to­dos ellos su­man na­da me­nos que 350 años de ser­vi­cio en la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes—, quie­nes han re­afir­ma­do una vez más la fa­ma del Par­la­men­to bri­tá­ni­co en lo re­fe­ren­te a la li­ber­tad de vo­to que ejer­cen quie­nes ocu­pan sus es­ca­ños. En su po­lí­ti­ca de tie­rra que­ma­da, John­son ya ha con­se­gui­do frac­tu­rar gra­ve­men­te a uno de los par­ti­dos de­mo­crá­ti­cos más an­ti­guos del mun­do. Una si­tua­ción cla­ra­men­te ex­pli­ca­da por el se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Uni­ver­si­da­des, Jo John­son, her­mano del pri­mer mi­nis­tro, quien ayer aban­do­nó el Go­bierno por la ges­tión so­bre el Bre­xit: “En las úl­ti­mas se­ma­nas he es­ta­do di­vi­di­do en­tre la leal­tad fa­mi­liar y el in­te­rés na­cio­nal”. En su ca­so, co­mo en el de los dipu­tados re­bel­des, ha ga­na­do el se­gun­do.

Lo vi­vi­do en West­mins­ter de­mues­tra que, con Bre­xit, o sin él, el par­la­men­ta­ris­mo es una ver­da­de­ra sal­va­guar­dia de los in­tere­ses de los ciu­da­da­nos y el me­jor di­que de con­ten­ción con­tra la ma­rea an­ti­sis­te­ma que se au­to­pro­cla­ma ca­paz de ha­blar “di­rec­ta­men­te al pue­blo” y uti­li­za el he­cho de­mo­crá­ti­co por ex­ce­len­cia —unas elec­cio­nes— ape­nas co­mo una he­rra­mien­ta pa­ra afian­zar su po­der.

Es ob­vio que la de­rro­ta de John­son no re­suel­ve ni mu­cho me­nos el gra­ví­si­mo pro­ble­ma que su­po­ne el Bre­xit y el có­mo se va a pro­du­cir. Pe­ro al me­nos tran­qui­li­za sa­ber que West­mins­ter ha po­di­do de­cir una úl­ti­ma pa­la­bra an­tes de ca­llar a la fuer­za. Y ha si­do al­ta y cla­ra.

El Par­la­men­to bri­tá­ni­co des­ba­ra­ta los pla­nes de un Bre­xit du­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.