In­de­pen­di­zar­se no siem­pre tie­ne mar­cha atrás

La jus­ti­cia nie­ga la pen­sión a un jo­ven que se eman­ci­pó a los 18 y a los 24 pi­dió a sus pa­dres una pa­ga pa­ra es­tu­diar

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - P. DEL ÁGUI­LA BAR­BE­RO,

In­de­pen­di­zar­se pue­de no te­ner mar­cha atrás, al me­nos, si los pa­dres se nie­gan a vol­ver a man­te­ner a quien to­ma esa de­ci­sión. Así se des­pren­de de una re­cien­te sen­ten­cia de la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Bar­ce­lo­na, que re­cha­za la pe­ti­ción de un jo­ven de 24 años que re­cla­ma­ba una pen­sión ali­men­ti­cia a sus pa­dres di­vor­cia­dos, con los que no man­te­nía nin­gu­na re­la­ción, seis años des­pués de aban­do­nar el ho­gar fa­mi­liar y de­ci­dir ir­se a vi­vir por su cuen­ta.

La re­so­lu­ción re­cuer­da al jo­ven que co­mo per­so­na adul­ta “de­be asu­mir las res­pon­sa­bi­li­da­des de sus de­ci­sio­nes” por­que, al su­pe­rar la ma­yo­ría de edad y eman­ci­par­se, ya no se en­cuen­tra ba­jo la pro­tec­ción in­con­di­cio­nal de sus pro­ge­ni­to­res que sí tie­nen los me­no­res. Así, los ma­gis­tra­dos in­ci­den en que su de­ci­sión de vol­ver a es­tu­diar su­po­ne la pues­ta en mar­cha de un “nue­vo pro­yec­to” que pre­ten­de rea­li­zar en lu­gar de pro­cu­rar­se el sus­ten­to, y que, por tan­to, so­lo se­rá po­si­ble “en tan­to pue­da pro­cu­rár­se­lo”. “Es él quien lle­va las rien­das de su vi­da y quien de­be va­lo­rar qué po­si­bi­li­da­des tie­ne de com­pa­ti­bi­li­zar el es­tu­dio con el tra­ba­jo ne­ce­sa­rio pa­ra su man­te­ni­mien­to”, ex­pli­can.

Tras la se­pa­ra­ción de sus pa­dres, sien­do él me­nor de edad, el hi­jo con­vi­vió con am­bos pro­ge­ni­to­res en sus res­pec­ti­vos do­mi­ci­lios. Al cum­plir 18 años, no es­tu­dia­ba a pe­sar de es­tar ma­tri­cu­la­do en un cur­so de for­ma­ción; tam­po­co tra­ba­ja­ba y el di­ne­ro que re­ci­bió de una be­ca pa­ra se­guir es­tu­dian­do se lo gas­tó en un ta­tua­je. Fi­nal­men­te, por las di­fe­ren­cias con su pa­dre, quien le exi­gía más de­di­ca­ción en los es­tu­dios o que se pu­sie­ra a tra­ba­jar, de­ci­dió tras­la­dar­se con sus abue­los pa­ter­nos.

En la sen­ten­cia de pri­me­ra ins­tan­cia, que tam­bién re­cha­zó que sus pro­ge­ni­to­res de­bie­ran pa­gar­le una ma­nu­ten­ción, se acre­di­tó que, po­cos días an­tes del jui­cio, se ha­bía ins­cri­to, por pri­me­ra vez, co­mo de­man­dan­te de em­pleo y que es­ta­ba ma­tri­cu­la­do en un ci­clo su­pe­rior de Ad­mi­nis­tra­ción y Fi­nan­zas por el que rea­li­za­ba prác­ti­cas en em­pre­sas.

En la vis­ta, el jo­ven ale­gó que sus pa­dres de­bían pro­cu­rar­le una pen­sión de ali­men­tos por ha­ber re­to­ma­do los es­tu­dios y, a su vez, por­que no co­rres­pon­de a sus abue­los cu­brir sus ne­ce­si­da­des. La re­so­lu­ción, sin em­bar­go, re­cha­za su pre­ten­sión al cons­ta­tar que “no ha ago­ta­do to­das las po­si­bi­li­da­des pa­ra ser res­pon­sa­ble de di­cha de­ci­sión de vi­da in­de­pen­dien­te”. Por tan­to, agre­ga, no se pue­de pre­ten­der que los pa­rien­tes, por más cer­ca­nos que sean, “sos­ten­gan las ilu­sio­nes o ex­pec­ta­ti­vas” de quien ya es adul­to.

La obli­ga­ción de pro­por­cio­nar ali­men­tos a los hi­jos que re­co­ge el ar­tícu­lo 237 del Có­di­go Ci­vil de Ca­ta­lu­ña so­lo al­can­za lo in­dis­pen­sa­ble pa­ra el man­te­ni­mien­to bá­si­co, vi­vien­da, ves­ti­men­ta y asis­ten­cia mé­di­ca. Se­gún los ma­gis­tra­dos, los pa­dres no es­tán obli­ga­dos a pro­por­cio­nar­lo si la pe­ti­ción tie­ne re­la­ción con el man­te­ni­mien­to de un de­ter­mi­na­do ni­vel de vi­da. Por el con­tra­rio, sí po­drá re­cla­mar­lo quien lo ne­ce­si­te si no se de­ri­va de una cau­sa que le sea impu­table. Es de­cir, si las con­se­cuen­cias de sus ac­cio­nes (por ejem­plo, no bus­car tra­ba­jo) re­per­cu­ten en los de­más.

El fa­llo ex­pli­ca que pue­de so­li­ci­tar­se una pen­sión pa­ra con­ti­nuar la for­ma­ción que, de for­ma inin­te­rrum­pi­da, un me­nor ha ido si­guien­do has­ta la ma­yo­ría de edad. Sin em­bar­go, cuan­do se cum­plen 18 años y se de­ci­de no se­guir es­tu­dian­do o se man­tie­ne una si­tua­ción de ac­ce­so a la for­ma­ción for­mal sin apro­ve­cha­mien­to real, se rom­pe ese con­ti­nuis­mo y su for­ma­ción ya no se con­si­de­ra bá­si­ca y no es exi­gi­ble.

Así, el tri­bu­nal des­es­ti­ma el re­cur­so del jo­ven. “No ha de­mos­tra­do que ha­ya tra­ta­do de ade­cuar su sis­te­ma de vi­da a sus po­si­bi­li­da­des y tam­po­co cons­ta que hu­bie­ra rea­li­za­do to­do lo po­si­ble pa­ra cu­brir sus pro­pias ne­ce­si­da­des co­mo per­so­na adul­ta”, con­clu­ye la re­so­lu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.