La re­ti­ra­da de un en­via­do par­cial en Orien­te Pró­xi­mo

La di­mi­sión de Green­blatt co­mo me­dia­dor de Es­ta­dos Uni­dos de­ja en el ai­re el ‘acuer­do del si­glo’ de Trump

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - JUAN CAR­LOS SANZ,

Es sa­bi­do que Es­ta­dos Uni­dos es el más fir­me alia­do de Is­rael, pe­ro ni los más an­ti­guos ob­ser­va­do­res en Orien­te Pró­xi­mo re­cuer­dan un me­dia­dor que mos­tra­ra una ac­ti­tud tan par­cial co­mo Ja­son Green­blatt. Se­ma­nas an­tes de que anun­cia­ra el jue­ves su re­nun­cia al pues­to de en­via­do de la Ca­sa Blan­ca, ha­bía sos­te­ni­do en la ra­dio pú­bli­ca es­ta­dou­ni­den­se que Is­rael era una “víc­ti­ma” en el con­flic­to re­gio­nal. Tam­bién pro­cla­mó que re­cha­za­ba el con­cep­to de “ocu­pa­ción” de Cis­jor­da­nia y Jerusalén Es­te pa­ra unos “te­rri­to­rios en dispu­ta” y ta­cha­ba de “pe­yo­ra­ti­va” la de­no­mi­na­ción “asen­ta­mien­tos” en las co­lo­nias ju­días.

Ge­ne­ral­men­te par­co en de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas, es lo­cuaz en las re­des so­cia­les. Abo­ga­do in­mo­bi­lia­rio neo­yor­quino, sin ex­pe­rien­cia di­plo­má­ti­ca al­gu­na a los 51 años, no va­ci­la­ba en arre­me­ter a tra­vés de Twit­ter con­tra el pri­mer mi­nis­tro pa­les­tino, Moha­med Stay­yeh. Des­pués de ha­ber tra­ba­ja­do dos dé­ca­das co­mo ase­sor le­gal de los ne­go­cios de Do­nald Trump, se in­cor­po­ró a la troi­ka de la Ca­sa Blan­ca que de­bía for­jar el “tra­ta­do de­fi­ni­ti­vo” de paz pa­ra Orien­te Pró­xi­mo. An­tes de al­can­zar el acuer­do del si­glo, era pre­ci­so re­su­ci­tar las ne­go­cia­cio­nes de paz en­tre is­rae­líes y pa­les­ti­nos, es­tan­ca­das des­de 2014.

En­ca­be­za­do por Ja­red Kush­ner, yerno y ase­sor prin­ci­pal del pre­si­den­te, el equi­po se com­ple­tó con el em­ba­ja­dor de EE UU en Is­rael, Da­vid Fried­man, otro abo­ga­do al ser­vi­cio del mag­na­te de Man­hat­tan. Los tres son ex­per­tos en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio y cer­ca­nos al pri­mer mi­nis­tro is­rae­lí, Ben­ja­mín Ne­tan­yahu. A Green­blatt, en ca­li­dad de “re­pre­sen­tan­te es­pe­cial en ne­go­cia­cio­nes in­ter­na­cio­na­les”, le co­rres­pon­día es­cri­bir el guion del acuer­do del si­glo.

Cuan­do lle­gó ha­ce dos años y me­dio a Tie­rra San­ta cau­só bue­na im­pre­sión, con un es­ti­lo ne­go­cia­dor abier­to a to­dos los sec­to­res. A su mar­cha, na­die le ha echa­do de me­nos. El plan de paz de Trump si­gue sien­do una in­cóg­ni­ta en su con­te­ni­do po­lí­ti­co sus­tan­cial. So­lo la ver­tien­te eco­nó­mi­ca fue des­ve­la­da en ju­nio en Ba­réin en au­sen­cia de is­rae­líes y pa­les­ti­nos: 50.000 mi­llo­nes de dó­la­res en do­na­cio­nes e in­ver­sio­nes re­ca­ba­das en la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal du­ran­te una dé­ca­da, a re­par­tir en­tre los te­rri­to­rios pa­les­ti­nos, Jor­da­nia y Egip­to.

“Su di­mi­sión so­lo arro­ja nue­vas du­das so­bre un plan de paz que es vis­to ca­da vez más co­mo una bro­ma”, ar­gu­men­ta el ana­lis­ta de Haa­retz Che­mi Sha­lev. Sin avan­zar ha­cia el re­co­no­ci­mien­to de un Es­ta­do de Pa­les­ti­na, ni en el es­ta­tus de Jerusalén o la cues­tión del re­torno de los re­fu­gia­dos pa­les­ti­nos —que Green­blatt no ha abor­da­do— el di­lu­vio de di­ne­ro di­fí­cil­men­te ha­rá bro­tar por si so­lo la paz en la re­gión.

Las elec­cio­nes ce­le­bra­das en Is­rael en abril pa­ra­li­za­ron la pre­sen­ta­ción del plan. La re­pe­ti­ción de los co­mi­cios den­tro de 10 días —tras el fra­ca­so de Ne­tan­yahu en la for­ma­ción de Go­bierno— ha lle­va­do a la Ca­sa Blan­ca a apla­zar­la de nue­vo pa­ra no per­ju­di­car las ex­pec­ta­ti­vas elec­to­ra­les del pri­mer mi­nis­tro en­tre los co­lo­nos.

Was­hing­ton ase­gu­ra que el plan se ha­rá pú­bli­co “en el mo­men­to apro­pia­do” des­pués de las le­gis­la­ti­vas. Pa­ra los res­pon­sa­bles pa­les­ti­nos, el re­co­no­ci­mien­to de Jerusalén co­mo ca­pi­tal de Is­rael y el tras­la­do de la Em­ba­ja­da de EE UU des­de Tel Aviv a la ciu­dad san­ta son prue­ba su­fi­cien­te de que la Ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te re­pu­bli­cano ha de­ja­do de ejer­cer una me­dia­ción fia­ble.

“Green­blatt ha agra­va­do una si­tua­ción que ya era crí­ti­ca e in­sos­te­ni­ble”, ale­ga en Twi­ter la ve­te­ra­na di­ri­gen­te pa­les­ti­na Ha­nan Ash­raui, quien se en­ca­ró a me­nu­do con el en­via­do de Trump pa­ra acha­car­le un ses­go no neu­tral.

“Ha agra­va­do una si­tua­ción que ya era crí­ti­ca”, ale­ga una di­ri­gen­te pa­les­ti­na

/ MAHMUD HAMS (AFP)

ABA­TI­DOS DOS ADO­LES­CEN­TES EN LA FRON­TE­RA DE GA­ZA. Dos ma­ni­fes­tan­tes pa­les­ti­nos, uno de 14 años y otro de 17, mu­rie­ron ayer por dis­pa­ros de las tro­pas is­rae­líes en las pro­tes­tas que des­de ha­ce 18 me­ses se pro­du­cen en la Fran­ja, en las que ya han per­di­do la vi­da 310 per­so­nas.

Ja­son Green­blatt.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.