El um­bral que da la vic­to­ria a las pro­tes­tas pa­cí­fi­cas

Los ca­sos de Hong Kong, Su­dán y Puer­to Ri­co evi­den­cian la efi­ca­cia de mo­vi­li­zar al me­nos a un 3,5% de la po­bla­ción

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - AN­TO­NIO PI­TA,

Hong Kong, Su­dán y Puer­to Ri­co no lo sa­ben, pe­ro tie­nen un por­cen­ta­je en co­mún, el 3,5%. Des­de reali­da­des geo­grá­fi­cas y so­cio­po­lí­ti­cas muy di­fe­ren­tes, los tres te­rri­to­rios han lo­gra­do en los úl­ti­mos me­ses vic­to­rias a tra­vés de cam­pa­ñas de re­sis­ten­cia ma­yo­ri­ta­ria­men­te no vio­len­tas: la re­ti­ra­da en Hong Kong del po­lé­mi­co pro­yec­to de ley de ex­tra­di­ción que dio ori­gen el pa­sa­do ju­nio a la ola de pro­tes­tas, el fin de tres dé­ca­das de dic­ta­du­ra de Omar Al Bas­hir en Su­dán (an­te­ayer se anun­ció el Go­bierno de tran­si­ción), y la di­mi­sión en Puer­to Ri­co del go­ber­na­dor Ri­car­do Ros­se­lló, a raíz de la fil­tra­ción de un ofen­si­vo chat.

El 3,5% es una es­pe­cie de ba­rre­ra del éxi­to, se­gún de­mos­tra­ron ya en 2011 las in­ves­ti­ga­do­ras Eri­ca Che­no­weth y Ma­ria J. Step­han en su li­bro Why Ci­vil Re­sis­tan­ce Works: The Stra­te­gic Lo­gic of Non­vio­lent Con­flict (Por qué fun­cio­na la re­sis­ten­cia ci­vil: la ló­gi­ca es­tra­té­gi­ca del con­flic­to no vio­len­to). Cuan­do al me­nos ese por­cen­ta­je de la po­bla­ción par­ti­ci­pa de for­ma ac­ti­va y sin usar las ar­mas en una gran cam­pa­ña po­lí­ti­ca co­mo un in­ten­to de cam­bio de ré­gi­men, es­ta triun­fa. Así fue en la de­no­mi­na­da El po­der de la gen­te, con­tra el dic­ta­dor fi­li­pino Fer­di­nand Mar­cos; en la Re­vo­lu­ción Can­ta­da que tra­jo la in­de­pen­den­cia a Es­to­nia, Le­to­nia y Li­tua­nia; o en el to­té­mi­co mo­vi­mien­to afro­ame­ri­cano por los de­re­chos ci­vi­les en EE UU. Tam­bién en­ton­ces las ma­ni­fes­ta­cio­nes ma­si­vas fue­ron la ex­pre­sión más pa­ten­te del ma­les­tar. Tam­bién en­ton­ces fue­ron cla­ve for­mas de ac­ción me­nos te­le­vi­sa­das co­mo huel­gas o ac­tos sim­bó­li­cos de desobe­dien­cia.

“No es so­lo una cues­tión de nú­me­ros. Tam­bién de es­tra­te­gia, de­ter­mi­nan­do có­mo atraer a la gen­te al mo­vi­mien­to —in­no­van­do tác­ti­ca­men­te más allá de las ma­ni­fes­ta­cio­nes— y los pun­tos de pre­sión, y man­te­nién­do­se re­si­lien­te fren­te a la re­pre­sión”, sub­ra­ya Step­han por te­lé­fono des­de Was­hing­ton, don­de di­ri­ge el Pro­gra­ma de ac­ción no vio­len­ta del Ins­ti­tu­to de la Paz de Es­ta­dos Uni­dos.

“No son so­lo los nú­me­ros, tam­bién la es­tra­te­gia”, sub­ra­ya una ex­per­ta

Los sím­bo­los son im­por­tan­tes, co­mo de­mos­tró el ejem­plo pio­ne­ro de Gandhi

En su in­ves­ti­ga­ción, Che­no­weth y Step­han re­vi­sa­ron 323 ex­pe­rien­cias vio­len­tas y no vio­len­tas, prin­ci­pal­men­te in­ten­tos de de­rro­car Go­bier­nos, en­tre 1900 y 2006. Lo hi­cie­ron asu­mien­do que la efi­ca­cia de las ar­mas aguan­ta­ría bien el fil­tro his­tó­ri­co y tra­tan­do de se­pa­rar el grano de la pa­ja de for­ma tan es­tric­ta que ex­clu­ye­ron in­clu­so un ejem­plo ca­nó­ni­co —la in­de­pen­den­cia de la In­dia— por con­si­de­rar que la de­bi­li­dad mi­li­tar de la me­tró­po­li, el Reino Uni­do, fue tam­bién de­ci­si­va. La con­clu­sión les sor­pren­dió: las cam­pa­ñas no vio­len­tas ha­bían si­do el do­ble de exi­to­sas que las vio­len­tas.

La sim­pli­ci­dad de la re­gla del 3,5% es so­lo apa­ren­te. “Cuan­do al­go es­ta­lla, la gen­te cree que de­trás úni­ca­men­te hay en­fa­do, pe­ro hay tam­bién co­rrien­tes que se han ido or­ga­ni­zan­do an­tes de for­ma me­nos vi­si­ble”, se­ña­la otro de los ex­per­tos en no vio­len­cia más im­por­tan­tes, Ja­mi­la Ra­qib.

Pe­ro, ¿qué ha­ce que unos mo­vi­mien­tos triun­fen y otros fra­ca­sen? ¿Por qué, en el mun­do ára­be, las mis­mas con­cen­tra­cio­nes ma­yo­ri­ta­ria­men­te pa­cí­fi­cas lo­gra­ron de­rri­bar a Ben Ali en Tú­nez, a Mu­ba­rak en Egip­to y a Bu­te­fli­ka en Ar­ge­lia, mien­tras que Si­ria se hun­dió en una gue­rra ci­vil? Más allá de fac­to­res co­mo el in­te­rés —o de­sin­te­rés— de las gran­des po­ten­cias o la efi­ca­cia de la re­pre­sión, Step­han ci­ta uno fun­da­men­tal: “El com­pro­mi­so es­tra­té­gi­co del li­de­raz­go con la dis­ci­pli­na de la no vio­len­cia”. Es de­cir, la apues­ta —du­ran­te un tiem­po que pue­de ser pro­lon­ga­do— por for­mas de pro­tes­ta que ge­ne­ren pre­sión (ma­ni­fes­ta­cio­nes, sen­ta­das, huel­gas, boi­cots, in­su­mi­sión fis­cal, etc.) sin da­ñar a otras per­so­nas.

La pro­tes­ta hong­kon­ge­sa es fun­da­men­tal­men­te pa­cí­fi­ca, pe­ro se ha vis­to re­cien­te­men­te en­su­cia­da por epi­so­dios vio­len­tos, lo que ge­ne­ra un di­le­ma mo­ral y es­tra­té­gi­co. “In­clu­so cuan­do es li­mi­ta­da y en au­to­de­fen­sa, la vio­len­cia es con­tra­pro­du­cen­te, por­que ale­ja a an­cia­nos, ni­ños, mu­je­res...”, apun­ta Ra­qib, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va en la Ins­ti­tu­ción Al­bert Eins­tein.

Fa­ri­da Na­bou­re­ma ha­bla des­de la ex­pe­rien­cia. Lu­cha des­de ha­ce años con­tra la dic­ta­du­ra de Fau­re Gnas­sing­bé en To­go. “La no vio­len­cia no es una elec­ción mo­ral ni fi­lo­só­fi­ca, sino es­tra­té­gi­ca. Si ar­mas a la gen­te, ¿có­mo ges­tio­nas el día des­pués? Aún si­go re­ci­bien­do in­vi­ta­cio­nes pa­ra mon­tar al­go vio­len­to con el ar­gu­men­to de que, sin pis­to­las, nun­ca de­rro­ca­re­mos a un ré­gi­men bru­tal, pe­ro la gen­te con­fun­de no vio­len­cia con to­le­ran­cia a la vio­len­cia o con de­bi­li­dad”, afir­ma por te­lé­fono des­de el país sin iden­ti­fi­car en el que vi­ve exi­lia­da.

Los ges­tos son im­por­tan­tes. Tam­bién la in­no­va­ción. En Hong Kong, el pa­sa­do ju­lio, los ac­ti­vis­tas sor­tea­ron la prohi­bi­ción de ma­ni­fes­tar­se con la ex­cu­sa de que se con­gre­ga­ban pa­ra ca­zar po­ké­mons o, iró­ni­ca­men­te, pa­ra llo­rar al Car­ni­ce­ro de Tia­nan­mén , el ex pri­mer mi­nis­tro chino Li Peng.

En 1930, Gandhi es­co­gió una cau­sa pe­que­ña —la sal— pa­ra su lu­cha más am­plia con­tra el co­lo­nia­lis­mo bri­tá­ni­co. Los in­dios te­nían prohi­bi­do pro­du­cir­la y pa­ga­ban un im­pues­to por ella. La pro­tes­ta cul­mi­nó en una mar­cha mul­ti­tu­di­na­ria de ca­si 400 ki­ló­me­tros y mi­llo­nes de in­dios vul­ne­ran­do abier­ta­men­te la nor­ma. El Reino Uni­do aca­bó re­ti­rán­do­la y fue uno de los úl­ti­mos cla­vos en el ataúd de su con­trol. Es, pro­ba­ble­men­te, el ca­so más pa­ra­dig­má­ti­co. “La gran con­tri­bu­ción de Gandhi ha si­do in­cor­po­rar la lu­cha no vio­len­ta a la me­mo­ria cul­tu­ral co­lec­ti­va de la hu­ma­ni­dad”, ex­pli­ca Ru­bén Cam­pos, ana­lis­ta del Real Ins­ti­tu­to El­cano ex­per­to en In­dia y la fi­gu­ra de Gandhi.

/ PHILIP FONG (AFP)

Ma­ni­fes­ta­ción an­te una es­ta­ción de tren en Hong Kong, ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.