El ejem­plo de Ney­mar

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

En un mun­do co­mo el del fút­bol, don­de to­do ca­be es­pe­rar, a na­die le ha­brá sor­pren­di­do el cu­le­brón pe­rio­dís­ti­co que es­te ve­rano ha pro­ta­go­ni­za­do la in­for­ma­ción de­por­ti­va, in­clu­so la ge­ne­ra­lis­ta, a fal­ta de otras no­ti­cias más sus­tan­cio­sas. Re­ti­ra­dos los po­lí­ti­cos a sus lu­ga­res de va­ca­cio­nes du­ran­te unas se­ma­nas y con el cin­cuen­te­na­rio de la lle­ga­da del hom­bre a la Lu­na amor­ti­za­do ya en los pri­me­ros días de agos­to, ha si­do el des­tino del fut­bo­lis­ta Ney­mar el que ha aca­pa­ra­do la in­for­ma­ción en Es­pa­ña (y en me­dio mun­do, me te­mo) an­te la in­cer­ti­dum­bre de cuál se­ría el equi­po en el que ju­ga­ría es­ta tem­po­ra­da. Pa­re­ce ser que la es­tre­lla del PSG fran­cés ya no es fe­liz en el club que le pa­ga 30 mi­llo­nes de eu­ros ne­tos al año (82.000 al día) y que­ría re­gre­sar al Bar­ce­lo­na, el equi­po del que se fue pro­ta­go­ni­zan­do una de las más so­no­ras es­pan­ta­das y el ma­yor tras­pa­so de la his­to­ria del ba­lom­pié: 222 mi­llo­nes de eu­ros, el pre­su­pues­to de al­gu­nos paí­ses afri­ca­nos.

Has­ta aquí to­do nor­mal. En un am­bien­te en el que to­do se jus­ti­fi­ca en vir­tud de los co­lo­res fut­bo­lís­ti­cos y en el que has­ta se re­co­gen fir­mas, de acuer­do con es­tos, pa­ra que se le per­do­ne la deu­da a la es­tre­lla del equi­po que ha de­frau­da­do a Ha­cien­da, es de­cir, a los afi­cio­na­dos mis­mos, o la con­de­na por agre­dir a la no­via, a na­die le po­drá ex­tra­ñar que Ney­mar pro­pu­sie­ra vol­ver al equi­po que aban­do­nó ha­ce dos años sin avi­sar­le ca­si si­quie­ra, in­clu­so que co­que­tee con su ri­val di­rec­to pa­ra ur­gir­le a una de­ci­sión. Si en el mer­ca­do nor­mal las re­glas mo­ra­les bri­llan por su inexis­ten­cia a me­nu­do, qué es­pe­rar del de un sec­tor que mue­ve tan­tos in­tere­ses co­mo el trá­fi­co de ar­mas o el de dro­gas.

Así que Ney­mar y sus re­pre­sen­tan­tes no han he­cho sino apro­ve­char­se de una si­tua­ción que de­mues­tra el gra­do de in­vo­lu­ción de una so­cie­dad —la fut­bo­lís­ti­ca, pe­ro tam­bién la co­mún, en la que se im­bri­ca— que an­te­po­ne los re­sul­ta­dos y el es­pec­tácu­lo a la vir­tud, cu­ya so­la ape­la­ción le pro­du­ce ron­chas. Lo que sor­pren­de es que clu­bes co­mo el Bar­ce­lo­na, al que Ney­mar desai­ró y hu­mi­lló ha­ce dos tem­po­ra­das tan so­lo aban­do­nán­do­lo de un día pa­ra otro en vís­pe­ras del co­mien­zo de la Li­ga, con lo que eso sig­ni­fi­ca pa­ra un equi­po de fút­bol, ha­ya in­ten­ta­do vol­ver a fi­char­lo ofre­cién­do­le el oro y el mo­ro al club que se lo arre­ba­tó, o que el Real Ma­drid, su ri­val di­rec­to, aun sa­bien­do de la fal­ta de pa­la­bra y com­pro­mi­so de la es­tre­lla bra­si­le­ña, ha­ya in­ten­ta­do tam­bién ha­cer­se con sus ser­vi­cios apro­ve­chan­do la con­fu­sión. ¿Tan po­ca dig­ni­dad que­da en el fút­bol, re­fle­jo de una so­cie­dad en quie­bra?

En­tre las ofer­tas que el Fút­bol Club Bar­ce­lo­na le hi­zo al PSG fran­cés, el equi­po en el que Ney­mar se­gui­rá ju­gan­do, o ha­cien­do que jue­ga, con­tra su vo­lun­tad al no fruc­ti­fi­car fi­nal­men­te su pro­pó­si­to de aban­do­nar el club pa­ri­sien­se (a sa­ber por qué ra­zo­nes), hu­bo una que in­cluía a ju­ga­do­res cu­yo com­por­ta­mien­to ha si­do in­ta­cha­ble du­ran­te to­da su tra­yec­to­ria, ca­so del croa­ta Ra­ki­tic. Se ejem­pli­fi­ca así la ver­da­de­ra mo­ral del fút­bol, esa que pre­mia a los ca­pri­cho­sos y a los egó­la­tras con tal de que ven­dan por­ta­das de pren­sa y cas­ti­ga a los pro­fe­sio­na­les, in­clu­so cuan­do es­tos tam­bién me­ten go­les. En la so­cie­dad es­pec­ta­cu­lar que des­cri­bió Guy De­bord (se que­dó cor­to a te­nor de lo que le su­ce­de­ría), la pro­fe­sio­na­li­dad y la se­rie­dad no son vir­tu­des sino de­fec­tos, ma­los ejem­plos pa­ra unos jó­ve­nes que a lo que as­pi­ran es a emu­lar a los triun­fa­do­res y no a sus pa­dres, per­de­do­res irre­duc­ti­bles en una so­cie­dad sin es­crú­pu­los.

Pa­re­ce que la es­tre­lla del PSG ya no es fe­liz y que­ría re­gre­sar al Ba­rça

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.