Rid­ley Scott per­pe­tró “un fil­me que es una ca­ri­ca­tu­ra”

El País (País Vasco) - - CULTURA -

De su tra­ba­jo co­mo ase­sor de El reino de los cie­los (2005), As­brid­ge di­ce: “Fue una ex­pe­rien­cia muy pe­no­sa, no tu­vie­ron en cuen­ta mis cri­te­rios, y el re­sul­ta­do fue un fil­me que ca­ri­ca­tu­ri­za la Edad Me­dia”. Le lla­ma­ron pa­ra que pro­mo­cio­na­ra el fil­me y se ne­gó. “Así que me te­le­fo­neó el pro­pio Rid­ley Scott. Me di­jo que lo que él que­ría era ex­plo­rar la his­to­ria y que no ha­cía fal­ta ser rea­lis­tas”. ¿Qué le pa­re­ce lo peor? ¿Rei­nal­do de Châ­ti­llon? “No pue­des mos­trar­lo co­mo un vi­llano des­ce­re­bra­do, ese es uno de los ma­yo­res erro­res de la pe­lí­cu­la”. ¿Es su li­bro de las cru­za­das una re­van­cha? “No, no”, ríe el his­to­ria­dor. “Re­co­noz­co que ha­cer una pe­lí­cu­la es tre­men­da­men­te di­fí­cil y no se pue­de ser ab­so­lu­ta­men­te es­tric­tos, pe­ro...”. “Ob­via­men­te las cru­za­das no fue­ron un ejer­ci­cio pa­cí­fi­co, pe­ro en ge­ne­ral se res­pe­ta­ron las con­ven­cio­nes bé­li­cas de la épo­ca. Si hu­bo al­go es­pe­cial fue la prác­ti­ca de la de­ca­pi­ta­ción post mor­tem, que no era ha­bi­tual en las gue­rras en Oc­ci­den­te”. Sin em­bar­go, ma­ti­za que no de­be ver­se la épo­ca de las cru­za­das co­mo un tiem­po de “gue­rra to­tal”, con in­ce­san­tes ba­ta­llas y cam­pa­ñas, y re­cuer­da que hu­bo una reali­dad prag­má­ti­ca y po­lí­ti­ca y unos in­tere­ses co­mer­cia­les que hi­cie­ron que se crea­ra un en­torno fron­te­ri­zo en el que los eu­ro­peos in­ter­ac­tua­ron con la cul­tu­ra orien­tal y la asi­mi­la­ron.

Ho­mo­se­xua­li­dad re­gia

De Ri­car­do Co­ra­zón de León, se­ña­la que pre­sen­ta ras­gos ex­tre­mos de ca­rác­ter: po­día ser bru­tal aun­que tam­bién mag­ná­ni­mo y ge­ne­ro­so. Fue un buen co­man­dan­te mi­li­tar, pe­ro a la vez (co­mo Sa­la­dino) un muy há­bil ne­go­cia­dor. Co­ra­zón, sí, pe­ro tam­bién ca­be­za. Muy va­lien­te. En su pa­pel de rey sol­da­do, lan­zán­do­se im­pe­tuo­sa­men­te a la ca­be­za de sus tro­pas, ¿no re­cuer­da a Ale­jan­dro Magno? “No te­nía su ge­nio mi­li­tar, apren­día so­bre la mar­cha, al­gu­nas de sus vic­to­rias, co­mo la de Ar­suf no fue pla­nea­da sino un ac­ci­den­te, al arran­car­se im­pe­tuo­sa­men­te par­te de su ejér­ci­to. No, no era un Ale­jan­dro, ni un Aqui­les. No es uno de los más há­bi­les y ca­ris­má­ti­cos co­man­dan­tes de la his­to­ria”.

El au­tor du­da de que Ri­car­do fue­ra ho­mo­se­xual, pe­se a que ha es­ta­do de mo­da con­ver­tir a Co­ra­zón de León en icono gay: “Yo no lo veo en las fuen­tes de la épo­ca. No po­de­mos sa­ber­lo a cien­cia cier­ta, pe­ro era mu­je­rie­go, tu­vo un hi­jo ile­gí­ti­mo y lo de que com­par­tían le­cho él y el rey de Fran­cia, Fe­li­pe Au­gus­to, no tie­ne el mis­mo sig­ni­fi­ca­do que pa­ra no­so­tros. Era una con­ven­ción pa­ra vi­sua­li­zar una alian­za po­lí­ti­ca y no sig­ni­fi­ca ne­ce­sa­ria­men­te un en­cuen­tro se­xual. No po­de­mos in­ter­pre­tar lo que se ha­cía ha­ce 800 años con nues­tro cri­te­rio de hoy”.

Pa­ra el pro­ce­so, ha de­di­ca­do seis años a es­cri­bir su li­bro cui­dan­do es­pe­cial­men­te el no caer pri­sio­ne­ro de un en­fo­que úni­co y re­pe­tir es­te­reo­ti­pos. “Es muy di­fí­cil dis­tan­ciar­se en las cru­za­das de to­do lo que da­mos por sa­bi­do, pe­ro las fuen­tes dis­tin­tas in­clu­so dan vencedores di­fe­ren­tes en al­gu­nas ba­ta­llas. Es fun­da­men­tal com­bi­nar pers­pec­ti­vas”.

As­brid­ge ad­vier­te que es un error (y “ma­lin­ter­pre­tar y ma­ni­pu­lar la his­to­ria”) bus­car una con­ti­nui­dad de en­fren­ta­mien­to del mun­do oc­ci­den­tal y el mu­sul­mán des­de las cru­za­das. “La re­so­nan­cia es ar­ti­fi­cial, no exis­te nin­gún la­zo inin­te­rrum­pi­do de odio y discordia que una la pug­na me­die­val por el con­trol de Tie­rra San­ta con las con­tien­das con­tem­po­rá­neas del Pró­xi­mo y Me­dio Orien­te”.

El bri­tá­ni­co opi­na que el fra­ca­so úl­ti­mo de las cru­za­das y la pér­di­da de Tie­rra San­ta tu­vie­ron que ver con la im­po­si­bi­li­dad de en­cau­zar el ím­pe­tu irra­cio­nal que ins­pi­ra­ba a los cru­za­dos. Ese an­he­lo pa­sio­nal y pia­do­so, y los in­tere­ses per­so­na­les de los di­fe­ren­tes je­fes, im­pe­día con­du­cir­las de una ma­ne­ra ló­gi­ca y cohe­ren­te, afir­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.