Una voz sin mie­do en la era del Me Too

El País (País Vasco) - - GENTE -

Si­mo­ne Bi­les no so­lo pa­de­ció una in­fan­cia di­fi­cil. En enero de 2018 com­par­tió por Twit­ter que ella fue una de las víc­ti­mas de Larry Nas­sar, el ex­mé­di­co del equi­po olím­pi­co de gim­na­sia de Es­ta­dos Uni­dos, con­de­na­do a 60 años de cár­cel por po­se­sión de por­no­gra­fía in­fan­til y cul­pa­ble de abu­sar se­xual­men­te de más de 140 mu­je­res. "La ma­yo­ría me co­no­ceis co­mo una chi­ca fe­liz, ri­sue­ña y enér­gi­ca. Pe­ro úl­ti­ma­men­te me he sen­ti­do ro­ta y cuan­to más tra­to de apa­gar esa voz en mi ca­be­za, más al­to me gri­ta. Y ano ten­go mie­do de con­tar mi his­to­ria. Yo tam­bién soy una de las su­per­vi­vien­tes que su­frió abu­sos se­xua­les por par­te de Larry Nas­sar”, es­cri­bió la gim­nas­ta.

Bi­les afir­mó que Nas­sar se apro­ve­chó de su con­fian­za: “Es un com­por­ta­mien­to com­ple­ta­men­te inacep­ta­ble, as­que­ro­so, y abu­si­vo; es­pe­cial­men­te por­que vino de al­guien en quien me di­je­ron que con­fia­ra", es­cri­bió en su de­cla­ra­ción. La gim­nas­ta fue más allá en una en­tre­vis­ta que reali­zó re­cien­te­men­te y cul­pó a la Fe­de­ra­ción de Gim­na­sia: "Li­te­ral­men­te te­nían un tra­ba­jo que ha­cer y no pu­die­ron pro­te­ger­nos".

su her­mano ma­yor. Días más tar­de fue ca­paz de ex­pre­sar sus sen­ti­mien­tos: “Me due­le el co­ra­zón por to­dos los que es­tán in­vo­lu­cra­dos, es­pe­cial­men­te por las víc­ti­mas y sus fa­mi­lia­res. No hay na­da que pue­da de­cir pa­ra sa­nar el do­lor, pe­ro quie­ro ex­pre­sar mis más sin­ce­ras con­do­len­cias a to­dos los afec­ta­dos por es­ta te­rri­ble tra­ge­dia”. No hay pa­sión, no hay ener­gía. To­do es me­cá­ni­co, frío”, re­fle­xio­na. “Ha cam­bia­do com­ple­ta­men­te: ya los ac­to­res ni se mi­ran a los ojos. No hay reali­dad. Es men­ti­ra, fin­gi­do”, con­ti­núa. Nacho Vidal cree que el gre­mio en el que ha es­ta­do in­mer­so es un re­fle­jo de la so­cie­dad y quie­re que la gen­te “des­pier­te”. “Tie­nes que te­ner la ca­be­za muy amue­bla­da pa­ra no sui­ci­dar­te, por­que hay un aco­so muy heavy”, sin­te­ti­za.

Pa­ra él, la te­ra­pia se la ha pro­por­cio­na­do una pla­ta­for­ma de In­ter­net y no un di­ván: “No hay na­da me­jor que ra­jar fren­te a una cá­ma­ra”. De es­te pro­ce­so ha sa­li­do re­for­za­do y cam­bia­do: “Con la me­di­ca­ción que to­mo, ten­go la li­bi­do de un se­ñor de 105 años, pe­ro no hay ma­ña­na que no agra­dez­ca la en­fer­me­dad, por­que me he da­do cuen­ta de que lo úni­co im­por­tan­te es la sa­lud”, apun­ta, enu­me­ran­do las ac­ti­vi­da­des en las que es­tá in­mer­so: una se­rie de Net­flix, un do­cu­men­tal o va­rias web pa­ra vo­yeurs. “Ha lle­ga­do el mo­men­to de que de­je de ha­cer el tra­ba­jo su­cio pa­ra que los de­más se ga­nen la vi­da”, con­clu­ye co­mo fra­se fi­nal pa­ra apa­ci­guar la tor­men­ta de los úl­ti­mos me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.