Cam­bio con­tra la re­ce­sión

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - GUNTRAM B. WOLFF Guntram B. Wolff Fun­da­ción Brue­gel. Tra­duc­ción de Ma­ría Lui­sa Ro­drí­guez Ta­pia. es di­rec­tor de la

Es ho­ra de pa­sar de una po­lí­ti­ca fis­cal reac­ti­va a una proac­ti­va y fi­nan­ciar in­ver­sio­nes ver­des con cos­te ce­ro

Re­ce­sión! Es­ta es la nue­va in­quie­tud en Eu­ro­pa y EE UU. Un cua­dro de Goo­gle Trends mues­tra que, en Ale­ma­nia, Fran­cia y EE UU, las bús­que­das de ese tér­mino se han dis­pa­ra­do en las úl­ti­mas se­ma­nas. En Ita­lia, el pi­co se ha­bía al­can­za­do a fi­na­les de enero. Es di­fí­cil sa­ber si se es­tá pro­du­cien­do una re­ce­sión, pe­ro es in­du­da­ble que exis­ten ries­gos sig­ni­fi­ca­ti­vos, co­mo la gue­rra co­mer­cial y el Bre­xit sin acuer­do.

Pa­ra los mi­nis­tros de Fi­nan­zas eu­ro­peos, la si­tua­ción cons­ti­tu­ye un nue­vo desafío. En el ca­so de re­ce­sio­nes an­te­rio­res, sa­bían que el Ban­co Cen­tral se­ría la pri­me­ra lí­nea de de­fen­sa. Aho­ra, con los ti­pos de in­te­rés en ce­ro, el BCE tie­ne es­ca­so mar­gen pa­ra re­cor­tar. Aun así, qui­zá lle­ve el ti­po so­bre los ex­ce­den­tes de re­ser­vas a va­lo­res ne­ga­ti­vos y vuel­va a po­ner en mar­cha al­gún pro­gra­ma de ad­qui­si­ción de ac­ti­vos.

To­das es­tas me­di­das del BCE pue­den te­ner cier­ta uti­li­dad, pe­ro la reali­dad es que la ca­pa­ci­dad de los ban­cos cen­tra­les pa­ra con­tro­lar la in­fla­ción y ad­mi­nis­trar el ci­clo eco­nó­mi­co es muy li­mi­ta­da. El an­ti­guo vi­ce­pre­si­den­te del BCE, Vi­tor Cons­tan­cio, re­co­no­ció ha­ce po­co que es “un mi­to teó­ri­co que la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, en cual­quier cir­cuns­tan­cia, pue­da con­tro­lar por sí so­la la in­fla­ción”. En la mis­ma ve­na, el ex­se­cre­ta­rio del Te­so­ro es­ta­dou­ni­den­se y ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía en Har­vard Larry Sum­mers afir­ma que las po­lí­ti­cas es­truc­tu­ra­les y fis­ca­les son hoy las he­rra­mien­tas po­lí­ti­cas más im­por­tan­tes.

Eso quie­re de­cir que en es­te mo­men­to les to­ca ac­tuar a los mi­nis­tros eu­ro­peos de Fi­nan­zas. Aho­ra bien, lo pri­me­ro que de­ben ha­cer es cam­biar por com­ple­to de men­ta­li­dad. No bas­tan los es­ta­bi­li­za­do­res au­to­má­ti­cos, co­mo aca­ba de su­ge­rir el pre­si­den­te del Bun­des­bank, Jens Weid­mann. El pro­ble­ma de los es­ta­bi­li­za­do­res au­to­má­ti­cos es que se ac­ti­van tar­de, cuan­do los tra­ba­ja­do­res ya

han per­di­do sus em­pleos. El es­ta­bi­li­za­dor sua­vi­za la caí­da. Por sí so­lo, es in­su­fi­cien­te pa­ra evi­tar una re­ce­sión.

Es ho­ra de que los mi­nis­tros de Fi­nan­zas pa­sen de reac­cio­nar a to­mar me­di­das proac­ti­vas de ga­ran­tía con­tra las re­ce­sio­nes. De­ben pre­pa­rar pla­nes de gas­to y re­cor­tes fis­ca­les con­cre­tos que se pue­dan ac­ti­var rá­pi­da­men­te si la ame­na­za se ha­ce reali­dad. En el pre­su­pues­to pa­ra 2020 de­be­rían in­cluir­se ya unos pla­nes de gas­tos con­tin­gen­tes. Da­dos los pe­li­gros y los ti­pos de in­te­rés reales ne­ga­ti­vos, ha­bría que to­mar ya cier­tas me­di­das pa­ra mi­ti­gar la fal­ta cró­ni­ca de in­ver­sio­nes. Las es­ti­ma­cio­nes re­cien­tes so­bre los ba­jos ren­di­mien­tos de equi­li­brio in­di­can que Eu­ro­pa tie­ne un pun­to dé­bil en la in­ver­sión y el ex­ce­den­te

Los ciu­da­da­nos y las em­pre­sas ne­ce­si­tan al­ter­na­ti­vas creí­bles a sus for­mas de vi­vir y ha­cer ne­go­cios. Se ne­ce­si­tan in­ver­sio­nes pú­bli­cas

de aho­rro. Por con­si­guien­te, la po­lí­ti­ca fis­cal de­be­ría cen­trar­se en las ca­ren­cias de in­ver­sión que vie­nen de atrás. Em­pe­zan­do por dos me­di­das con­cre­tas: en pri­mer lu­gar, Ale­ma­nia de­be­ría per­mi­tir una reserva pa­ra amor­ti­za­ción to­tal de las in­ver­sio­nes em­pre­sa­ria­les du­ran­te un pe­rio­do, por ejem­plo, de cin­co años. Es­to no so­lo se­ría un in­cen­ti­vo in­me­dia­to pa­ra nue­vas in­ver­sio­nes cor­po­ra­ti­vas sino que ade­más abor­da­ría la ba­ja ta­sa de in­ver­sión em­pre­sa­rial, que es una de­bi­li­dad his­tó­ri­ca de la eco­no­mía ale­ma­na. Es­ta me­di­da no se­ría nin­gún re­ga­lo pa­ra las em­pre­sas, sino un in­cen­ti­vo pa­ra in­ver­tir con un pla­zo lí­mi­te. Y una ma­yor reserva de ca­pi­tal per­mi­ti­ría tam­bién su­bir los sa­la­rios.

En se­gun­do lu­gar, es ne­ce­sa­rio un gran plan de in­ver­sio­nes pú­bli­cas pa­ra ha­cer más ver­de la eco­no­mía eu­ro­pea, si que­re­mos al­can­zar el ob­je­ti­vo de neu­tra­li­dad cli­má­ti­ca. Pa­ra fi­nan­ciar una eco­no­mía eu­ro­pea sos­te­ni­ble se­rían ne­ce­sa­rias in­ver­sio­nes muy im­por­tan­tes, de ahí el nom­bre de “nue­vo pac­to ver­de”. No pue­de ser acep­ta­ble que lo ba­se­mos to­do en su­bir los pre­cios del car­bono. Los ciu­da­da­nos y las em­pre­sas ne­ce­si­tan al­ter­na­ti­vas creí­bles a sus for­mas de vi­vir y ha­cer ne­go­cios. Y so­lo unas in­ver­sio­nes de gran vo­lu­men y con apo­yo pú­bli­co pue­den lle­nar ese hue­co. El nue­vo pac­to tam­bién da­ría im­pul­so a Eu­ro­pa y po­dría fi­nan­ciar­se con un cos­te nu­lo o in­clu­so ne­ga­ti­vo en un mun­do con in­te­rés ce­ro.

La cues­tión es có­mo fi­nan­ciar esas in­ver­sio­nes. Los pre­su­pues­tos na­cio­na­les, por sí so­los, se­rán pro­ba­ble­men­te in­su­fi­cien­tes. Ade­más de que al­gu­nos de ellos su­fren gran­des res­tric­cio­nes, los paí­ses tam­bién ten­de­rán a con­fiar en sus so­cios eu­ro­peos pa­ra lle­var a ca­bo gran par­te del de­sa­rro­llo de las in­fra­es­truc­tu­ras. El cam­bio cli­má­ti­co me­re­ce una so­lu­ción eu­ro­pea con fi­nan­cia­ción eu­ro­pea. El Ban­co Eu­ro­peo de In­ver­sio­nes se­ría la ins­ti­tu­ción ade­cua­da pa­ra ha­cer una gran emi­sión de bo­nos so­be­ra­nos que fi­nan­cie las in­ver­sio­nes.

En Eu­ro­pa y Ale­ma­nia —por ejem­plo, las ca­jas de aho­rros ale­ma­nas— se que­jan de los ba­jos ti­pos de in­te­rés. Pe­ro esos ti­pos son ba­jos por­que se in­vier­te muy po­co y se aho­rra mu­cho. El BCE no pue­de re­sol­ver a so­las es­te pro­ble­ma. Los mi­nis­tros de Fi­nan­zas, sí. Es ho­ra de pa­sar de una po­lí­ti­ca fis­cal reac­ti­va a una po­lí­ti­ca fis­cal proac­ti­va. Es ho­ra de ofre­cer ga­ran­tías fis­ca­les con­tra las re­ce­sio­nes y fi­nan­ciar in­ver­sio­nes ver­des con cos­te ce­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.