La he­ren­cia de Gil aún as­fi­xia a Mar­be­lla

La lo­ca­li­dad an­da­lu­za se de­ba­te en­tre el amor y el odio por el que fue su al­cal­de, que de­jó deudas mu­ni­ci­pa­les mi­llo­na­rias, es­ca­sez de in­fra­es­truc­tu­ras y mi­les de vi­vien­das ile­ga­les

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - NA­CHO SÁN­CHEZ,

“¿Quién es perfecto?”, cues­tio­na Noe­lia Du­rán, ga­di­ta­na que lle­gó de va­ca­cio­nes a Mar­be­lla en 1989 y se que­dó a vi­vir. La pre­gun­ta sin­te­ti­za su opinión so­bre Je­sús Gil, al que vo­tó pa­ra que ejer­cie­ra de al­cal­de en­tre 1991 y 2002. “Ro­bó, pe­ro hi­zo mu­cho por la ciu­dad”, aña­de es­ta tra­ba­ja­do­ra del chi­rin­gui­to La Dol­ce Vi­ta. La fra­se se re­pi­te co­mo un man­tra en­tre bue­na par­te de quie­nes ha­bi­tan es­te rin­cón de la Cos­ta del Sol. La me­mo­ria co­lec­ti­va lo­cal ha pre­fe­ri­do que­dar­se con lo po­si­ti­vo del gi­lis­mo ,a pe­sar de que lo ne­ga­ti­vo aún as­fi­xia a una ciu­dad con fal­ta de in­fra­es­truc­tu­ras, deudas mi­llo­na­rias y pro­ce­sos ju­di­cia­les in­fi­ni­tos. La som­bra de Gil so­bre­vue­la en for­ma de urbanismo que a ba­se de pe­lo­ta­zos ha en­tur­bia­do las aguas cris­ta­li­nas del pa­raí­so mar­be­llí.

La lo­ca­li­dad se ha re­cor­da­do a sí mis­ma gra­cias a la se­rie El Pio­ne­ro, es­tre­na­da por la HBO en ju­lio. La ca­de­na em­pa­pe­ló to­das las mar­que­si­nas de Mar­be­lla con el car­tel pro­mo­cio­nal y las avio­ne­tas pu­bli­ci­ta­rias so­bre­vo­la­ron la cos­ta. La ciu­dad se re­mo­vió in­tran­qui­la, reavi­va­da la re­la­ción de amor-odio que tie­ne con el tam­bién ex­pre­si­den­te del Atlé­ti­co de Ma­drid. “Pa­re­ce que se le quie­re blan­quear, cuan­do fue un de­lin­cuen­te”, di­ce Jo­sé Luis Ro­drí­guez, al­cal­de so­cia­lis­ta del mu­ni­ci­pio en­tre 1983 y 1987, re­su­mien­do el sen­tir de las vo­ces crí­ti­cas que creen que el am­plio do­cu­men­tal no si­túa al pro­ta­go­nis­ta en su si­tio real.

Los nom­bres de Ju­lián Mu­ñoz o Juan An­to­nio Ro­ca es­tán pros­cri­tos; el de Je­sús Gil, no. La se­rie ha de­vuel­to la sen­sa­ción de que la ley es un es­tor­bo pa­ra Mar­be­lla. En la ca­lle to­dos re­cuer­dan el mármol del pa­seo ma­rí­ti­mo, la lim­pie­za, ser el cen­tro de aten­ción. La ma­yo­ría ol­vi­da el sa­queo a las ar­cas de una ciu­dad que Gil usó en su be­ne­fi­cio. La prue­ba la tie­nen fren­te a sus ojos en for­ma de enor­mes edi­fi­cios ile­ga­les.

Gil pro­mo­vió un urbanismo des­afo­ra­do. En una dé­ca­da se otor­ga­ron de ma­ne­ra irre­gu­lar un mi­llar de li­cen­cias pa­ra la cons­truc­ción de 18.000 vi­vien­das. Tras­la­da­das a un ma­pa lle­nan de pun­tos ro­jos el tér­mino mu­ni­ci­pal. Com­po­nen una ru­ta de lo que no de­bió ser con pa­ra­das de es­pe­cial in­te­rés. Una de ellas, jus­to tras el chi­rin­gui­to don­de tra­ba­ja Noe­lia,

La se­rie de HBO ha de­vuel­to la sen­sa­ción de que la ley es un es­tor­bo pa­ra Mar­be­lla

es el re­si­den­cial Ba­na­na Beach, a un pa­so del icó­ni­co ar­co de bien­ve­ni­da a Mar­be­lla. Sus 350 pi­sos en tres blo­ques se le­van­ta­ron en sue­lo pú­bli­co des­ti­na­do a par­ques y jar­di­nes. So­bre él pe­sa una sen­ten­cia fir­me de de­mo­li­ción dic­ta­da por el Tri­bu­nal Su­pre­mo en 2007. “Pe­ro aquí si­gue, es­to no lo va a ti­rar na­die”, cer­ti­fi­ca Ta­tia­na Sk­vor­tso­va, res­pon­sa­ble de Fi­nest Ho­mes, in­mo­bi­lia­ria que ocu­pa uno de los ba­jos co­mer­cia­les. Cuen­ta que es­te año ha ven­di­do dos áti­cos de la ur­ba­ni­za­ción a 750.000 eu­ros ca­da uno y dos pi­sos que ron­dan los 400.000 eu­ros. “Los abo­ga­dos re­co­mien­dan no com­prar, pe­ro la gen­te ya no tie­ne mie­do”, sub­ra­ya Sk­vor­tso­va.

Na­die cree que al­guno de los blo­ques irre­gu­la­res sea de­mo­li­do ja­más. “Al prin­ci­pio hu­bo mu­cho rui­do, pe­ro lue­go la gen­te se ha ido ol­vi­dan­do”, di­ce Mar­ta, ma­dri­le­ña que re­si­de des­de ha­ce 20 años en To­rre Ma­ri­na, otro in­mue­ble fue­ra de la Ley. La li­cen­cia per­mi­tía la cons­truc­ción de un ba­jo con una al­tu­ra. Hoy tie­ne 12 plan­tas. A su som­bra que­dó una pe­que­ña ca­sa con ma­ce­tas en la puer­ta bau­ti­za­da co­mo Ma­ría de la O, pro­pie­dad de Car­men Cres­po, que ha ba­ta­lla­do has­ta la sa­cie­dad. El edi­fi­cio que le ta­pó las vis­tas al mar si­gue en pie. Tam­bién el cer­cano Par­que­sol, cu­ya de­mo­li­ción fue dic­ta­da por los tri­bu­na­les al ser cons­trui­do en la par­ce­la con­sig­na­da a una es­ta­ción de au­to­bu­ses.

Los des­ma­nes ur­ba­nís­ti­cos son el epi­cen­tro de los pro­ble­mas de la Mar­be­lla ac­tual. El prin­ci­pal, la es­ca­sez de in­fra­es­truc­tu­ras pa­ra 145.000 re­si­den­tes. So­lo hay

R. Se pa­ga con gus­to por cum­plir tu tra­ba­jo. Era eso o mi­rar pa­ra otro la­do. Tu­ve que sa­lir de allí por­que al fi­nal la pre­sión era in­com­pa­ti­ble con la sa­lud.

P. Ter­mi­nó aban­do­nan­do in­clu­so la ju­di­ca­tu­ra.

R. En al­gún mo­men­to asu­mí que el sis­te­ma ju­di­cial era ab­so­lu­ta­men­te in­efi­cien­te y que no va­lía la pe­na. Es una de las gran­des re­for­mas pen­dien­tes en Es­pa­ña.

P. En­tien­do que va más allá

/ JU­LIÁN RO­JAS

Je­sús Gil, en Puer­to Ba­nús (Mar­be­lla), en ma­yo de 1991.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.