“Lo bueno de en­ve­je­cer es su­pe­rar el amor ar­dien­te. Es un ali­vio”

El País (País Vasco) - - CULTURA - BER­NA GON­ZÁ­LEZ HAR­BOUR

Igual que pul­gar­ci­tos asus­ta­dos al aden­trar­se en el bos­que, al­gu­nas ni­ñas iban arro­jan­do pren­das des­de el ca­mión que las ale­ja­ba de su es­cue­la, de su pue­blo, de sus pa­dres, pa­ra su­mer­gir­las en el se­cues­tro al que las con­de­nó el gru­po is­la­mis­ta Bo­ko Ha­ram. Pe­ro na­die si­guió su ras­tro has­ta los cam­pa­men­tos don­de no las es­pe­ra­ba exac­ta­men­te un ogro, sino la vio­la­ción múl­ti­ple, la es­cla­vi­tud, el ham­bre y el adoc­tri­na­mien­to has­ta per­der la cor­du­ra. El su­ce­so se hi­zo co­no­ci­do por los me­dios, las re­des so­cia­les y la mo­vi­li­za­ción de Mi­che­lle Oba­ma, que en 2014 pu­so el fo­co en el se­cues­tro y es­cla­vi­za­ción de 276 ni­ñas de una es­cue­la de Chi­bok. Pe­ro la es­cri­to­ra ir­lan­de­sa Ed­na O’Brien ha via­ja­do has­ta Ni­ge­ria, ha co­no­ci­do a al­gu­nas de las chi­cas que lo­gra­ron es­ca­par y ha con­ver­ti­do es­te epi­so­dio en una no­ve­la mu­cho más de­li­ca­da que la bru­ta­li­dad de su his­to­ria. O’Brien lo­gra in­yec­tar sua­ves do­sis de hu­ma­ni­dad en la des­hu­ma­ni­za­ción que su­frie­ron, con una ca­li­dad li­te­ra­ria a prue­ba de te­rro­ris­mo.

“Ellas siem­pre es­ta­rán mar­ca­das”, cuen­ta en Lon­dres a sus 88 años es­ta au­to­ra va­pu­lea­da, cen­su­ra­da, in­con­for­mis­ta e irre­den­ta, que abor­dó una em­pre­sa que en po­cos días pu­bli­ca ba­jo el tí­tu­lo de La chi­ca (Lu­men). Ed­na O’Brien pa­gó muy ca­ro re­tra­tar la opre­sión ca­tó­li­ca y fa­mi­liar de las ni­ñas ir­lan­de­sas en Las chi­cas de cam­po (1960), que fue que­ma­da en su pue­blo y prohi­bi­da en su país, al igual que sus cin­co li­bros si­guien­tes. Con­ti­nuó ca­van­do hon­do en el de­seo y las de­silu­sio­nes de las jó­ve­nes de una ciu­dad co­mo Du­blín en La chi­ca de ojos ver­des (1962). Y re­ma­tó la tri­lo­gía con un re­tra­to de los de­sen­ga­ños de las mis­mas pro­ta­go­nis­tas cuan­do ya eran adul­tas en Lon­dres en Chi­cas fe­liz­men­te ca­sa­das (1964). En el cam­po, en Du­blín o en Lon­dres, siem­pre chi­cas. Aho­ra se de­di­ca a otras muy di­fe­ren­tes, las ni­ñas ni­ge­ria­nas apre­sa­das por Bo­ko Ha­ram.

—¿Es una pro­gre­sión, el fin de un ci­clo?

—Es un de­sa­rro­llo de mi obra en el sen­ti­do de que to­mo a una chi­ca en unas cir­cuns­tan­cias di­fí­ci­les, muy par­ti­cu­la­res, y ha­go el via­je con ella. Pe­ro La chi­ca es un li­bro más per­tur­ba­dor: en Las chi­cas de cam­po ha­blá­ba­mos de re­li­gión. Aquí es­cri­bo de ni­ñas usa­das co­mo es­cla­vas den­tro de los in­tere­ses de un ban­do en gue­rra, ba­jo la bru­ta­li­dad de los yiha­dis­tas, de la vio­la­ción con­ti­nua, ba­jo una sub­yu­ga­ción ideo­ló­gi­ca y po­lí­ti­ca. Es un li­bro más fuer­te y re­le­van­te en es­te mo­men­to.

O’Brien (Tuam­gra­ney, Ir­lan­da, 1930) re­ci­be a EL PAÍS en su do­mi­ci­lio en Chel­sea, una clá­si­ca ca­sa lon­di­nen­se de tres plan­tas y jar­dín tra­se­ro, que guar­da su his­to­ria en sus mo­que­tas mu­lli­das, su des­or­den en la co­ci­na, sus es­tan­te­rías ati­bo­rra­das de li­bros has­ta el te­cho, sus cuadros, sus ve­las, sus or­quí­deas, sus fo­tos de fa­mo­sos co­mo Ro­bert Mit­chum, con quien tu­vo una re­la­ción en aque­llos años gla­mu­ro­sos en los que Paul McCart­ney can­ta­ba can­cio­nes a sus hi­jos o Jackie Onas­sis le ex­pre­sa­ba su ca­ri­ño. Ha vi­vi­do mu­chas vi­das Ed­na O’Brien: des­de la ni­ñez in­ter­na en un con­ven­to a su ma­tri­mo­nio frus­tra­do

O’Brien, en uno de sus via­jes a Ni­ge­ria, con víctimas de Bo­ko Ha­ram.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.