Ho­lan­da y el nue­vo or­den mun­dial

El País (País Vasco) - - DEPORTES -

Aquién no le gus­ta el buen fút­bol? Ca­da vez que veo a la nue­va Ho­lan­da, sien­to una co­ne­xión in­me­dia­ta. Es­ta­mos an­te un equi­po car­ga­do de jó­ve­nes ta­len­tos y cons­cien­te de que te­ner el ba­lón es el pri­mer pa­so ha­cia la vic­to­ria. Me gus­ta su apues­ta por el buen fút­bol, pe­ro tam­bién el he­cho de que vuel­van a le­van­tar la mano, tan­to pa­ra de­man­dar la pe­lo­ta en la can­cha, co­mo pa­ra pe­dir su es­pa­cio den­tro del or­den mun­dial. El mis­mo del que se ca­yó ha­ce tiem­po y que le ur­ge re­cu­pe­rar.

Só­lo el tiem­po di­rá si me­re­ce o no es­tar en­tre los me­jo­res. De­be­rá ha­cer ho­no­res pa­ra ello. La reali­dad es que, tras la im­po­nen­te vic­to­ria por 2-4 an­te Ale­ma­nia, la emo­ción se ha des­bor­da­do. Y hay que de­jar lle­var la cal­ma, la mis­ma que se ha te­ni­do en es­tos años a pe­sar de la se­quía, has­ta que ha apa­re­ci­do es­ta úl­ti­ma es­pe­ran­za. Cier­to es que ha­bla­mos de un ri­val de mu­cha en­ti­dad, do­mi­na­dor del fút­bol has­ta no ha­ce mu­cho tiem­po. Un equi­po que no sue­le fa­llar en las gran­des ci­tas y que, pa­ra los ho­lan­de­ses, son co­mo su né­me­sis, tra­yen­do el amar­go re­cuer­do de aque­lla mí­ti­ca fi­nal del Mun­dial del 74 con mi pa­dre aban­de­ran­do a la Na­ran­ja Me­cá­ni­ca.

Sin em­bar­go, ha­blar de es­te ac­tual gru­po es una go­za­da. Y no es nue­vo. Me cons­ta que Ro­nald Koe­man ha re­cu­pe­ra­do las se­ñas de iden­ti­dad, las que él mos­tró en sus días de pro­fe­sio­nal. De ahí que apues­te por un jue­go ale­gre que no ol­vi­da la pre­sión arri­ba y la po­se­sión del ba­lón co­mo he­rra­mien­tas pa­ra bus­car el triun­fo. Al mis­mo tiem­po, acu­mu­la a un ele­va­do nú­me­ro de ju­ga­do­res de enor­me ca­li­dad en­tre los que des­ta­ca un he­cho cu­rio­so: que dos cen­tra­les, Vir­gil van Dijk y Matt­hijs de Ligt, sean dos de los prin­ci­pa­les re­fe­ren­tes en una se­lec­ción don­de el jue­go de ata­que es un dog­ma.

Ha­ce ca­si una dé­ca­da, la for­ta­le­za de la Oran­je era pu­ra­men­te ofen­si­va. Do­lía de­jar a gen­te de ata­que fue­ra de las alineacion­es. Ar­jen Rob­ben, Ro­bin van Per­sie, Wes­ley Sneij­der o Klaa­sJan Hun­te­laar do­mi­na­ban en la par­te al­ta, pe­ro se su­fría atrás. Aho­ra es to­do lo con­tra­rio. Hay mu­cho ni­vel en de­fen­sa y en la me­du­lar, pe­ro arri­ba no en­con­tra­mos el mis­mo que en el res­to de de­mar­ca­cio­nes. De ahí que Ho­lan­da aguar­de la lle­ga­da de un go­lea­dor na­to y pu­ro que reivin­di­que ese pues­to. Mien­tras tan­to, Fren­kie de Jong con­quis­tó ha­ce unos días el Pre­mio a Me­jor Cen­tro­cam­pis­ta de la pa­sa­da edi­ción de la Cham­pions y el Johan Cruyff al me­jor jo­ven ta­len­to ho­lan­dés de la pa­sa­da tem­po­ra­da. Es el ejem­plo más pa­ten­te del re­na­ci­mien­to de la se­lec­ción.

Gran­des ge­ne­ra­cio­nes siem­pre hay en Ho­lan­da. Es el ci­clo de la vi­da en la Ere­di­vi­sie, cu­na de ju­ga­do­res de ta­lla mun­dial. De mo­men­to, y tras años de ago­nía en los que la Oran­je se que­dó fue­ra de dos gran­des ci­tas se­gui­das, la Eu­ro­co­pa de 2016 y el Mun­dial de 2018, pa­re­ce que re­vi­ve la es­pe­ran­za. Y es una mag­ní­fi­ca se­ñal en un pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal don­de los ro­les co­mien­zan a cla­ri­fi­car­se a tres años de la cita en Qa­tar.

Des­de mi pun­to de vis­ta, Fran­cia me­re­ce el res­pe­to de to­dos por ser la ac­tual cam­peo­na. Aho­ra bien, Bra­sil re­vi­vió tras la conquista de la úl­ti­ma Co­pa Amé­ri­ca, aun­que el he­cho de que la or­ga­ni­za­ra en su ca­sa y no aca­ba­ra de enamo­rar, sien­do más efec­ti­vo que atrac­ti­vo, lla­ma a la cau­te­la. Ade­más, que­da por ver si el tro­pie­zo de es­te fin de se­ma­na de Ale­ma­nia es pu­ra anéc­do­ta, y si Es­pa­ña con­si­gue re­cu­pe­rar la esen­cia ga­na­do­ra.

Im­po­si­ble ol­vi­dar­se de Bél­gi­ca, en­tre­na­da ma­gis­tral­men­te por un buen ami­go co­mo Ro­ber­to Mar­tí­nez has­ta con­du­cir­la bri­llan­te­men­te al nú­me­ro uno del ran­king FIFA tras al­can­zar el ter­cer pues­to en el pa­sa­do Mun­dial, ni tam­po­co el tra­ba­jo de fút­bol ba­se y es­truc­tu­ra que ha en­cum­bra­do a In­gla­te­rra. ¿Quién do­mi­na­rá el nue­vo or­den? Una du­da que, co­mo siem­pre, la pe­lo­ta se en­car­ga­rá de res­pon­der.

De Jong ce­le­bra su gol an­te Ale­ma­nia, el vier­nes.

/ EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.