Le­clerc fren­te a la deu­da de Fe­rra­ri en Mon­za

El mo­ne­gas­co sa­le hoy pri­me­ro en Ita­lia, don­de la Scu­de­ria no ven­ce des­de 2010

El País (País Vasco) - - DEPORTES - ORIOL PUIG­DE­MONT

Fe­rra­ri des­per­tó tar­de pe­ro al me­nos des­per­tó. Ve­re­mos si esa re­vi­ta­li­za­ción es lo su­fi­cien­te­men­te con­sis­ten­te co­mo pa­ra po­ner freno al ro­di­llo de Mer­ce­des —nue­ve triun­fos en las 10 pri­me­ras prue­bas del Mun­dial de F-1—. Las he­chu­ras de la vic­to­ria que Char­les Le­clerc lo­gró en Spa ha­ce una se­ma­na, la pri­me­ra pa­ra el mo­ne­gas­co y la pri­me­ra de su equi­po es­te año, no per­mi­ten apos­tar por ello de for­ma in­con­di­cio­nal: Le­wis Ha­mil­ton achu­chó al cha­val de 21 años has­ta la mis­ma me­ta y pue­de que el re­sul­ta­do fi­nal hu­bie­ra si­do otro de ha­ber­se alar­ga­do la co­sa un par de vuel­tas. De cual­quier for­ma, la iner­cia de los bó­li­dos ro­jos es bue­na tan­to pa­ra ellos co­mo pa­ra la hin­cha­da.

Mon­za es el jar­dín de Fe­rra­ri, uno de los es­ce­na­rios en los que la le­yen­da de Il Ca­va­llino ram­pan­te se ha he­cho más gran­de. Y por eso sor­pren­de que la úl­ti­ma vez que subió a lo más al­to del po­dio fue en 2010, con Fer­nan­do Alon­so. Ca­si una dé­ca­da des­pués, el as­tu­riano ya se ha re­ti­ra­do de la F-1, mien­tras que el fa­bri­can­te ita­liano si­gue per­si­guien­do un tí­tu­lo que no ce­le­bra des­de ha­ce 12 años. Co­mo ocu­rre en otros deportes, vis­to que es­ta co­ro­na ya ca­si es­tá via­jan­do ha­cia la se­de de Mer­ce­des, a Fe­rra­ri no le que­da otro con­sue­lo que ga­nar an­te su gen­te. A la es­pe­ra de com­pro­bar qué ocu­rre hoy (15.10, Mo­vis­tar Fór­mu­la 1), po­si­bi­li­da­des tie­ne más que nin­gu­na otra es­truc­tu­ra si aten­de­mos a que uno de sus pro­to­ti­pos arran­ca­rá sin trá­fi­co. Le­clerc acu­mu­ló ayer su cuar­ta po­le en la F-11 y la se­gun­da con­se­cu­ti­va. En una pis­ta en la que la po­ten­cia de los pro­to­ti­pos mar­ca tan­to la di­fe­ren­cia co­mo los re­bu­fos, el chi­co fue el más há­bil de to­dos, in­clu­so cir­cu­lan­do so­lo. En una úl­ti­ma eli­mi­na­to­ria cro­no­me­tra­da que se con­vir­tió en una es­pe­cie de pi­lla-pi­lla, Le­clerc fue jun­to a Car­los Sainz (par­ti­rá sép­ti­mo) el úni­co que pu­do com­ple­tar una úl­ti­ma in­ten­to­na de vuel­ta rá­pi­da.

Los otros ocho co­ches se in­mo­la­ron por que­rer en­con­trar un gan­cho que les es­ti­ra­ra, en una estrategia que ha­rá que los co­mi­sa­rios de la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal to­men car­tas en el asun­to. Ha­mil­ton sal­drá el se­gun­do y Valt­te­ri Bot­tas, ter­ce­ro.

/ GETTY

Le­clerc ce­le­bra la ‘po­le’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.