Sep­tiem­bre

El País (País Vasco) - - PANTALLAS - Ma­nuel Vi­cent

Ca­da ve­rano que ter­mi­na siem­pre es el úl­ti­mo ve­rano de nues­tra vi­da, pe­ro en sep­tiem­bre co­mien­za una y otra vez el año nue­vo, se­gún el cam­bio fun­da­men­tal que se es­ta­ble­ce en el ci­clo de la na­tu­ra­le­za. Si llue­ve lar­go y des­pa­cio en sep­tiem­bre ha­brá una bue­na se­men­te­ra, y de la mis­ma for­ma que sem­bra­dor echa en el sur­co la se­mi­lla del ce­real, que des­pués de pu­drir­se ger­mi­na ba­jo tie­rra, así su­ce­de tam­bién con nues­tros sue­ños. A fin de cuen­tas qué es la vi­da sino un jue­go de da­dos que se desa­rro­lla, año tras año, en­tre la siem­bra del tri­go y la sie­ga, en­tre el des­per­tar de los sar­mien­tos y los ale­gres días de Ba­co que son las fies­tas de la ven­di­mia. Du­ran­te ese es­pa­cio de tiem­po se crean el pan y el vino, que en nues­tra cul­tu­ra son el cuer­po y la san­gre de Dios. Mien­tras una luz de mos­ca­tel se ins­ta­la en la co­pa de los ár­bo­les, en sep­tiem­bre se pro­du­cen las mi­gra­cio­nes de las aves, la be­rrea de los cier­vos, el ini­cio del ca­len­da­rio es­co­lar, la aper­tu­ra del cur­so po­lí­ti­co y la pues­ta a pun­to de los ri­fles y es­co­pe­tas pa­ra mon­tar ca­ce­rías de ani­ma­les. Pa­san por el ai­re las aves ha­cia el sur y sus gritos se con­fun­den con los que emi­ten en el re­creo los co­le­gia­les, quie­nes tam­bién via­jan ha­cia la Is­la del Te­so­ro con el co­fre del pi­ra­ta en la mo­chi­la. Des­de el fon­do de la me­lan­co­lía uno se pre­gun­ta qué pla­ce­res y des­gra­cias, éxi­tos y fra­ca­sos nos de­pa­ra­rá el des­tino es­te cur­so que em­pie­za. En me­dio de la con­fu­sión po­lí­ti­ca pue­de que la be­rrea de los ve­na­dos y la ca­za de la per­diz ro­ja se reali­cen en el Con­gre­so de los Dipu­tados. La na­tu­ra­le­za pro­du­ci­rá las ca­tás­tro­fes con­sa­bi­das, pe­ro nin­gu­na se­rá tan gra­ve co­mo las que se ge­ne­ran en el ce­re­bro de al­gu­nos lí­de­res po­lí­ti­cos, a los que es­tán li­ga­das co­mo una mal­di­ción nues­tras vi­das. Lle­va­dos por es­te lo­co azar, ¿po­dre­mos cum­plir aca­so ese sue­ño que sal­ve la co­se­cha de to­do el año?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.