Teo­ría del go­rrón

El País (País Vasco) - - IDEAS PANORAMA - JOA­QUÍN ES­TE­FA­NÍA

Es la ho­ra de los Go­bier­nos (por ello es tan im­por­tan­te pa­ra nues­tro país con­tar con uno cuan­to an­tes, sin per­der más tiem­po). An­te es­ta nue­va fa­se de des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca, la po­lí­ti­ca ela­bo­ra­da por los ban­cos cen­tra­les (ti­pos de in­te­rés muy ba­jos o ne­ga­ti­vos, com­pra de deu­da pú­bli­ca y pri­va­da…) ape­nas tie­ne ya efec­to pa­ra me­jo­rar la vi­da de la gen­te. Su mu­ni­ción es­tá ca­si ago­ta­da. Es el mo­men­to de es­ti­mu­lar la in­ver­sión pú­bli­ca en ser­vi­cios so­cia­les co­mo la sa­ni­dad y la edu­ca­ción, tan cas­ti­ga­dos du­ran­te la Gran Re­ce­sión; en la in­dus­tria, aban­do­na­da en se­gun­do plano; o en el com­ba­te con­tra la po­bre­za y la de­sigual­dad, tan mul­ti­pli­ca­das. Ello pre­ci­sa­rá, in­du­da­ble­men­te, de más gas­to pú­bli­co, pa­ra lo que, en una zo­na por ejem­plo co­mo la del eu­ro, se re­que­ri­rán ma­yo­res do­sis de fle­xi­bi­li­dad en el Pac­to de Es­ta­bi­li­dad y Cre­ci­mien­to. Hay ma­yo­ría de ex­per­tos que com­par­ten es­te pro­nós­ti­co, pe­ro en mu­chos ca­sos fal­ta vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra po­ner­lo en mar­cha. Mu­chos go­ber­nan­tes, ate­na­za­dos por su tra­di­cio­nal ri­gi­dez ideo­ló­gi­ca, pre­fie­ren se­guir ex­pri­mien­do la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria de los ban­cos cen­tra­les y apli­can la teo­ría del go­rrón del nor­te­ame­ri­cano Man­cur Ol­son: el go­rrón es aquel que dis­fru­ta de los be­ne­fi­cios de una ac­ción co­lec­ti­va sin par­ti­ci­par en ella. La teo­ría del go­rrón es una for­mu­la­ción que sos­tie­ne que los ac­to­res ra­cio­na­les tien­den a abs­te­ner­se en la ac­ción co­lec­ti­va en la me­di­da en que pien­san que otros ha­rán la par­te que les to­ca pa­ra con­se­guir al­gún ob­je­ti­vo mu­tua­men­te be­ne­fi­cio­so.

En cual­quier ca­so, los ban­cos cen­tra­les se­gui­rán te­nien­do un pa­pel

esen­cial en la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca. Por ejem­plo, se es­pe­ra con ex­pec­ta­ción el úl­ti­mo pa­que­te de me­di­das que to­ma­rá Ma­rio Drag­hi el pró­xi­mo jue­ves, an­tes de aban­do­nar la pre­si­den­cia del BCE y de­jar­la en ma­nos de Ch­ris­ti­ne La­gar­de. En sus orí­ge­nes, los ban­cos cen­tra­les fue­ron cri­ti­ca­dos des­de po­si­cio­nes pro­gre­sis­tas por su gran au­to­no­mía de los po­de­res po­lí­ti­cos li­bre­men­te ele­gi­dos. El eco­no­mis­ta fran­cés Jean-Paul Fi­tous­si los ha de­no­mi­na­do “ins­ti­tu­cio­nes ade­mo­crá­ti­cas” que ca­da vez in­flu­yen más en la vi­da co­ti­dia­na de los ciu­da­da­nos, con enor­mes gra­dos de in­de­pen­den­cia ope­ra­cio­nal. Sin em­bar­go, no ca­re­cen de le­gi­ti­mi­dad de­mo­crá­ti­ca, ya que sus miem­bros son nom­bra­dos por po­de­res de­mo­crá­ti­ca­men­te ele­gi­dos y ejer­cen fun­cio­nes atri­bui­das por el le­gis­la­dor en el mar­co de la ley, aun­que no es­tán so­me­ti­dos en el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes a ins­truc­ción o di­rec­triz al­gu­na ni son li­bre­men­te re­mo­vi­bles por pér­di­da de con­fian­za por los po­lí­ti­cos que los de­sig­na­ron.

Pe­ro aho­ra ha cam­bia­do el sen­ti­do de las crí­ti­cas. Son di­ri­gen­tes co­mo Trump o Er­do­gan los que quie­ren lo­grar sus ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos so­me­tien­do a los ban­que­ros cen­tra­les y po­nién­do­los a sus ór­de­nes di­rec­tas. En ple­na ba­ta­lla co­mer­cial, tec­no­ló­gi­ca y de di­vi­sas con Chi­na, Trump tui­teó: “Nues­tro pro­ble­ma no es Chi­na, sino la Fed [Reserva Fe­de­ral, el ban­co cen­tral de EE UU]”. Las crí­ti­cas de Trump a Je­ro­me Po­well, pre­si­den­te de la Fed nom­bra­do por él, son con­ti­nuas.

A prin­ci­pios del pa­sa­do mes de agos­to ocu­rrió un he­cho in­só­li­to. Los cua­tro ex­pre­si­den­tes vi­vos de la Fed (Paul Volc­ker, Alan Greens­pan, Ben Ber­nan­ke y Ja­net Ye­llen) es­cri­bie­ron un ar­tícu­lo con­jun­to en The Wall Street Jour­nal pi­dien­do que la Fed ac­tua­se li­bre de pre­sio­nes po­lí­ti­cas. En­tre los cua­tro cu­bren el pe­rio­do de los úl­ti­mos seis pre­si­den­tes de EE UU, tan­to de­mó­cra­tas co­mo re­pu­bli­ca­nos (Rea­gan, Bush pa­dre, Clin­ton, Bush hi­jo, Oba­ma y Trump): “Es­ta­mos uni­dos en la con­vic­ción de que se de­be per­mi­tir que la Fed y su pre­si­den­te ac­túen de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te y en el me­jor in­te­rés de la eco­no­mía, li­bres de pre­sio­nes po­lí­ti­cas a cor­to pla­zo y, en par­ti­cu­lar, sin la ame­na­za de des­ti­tu­ción por ra­zo­nes po­lí­ti­cas (…). Es fun­da­men­tal pre­ser­var la ca­pa­ci­dad de la Fed de to­mar de­ci­sio­nes en fun­ción de los me­jo­res in­tere­ses pa­ra la na­ción, no pa­ra un pe­que­ño gru­po de po­lí­ti­cos”. Re­be­lión a bor­do.

Aho­ra se tra­ta de gi­rar la aten­ción po­co a po­co des­de los ban­cos cen­tra­les ha­cia los Go­bier­nos, pa­ra que es­ti­mu­len la de­man­da a tra­vés de la in­ver­sión pú­bli­ca. ¿So­mos to­dos key­ne­sia­nos otra vez, co­mo en el año 2008 y si­guien­tes?

¿So­mos to­dos key­ne­sia­nos otra vez, co­mo du­ran­te los años du­ros de la Gran Re­ce­sión?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.