Re­su­men del si­glo XXI

El País (País Vasco) - - IDEAS PANORAMA - EN­RIC GON­ZÁ­LEZ

Ave­ces, con las va­ca­cio­nes, uno pier­de el hi­lo. ¿De qué es­tá­ba­mos ha­blan­do? Al prin­ci­pio de una nue­va tem­po­ra­da, lo su­yo es ha­cer un breve re­su­men de lo acon­te­ci­do has­ta aho­ra en es­te si­glo XXI. Re­ca­pi­tu­le­mos. En 2001, Al Qae­da per­pe­tra una se­rie de atro­ces aten­ta­dos en Es­ta­dos Uni­dos. El pre­si­den­te Geor­ge W. Bush in­va­de Af­ga­nis­tán, don­de re­si­den los di­ri­gen­tes de Al Qae­da, y lan­za una ope­ra­ción mun­dial pa­ra se­cues­trar y tor­tu­rar te­rro­ris­tas. Lue­go en la Ca­sa Blan­ca in­ven­tan una fa­bu­lo­sa pa­tra­ña so­bre ar­mas de des­truc­ción ma­si­va pa­ra jus­ti­fi­car una in­va­sión de Irak. Los nue­vos di­ri­gen­tes po­pu­lis­tas de hoy lo tie­nen muy di­fí­cil pa­ra su­pe­rar aque­lla tro­la, plas­ma­da fo­to­grá­fi­ca­men­te en la reunión de las Azo­res que con­gre­gó a cua­tro po­lí­ti­cos (el mis­mo Bush, el bri­tá­ni­co Tony Blair, el es­pa­ñol Jo­sé Ma­ría Az­nar y el por­tu­gués Jo­sé Ma­nuel Du­rão Barroso), de los cua­les tres pa­re­cían sen­tir una es­pe­cial que­ren­cia por la cá­ma­ra. El que pro­cu­ró man­te­ner­se fue­ra de plano de­mos­tró ser há­bil: a di­fe­ren­cia de los tres fa­mo­sos far­san­tes de la foto, Du­rão Barroso se sal­vó de la que­ma y al po­co lo­gró ser pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea. Du­ró diez años en el car­go.

En 2008 es­ta­lló la Gran Re­ce­sión. El epi­cen­tro de la cri­sis pla­ne­ta­ria fue­ron los ban­cos de in­ver­sión de Es­ta­dos Uni­dos. En una reunión del G20, los lí­de­res mun­dia­les pro­me­tie­ron re­for­mar a fon­do el sis­te­ma fi­nan­cie­ro. Lo que hi­cie­ron fue re­flo­tar­lo a car­go del con­tri­bu­yen­te. Co­mo eso im­pli­có mu­cho gas­to y la cri­sis hi­zo un des­tro­zo en los pre­su­pues­tos na­cio­na­les, se apli­ca­ron pro­gra­mas de ajus­te so­bre el mis­mo con­tri­bu­yen­te. Es de­cir, que el con­tri­bu­yen­te pa­gó dos ve­ces y la ban­ca, nin­gu­na. Se­rá ca­sua­li­dad, pe­ro el ti­po que pre­si­día la Unión Eu­ro­pea du­ran­te to­do el de­sa­rro­llo de la Gran Re­ce­sión, el ami­go Du­rão Barroso, es aho­ra pre­si­den­te de Gold­man Sachs In­ter­na­tio­nal, fi­lial del gi­gan­tes­co ban­co de in­ver­sio­nes.

Res­pec­to a lo de an­tes, las in­va­sio­nes de Af­ga­nis­tán e Irak, ya co­no­cen el re­sul­ta­do. Dos gran­des éxi­tos. Pe­ro hu­bo más. Ba­rack Oba­ma es­tre­nó su pre­si­den­cia con un gran dis­cur­so en El Cai­ro en el que alen­tó a las po­bla­cio­nes ára­bes a se­guir un ca­mino de li­ber­tad. Con Irak to­da­vía en lla­mas, co­men­za­ron a re­gis­trar­se mo­vi­mien­tos po­pu­la­res con­tra los dic­ta­do­res de paí­ses co­mo

Egip­to, Li­bia y Si­ria. Oba­ma, el bri­tá­ni­co Da­vid Ca­me­ron

(el ge­nio que con­vo­có el re­fe­rén­dum so­bre el Bre­xit) y el fran­cés Ni­co­las Sar­kozy bom­bar­dea­ron Li­bia y aca­ba­ron con Mua­mar el Ga­da­fi. Lue­go se des­preo­cu­pa­ron de las re­vuel­tas ára­bes.

No ha­ce fal­ta ha­blar so­bre có­mo es­tán hoy Egip­to y Li­bia. Es­pe­cial­men­te in­tere­san­te re­sul­ta el ca­so de Si­ria, don­de se con­cen­tra­ron los efec­tos más per­ver­sos de la in­va­sión de Irak (el Es­ta­do Is­lá­mi­co) y del alien­to de Oba­ma a las re­vuel­tas. La gue­rra de Si­ria mar­có con sus ho­rro­res a una ge­ne­ra­ción de eu­ro­peos. Was­hing­ton, Pa­rís y Lon­dres se pro­pu­sie­ron aca­bar con el ré­gi­men de Ba­char el Asad. Con la gue­rra en sus co­le­ta­zos fi­na­les, Ba­char el Asad si­gue ahí, el país es­tá en rui­nas, se ha ge­ne­ra­do un flu­jo de mi­gra­ción ha­cia Eu­ro­pa (en mu­chos ca­sos, a tra­vés del va­cío de Li­bia) y el gran ven­ce­dor en la gue­rra ha si­do Ru­sia.

A gran­des ras­gos, así va el cu­le­brón. Se­gu­ro que es­ta tem­po­ra­da sa­len me­jor las co­sas.

Se­rá ca­sua­li­dad, el ti­po que pre­si­día la UE du­ran­te la Gran Re­ce­sión es aho­ra pre­si­den­te de Gold­man Sachs In­ter­na­tio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.