El ‘chi­rin­gui­to’, so­lo pa­ra es­pe­tos y cañas

Los avi­sos de la CNMV so­bre en­ti­da­des de in­ver­sión no au­to­ri­za­das cre­cen un 19%, has­ta las 63 ad­ver­ten­cias

El País (País Vasco) - - NEGOCIOS DINERO - POR LUIS APARICIO

Es cu­rio­so que la jer­ga bur­sá­til es­pa­ño­la es­té cua­ja­da de tér­mi­nos que evo­can el mar. Chi­rin­gui­tos, chi­cha­rros o ti­bu­ro­nes. Los tres con con­no­ta­cio­nes ne­ga­ti­vas y muy es­pe­cial­men­te los chi­rin­gui­tos fi­nan­cie­ros que, con pro­me­sas de al­tas ren­ta­bi­li­da­des, atraen a los in­ver­so­res pa­ra aca­bar qui­tán­do­les to­do el di­ne­ro. Se tra­ta de en­ti­da­des que ofre­cen y pres­tan ser­vi­cios de in­ver­sión sin es­tar re­gis­tra­das en la au­to­ri­dad su­per­vi­so­ra (Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res , CNMV, en el ca­so de Es­pa­ña). La apa­ren­te pres­ta­ción de ta­les ser­vi­cios es só­lo una ta­pa­de­ra pa­ra apro­piar­se del ca­pi­tal de sus víctimas. Eso sí, a ve­ces, se pue­den ob­te­ner re­sul­ta­dos po­si­ti­vos du­ran­te los pri­me­ros me­ses, pe­ro lue­go la em­pre­sa des­apa­re­ce y no devuelve el di­ne­ro a sus clien­tes.

Des­de la CNMV, que per­si­gue te­naz­men­te es­tas prác­ti­cas de en­ga­ño y es­ta­fa, apun­tan que el ve­rano es un tiem­po es­pe­cial­men­te pro­pi­cio pa­ra la pro­li­fe­ra­ción de es­tos mal lla­ma­dos chi­rin­gui­tos. “Du­ran­te el ve­rano au­men­ta la afluen­cia de tu­ris­tas en el li­to­ral es­pa­ñol en ge­ne­ral. En es­te pe­río­do exis­te un ma­yor ries­go de ser con­tac­ta­do por un chi­rin­gui­to fi­nan­cie­ro, aun­que el pe­li­gro per­du­ra to­do el año. Las lla­ma­das te­le­fó­ni­cas y los co­rreos elec­tró­ni­cos son se­gui­dos de con­tac­tos ca­da vez más agre­si­vos pa­ra cap­tar a las víctimas. Los gran­des ho­te­les o los cen­tros so­cia­les de reunión son pun­tos en los que sue­len des­ple­gar su ac­ti­vi­dad”, ex­pli­can des­de el su­per­vi­sor.

Y los da­tos son alar­man­tes por su nú­me­ro y el in­cre­men­to anual que se es­tá pro­du­cien­do pe­se a las ad­ver­ten­cias y al es­tre­cho se­gui­mien­to que se ha­ce. La CNMV, pre­si­di­da por Se­bas­tián Al­be­lla, hi­zo un to­tal de 63 avi­sos el pa­sa­do año so­bre en­ti­da­des no au­to­ri­za­das, lo que su­po­ne un in­cre­men­to del 18,9% con res­pec­to a las ad­ver­ten­cias rea­li­za­das en 2017. En los paí­ses miem­bros de la Unión Eu­ro­pea la ci­fra se ele­vó a 557 co­mu­ni­ca­cio­nes (447 en 2017); más de 500 po­si­bi­li­da­des de caer en las re­des de es­tas fir­mas que ope­ran

ma­yo­ri­ta­ria­men­te a tra­vés de In­ter­net.

La fa­ci­li­dad de las re­des so­cia­les pa­ra mo­ver el di­ne­ro ha lle­va­do al or­ga­nis­mo su­per­vi­sor es­pa­ñol a fir­mar con­ve­nios de co­la­bo­ra­ción con la Po­li­cía Na­cio­nal y con la Guar­dia Ci­vil, con bús­que­das en blogs, fo­ros, re­des so­cia­les, et­cé­te­ra.

Ejem­plos

Las for­mas de ac­tuar de es­tos es­ta­fa­do­res fi­nan­cie­ros son muy va­ria­das. Al­gu­nas son sim­ple­men­te es­ta­fas pi­ra­mida­les don­de con el di­ne­ro que va en­tran­do se va re­tri­bu­yen­do a los pri­me­ros has­ta que hay una can­ti­dad su­fi­cien­te pa­ra ce­rrar el chi­rin­gui­to y des­apa­re­cer. Eso sí, to­do em­pie­za con una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca, nor­mal­men­te ha­blan­do de Bol­sa, en la que se pro­me­ten ren­ta­bi­li­da­des del 300% al 600% en unas po­cas se­ma­nas.

Pe­ro hay mé­to­dos más so­fis­ti­ca­dos que per­mi­ten alar­gar la pre­sen­cia de es­tas fir­mas no au­to­ri­za­das. Por ejem­plo, a la mi­tad de la clien­te­la se le ofre­ce un va­lor y se apues­ta por su al­za. Una subida que se­rá mu­cho más in­tere­san­te si se ha­ce apa­lan­ca­da, es de­cir, a tra­vés de de­ri­va­dos (fu­tu­ros u op­cio­nes) y así con ca­da 10 eu­ros se pue­den in­ver­tir 100, por ejem­plo. A la otra mi­tad de sus clien­tes se les ofre­ce la mis­ma po­si­bi­li­dad so­bre la mis­ma ac­ción pe­ro pa­ra que in­vier­tan a la ba­ja, es de­cir, ga­na­rán si el va­lor pier­de. Con ello, se ase­gu­ran que la mi­tad de sus clien­tes es­tén tem­po­ral­men­te sa­tis­fe­chos. A la otra mi­tad se le jus­ti­fi­ca la pér­di­da con pa­la­bre­ría y nue­vas pro­me­sas pa­ra que in­vier­ta más di­ne­ro y así re­cu­pe­re su in­ver­sión.

Uno de los ac­ti­vos que más se uti­li­za­ba co­mo re­cla­mo eran las op­cio­nes bi­na­rias, que des­de el pa­sa­do 2 de ju­lio ya no pue­den ser ad­qui­ri­das por in­ver­so­res mi­no­ris­tas en to­da Eu­ro­pa: han si­do prohi­bi­das. La op­cio­nes bi­na­rias son un sis­te­ma de in­ver­sión en el que se apues­ta a la subida o ba­ja­da en el pre­cio de ac­ti­vos sub­ya­cen­tes que son co­ti­za­dos en un mer­ca­do bur­sá­til du­ran­te un tiem­po de­ter­mi­na­do. La prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca de es­tos pro­duc­tos, —se­gún ex­pli­can en el bró­ker XTB— es que se tra­ta de pre­de­cir si el pre­cio de un bien va a su­bir o ba­jar du­ran­te un pe­rio­do con­cre­to y tan só­lo hay dos op­cio­nes, ga­nar o per­der to­do, de ahí el nom­bre de bi­na­rio. Las ren­ta­bi­li­da­des pue­den al­can­zar gran­des su­mas.

Tam­bién en la CNMV es­tán haciendo hin­ca­pié úl­ti­ma­men­te en las cuen­tas de tra­ding (in­ver­sio­nes de días, ho­ras, mi­nu­tos) ges­tio­na­das por terceros —nor­mal­men­te tra­ders con ex­pe­rien­cia— que de­ben ofre­cer­se a los in­ver­so­res con un con­tra­to de ges­tión de car­te­ras y, por tan­to, es un ser­vi­cio re­ser­va­do a las en­ti­da­des de­bi­da­men­te re­gis­tra­das. Por otro la­do, las pla­ta­for­mas de so­cial tra­ding (pla­ta­for­mas don­de se pu­bli­can dis­tin­tas es­tra­te­gias de in­ver­sión de otros in­ver­so­res o ges­to­res de éxi­to que pue­den ser imi­ta­das o re­pli­ca­das por los clien­tes), de­ben igual­men­te es­tar re­gis­tra­das.

Cap­tar al clien­te

La for­ma de ope­rar de es­tos chi­rin­gui­tos fi­nan­cie­ros, apun­tan des­de el or­ga­nis­mo su­per­vi­sor, es ca­si siem­pre la mis­ma: pri­me­ro lla­man o con­tac­tan por co­rreo elec­tró­ni­co pa­ra tan­tear a los clien­tes, pre­sen­tán­do­se co­mo en­ti­da­des au­to­ri­za­das. A con­ti­nua­ción, rea­li­zan un se­gun­do con­tac­to pa­ra ofre­cer pro­duc­tos fi­nan­cie­ros con una pro­pues­ta cla­ra de in­ver­sión. Una vez cap­ta­do el clien­te con téc­ni­cas agre­si­vas, la transac­ción se lle­va a ca­bo.

To­do em­pie­za con una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca en la que se pro­me­ten ren­ta­bi­li­da­des del 600%

Des­de ju­lio, los mi­no­ris­tas no pue­den com­prar op­cio­nes bi­na­rias

SAN­TI BURGOS

Se­de de la CMNV en Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.