To­rra so­pe­sa no acu­dir a su jui­cio por desobe­dien­cia

El ‘pre­si­dent’ re­cu­sa a ma­gis­tra­dos y tra­ta de trans­for­mar la vis­ta en un ata­que a la jus­ti­cia es­pa­ño­la

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - JE­SÚS GAR­CÍA,

Quim To­rra tra­ta de trans­for­mar su jui­cio por desobe­dien­cia en un ata­que a la jus­ti­cia es­pa­ño­la. Co­mo los lí­de­res del pro­cés , el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat tam­bién se sien­te víc­ti­ma de la “re­pre­sión” del Es­ta­do. To­rra ha he­cho de una inopor­tu­na coin­ci­den­cia tem­po­ral su ca­ba­llo de ba­ta­lla: re­sul­ta que el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ca­ta­lu­ña (TSJC) fi­jó la fe­cha de la vis­ta oral pa­ra los días 25 y 26, lo que coin­ci­de en par­te con la ce­le­bra­ción del de­ba­te de po­lí­ti­ca ge­ne­ral en el Par­la­ment. Pa­ra To­rra, es una afren­ta inex­cu­sa­ble que aten­ta con­tra la “se­pa­ra­ción de po­de­res”. En la cre­cien­te pre­sión que tra­ta de im­po­ner so­bre el tri­bu­nal, ha lan­za­do una ad­ver­ten­cia: si no se cam­bia la fe­cha, co­mo ha pe­di­do, es pro­ba­ble que no acu­da al jui­cio.

“No ir se­ría po­ner de ma­ni­fies­to que nos te­ne­mos que plan­tar”, ma­ni­fes­tó ayer en una en­tre­vis­ta con el dia­rio El Punt Avui. “Quien tie­ne el pro­ble­ma es el TSJC y no­so­tros te­ne­mos que sa­ber si res­pe­ta la se­pa­ra­ción de po­de­res”, aña­dió. ERC anun­ció de in­me­dia­to que apo­ya­rá a To­rra tan­to si va co­mo si no. Los ma­gis­tra­dos de­ben de­ci­dir es­ta mis­ma se­ma­na si ad­mi­ten la pe­ti­ción de re­tra­sar la fe­cha. So­bre su me­sa tie­nen un con­tun­den­te in­for­me de la Fis­ca­lía que se opo­ne a la pe­ti­ción de Gonzalo Bo­ye, abo­ga­do de To­rra y tam­bién de Car­les Puig­de­mont, hui­do en Bél­gi­ca de la jus­ti­cia es­pa­ño­la.

La Sa­la Ci­vil y Pe­nal del Tri­bu­nal Su­pe­rior, que en­jui­cia a To­rra por su con­di­ción de afo­ra­do, es­tá pre­pa­ra­da pa­ra cual­quier even­tua­li­dad. Fuen­tes del or­ga­nis­mo re­cuer­dan que el jui­cio po­dría ce­le­brar­se sin la pre­sen­cia del pre­si­dent. La ley pe­nal es­ta­ble­ce que, co­mo nor­ma ge­ne­ral, el acu­sa­do de­be es­tar pre­sen­te en el ban­qui­llo. Pe­ro pre­vé ex­cep­cio­nes, que de­ja a cri­te­rio del juez o tri­bu­nal. Es­te es­ce­na­rio so­lo es po­si­ble cuan­do se so­li­ci­ta una pe­na de cár­cel in­fe­rior a dos años u otro ti­po de pe­na in­fe­rior a cin­co años. To­rra afron­ta una pe­ti­ción de un año y ocho me­ses de in­ha­bi­li­ta­ción por un de­li­to de desobe­dien­cia. Pe­se a las ad­ver­ten­cias reite­ra­das de la Jun­ta Elec­to­ral Cen­tral, el má­xi­mo res­pon­sa­ble de la Ge­ne­ra­li­tat se ne­gó a re­ti­rar los la­zos ama­ri­llos —en apo­yo a los po­lí­ti­cos in­de­pen­den­tis­tas en pri­sión pro­vi­sio­nal— de la fa­cha­da del Pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral.

La úl­ti­ma ar­gu­cia de To­rra es cohe­ren­te con su lí­nea de­fen­si­va. Des­de que la Fis­ca­lía se que­re­lló con­tra él, ha­ce ape­nas seis me­ses, las ma­nio­bras pa­ra tra­tar de des­le­gi­ti­mar al Su­pe­rior han si­do la cons­tan­te. En ma­yo, el pre­si­den­te ac­ce­dió a de­cla­rar co­mo in­ves­ti­ga­do. Ale­gó que la or­den de re­ti­rar los la­zos era “ile­gal” y la jun­ta, “in­com­pe­ten­te”. Ad­mi­tió que des­obe­de­ció por­que se de­be a un “man­da­to” de la ciu­da­da­nía ca­ta­la­na y a la “de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos”. Lo hi­zo arro­pa­do por el Go­vern, las en­ti­da­des in­de­pen­den­tis­tas que pro­mo­vie­ron el re­fe­rén­dum ile­gal del 1-O —la ANC y Òm­nium— y por al­gu­nos ciu­da­da­nos. Su com­pa­re­cen­cia ya no fue, sin em­bar­go, el ba­ño de ma­sas que acom­pa­ña­ba a los lí­de­res del pro­cés ca­da vez que acu­dían an­te el Pa­la­cio de Jus­ti­cia, si­tua­do en el pa­seo de Lluís Com­panys de Bar­ce­lo­na.

TV-3 di­fun­dió el ví­deo de su de­cla­ra­ción, que el ma­gis­tra­do ins­truc­tor Car­los Ramos re­tu­vo has­ta pa­sa­das las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les y eu­ro­peas. Que­ría evi­tar su “ins­tru­men­ta­li­za­ción” por las par­tes (Vox ejer­ce la acu­sa­ción po­pu­lar). Ramos fue, pre­ci­sa­men­te, la pri­me­ra víc­ti­ma con nom­bre y ape­lli­dos de la estrategia pre­si­den­cial. En ju­lio, el abo­ga­do de To­rra in­ten­tó (sin éxi­to) re­cu­sar al ma­gis­tra­do por­que en sus au­tos emi­tía “fra­ses, ra­zo­na­mien­tos y ma­ni­fes­ta­cio­nes ro­tun­das y de evi­den­te cul­pa­bi­li­dad, que re­fle­jan la po­si­ción ya asu­mi­da por el ins­truc­tor”. Bo­ye ya acu­sa­ba a Ramos de “re­tor­cer los he­chos” pa­ra en­do­sar un de­li­to de desobe­dien­cia que, en su opinión, nun­ca exis­tió.

En un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en el di­gi­tal El Na­cio­nal, Bo­ye car­ga con­tra los ma­gis­tra­dos que juz­ga­rán a To­rra, a los que acu­sa de “fal­ta de im­par­cia­li­dad” y de es­tar “con­ta­mi­na­dos”. Di­ce el le­tra­do que dos de los tres miem­bros del tri­bu­nal “dic­ta­ron la in­ter­lo­cu­to­ria de ad­mi­sión a trá­mi­te” de la que­re­lla y, por tan­to, ya se han he­cho una idea de los he­chos y no de­be­rían po­der sen­ten­ciar­los. “Eso so­lo ha pa­sa­do en el jui­cio del pro­cés y aho­ra en el del pre­si­den­te To­rra... si es que no son to­do lo mis­mo”. El pro­pio man­da­ta­rio, que re­tui­teó el ar­tícu­lo, anun­ció en Ma­drid que “re­cu­sa­rá” tam­bién a esos jue­ces en los pró­xi­mos días.

A la de­fen­sa de To­rra le re­sul­ta igual­men­te ex­tra­ño que el Su­pe­rior dic­ta­ra la fe­cha de las se­sio­nes el día 31 de ju­lio, an­tes de co­no­cer la com­po­si­ción exac­ta del tri­bu­nal. Fuen­tes ju­di­cia­les sub­ra­yan que se tra­ta de un pro­ce­di­mien­to nor­mal. Pa­ra evi­tar la “con­ta­mi­na­ción” de al­gu­nos de los ma­gis­tra­dos de la sa­la ci­vil y pe­nal —que han re­suel­to re­cur­sos y otras cues­tio­nes en el pro­ce­di­mien­to— ha si­do ne­ce­sa­rio ha­cer un “lla­ma­mien­to” a otros jue­ces. Con la fe­cha ya en el ca­len­da­rio, se ha po­di­do sa­ber cuá­les te­nían dis­po­ni­bi­li­dad. “Es lo que se hi­zo en el jui­cio del 9-N y nin­gún abo­ga­do pro­tes­tó”, di­cen fuen­tes ju­di­cia­les so­bre el pro­ce­so con­tra el ex­pre­si­den­te Ar­tur Mas por la con­sul­ta in­de­pen­den­tis­ta de 2014.

Otra que­ja es que a To­rra “se le han de­ne­ga­do to­das las prue­bas”. “¿Es que ha de te­ner me­nos de­re­chos que el res­to de ciu­da­da­nos”, se pre­gun­ta el abo­ga­do en ese mis­mo ar­tícu­lo. El tri­bu­nal re­cha­zó su pe­ti­ción de que com­pa­rez­can en el jui­cio 12 vo­ca­les de la Jun­ta Elec­to­ral al en­ten­der que no tie­nen “nin­gu­na re­la­ción” con el acu­sa­do que “con­tri­bu­ya al es­cla­re­ci­mien­to de los he­chos”. En ese au­to, por cier­to, el tri­bu­nal se­ña­la que el es­cri­to de de­fen­sa so­lo se opo­ne a los he­chos de la Fis­ca­lía, aun­que no ofre­ce un “re­la­to al­ter­na­ti­vo”.

Pe­ro lo que ha per­mi­ti­do ten­sar la cuer­da ha si­do la elec­ción de la fe­cha, 25 y 26 de sep­tiem­bre, lo que se­gún To­rra de­mues­tra las “pri­sas” del tri­bu­nal. De en­tra­da, Bo­ye ha ale­ga­do que ese día de­be aten­der otra cita con un “pre­so”, lo que po­dría mo­ti­var un cam­bio... pe­ro no ha pre­sen­ta­do do­cu­men­ta­ción que lo ava­le, se­gún las mis­mas fuen­tes. El pre­si­dent va por la vía po­lí­ti­ca y afea que la se­cre­ta­ria ju­di­cial no es­tu­vie­ra al co­rrien­te del ca­len­da­rio de se­sio­nes del Par­la­ment. El es­cri­to en el que pi­de el cam­bio de fe­chas re­cuer­da que To­rra “ocu­pa la más al­ta ma­gis­tra­tu­ra en Ca­ta­lu­ña” y, co­mo tal, tie­ne “unas fun­cio­nes, unas obli­ga­cio­nes, una agen­da y unas pre­rro­ga­ti­vas”. En su res­pues­ta, el fis­cal re­pli­ca que ha­blar de pri­vi­le­gios en una “so­cie­dad igua­li­ta­ria y de­mo­crá­ti­ca” es des­afor­tu­na­do. Y re­cuer­da que el res­to de ciu­da­da­nos que acu­den a los tri­bu­na­les tam­bién tie­nen sus obli­ga­cio­nes y “no es­tán ocio­sos en el so­fá de ca­sa”.

Los jue­ces de­ci­di­rán es­ta se­ma­na si ad­mi­ten la pe­ti­ción de re­tra­sar la fe­cha

Fuen­tes del Su­pe­rior di­cen que la vis­ta se pue­de ce­le­brar sin es­tar el acu­sa­do

/ AL­BERT GARCIA

To­rra, jun­to a su abo­ga­do y su es­po­sa, tras de­cla­rar en ma­yo en Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.