“Hay que cu­rrar mu­cho y usar bien el ta­len­to”

Sca­rio­lo des­ta­ca el “as­pec­to mo­ral” en un triun­fo que acer­ca más el ob­je­ti­vo de la cla­si­fi­ca­ción olím­pi­ca

El País (País Vasco) - - DEPORTES - F. S.,

RLos ju­ga­do­res de la se­lec­ción es­pa­ño­la no ha­bían ter­mi­na­do de re­co­rrer las ga­le­rías del Wuhan Sports Cen­ter rum­bo al ves­tua­rio pa­ra fe­li­ci­tar­se por su triun­fo an­te Ser­bia cuan­do, a tra­vés del ci­be­res­pa­cio, ya ha­bía lle­ga­do la cró­ni­ca de Pau Ga­sol. “Otra ex­hi­bi­ción de es­fuer­zo. Cohe­sión ex­tra­or­di­na­ria y un im­pe­ca­ble plan­tea­mien­to de par­ti­do. ¡Se­guid así com­pa­ñe­ros! A por los cuar­tos con­tra Po­lo­nia”, lan­zó el tó­tem del equi­po a tra­vés de Twit­ter. Siem­pre pre­sen­te, una de las pe­leas de Es­pa­ña en es­te Mun­dial es la de ga­nar­se la pla­za pa­ra los Jue­gos (ha de es­tar en­tre los dos me­jo­res equi­pos eu­ro­peos) en los que se des­pe­di­rá Pau cum­pli­dos los 40.

La ho­ja de ru­ta si­gue el me­jor de los iti­ne­ra­rios pre­vis­tos. Pri­me­ros de gru­po, in­vic­tos, en cuar­tos an­te Po­lo­nia y con la pre­su­mi­ble ventaja por su la­do del cua­dro de evi­tar al USA Team has­ta la fi­nal. A pe­sar de to­do ello, ni ras­tro de eu­fo­ria en la ca­se­ta. Con la mis­ma se­rie­dad que su plan­tea­mien­to de­fen­si­vo com­pa­re­ció Sca­rio­lo.

“He­mos ju­ga­do con­tra un gran­dí­si­mo equi­po que igual de diez par­ti­dos nos ga­na nue­ve, pe­ro en un par­ti­do se­co no hay nin­gún equi­po im­ba­ti­ble. No cam­bia mu­cho. Es­ta­mos don­de es­tá­ba­mos, cre­cien­do y pro­yec­ta­dos ha­cia los cuar­tos. El par­ti­do a vi­da o muer­te, his­tó­ri­ca­men­te, es el del cru­ce”, co­men­zó el se­lec­cio­na­dor. La de­fen­sa fue el epi­cen­tro de sus elo­gios. “He­mos es­ta­do muy se­rios atrás, con mu­cha con­cen­tra­ción. He­mos in­ten­ta­do po­ner va­rian­tes y no era fá­cil se­guir el hi­lo de los cam­bios de­fen­si­vos pe­ro, al mar­gen de Bog­da­no­vic, que es un fe­nó­meno, los he­mos con­te­ni­do bien. He­mos re­ba­ja­do la ano­ta­ción de un equi­po que via­ja­ba a 100 pun­tos a me­nos de 70. Pe­ro si­guen sien­do los me­jo­res jun­to a Es­ta­dos Uni­dos. No­so­tros, con hu­mil­dad”, en­fa­ti­zó Sca­rio­lo.

ecuer­do per­fec­ta­men­te el pri­mer día que me cru­cé con Víc­tor Cla­ver en una pis­ta de ba­lon­ces­to. Pa­sea­ba jun­to a Johnny Ro­gers (ex­com­pa­ñe­ro de equi­po mu­chos años an­tes y en­ton­ces di­rec­tor de­por­ti­vo del Va­len­cia Bas­ket) por la pis­ta del WiZink Cen­ter an­tes de su par­ti­do de la Co­pa del Rey de 2006. “¿Quién es es­te pe­li­rro­jo co­mo tú, Johnny? Lo tie­ne to­do; fí­si­co, al­tu­ra, téc­ni­ca…”.

Esa pin­ta con 17 años, a ve­ces es una suer­te, y otras ve­ces no tan­to. Las ex­pec­ta­ti­vas se dis­pa­ran y ten­de­mos a ol­vi­dar­nos de lo fun­da­men­tal; ju­gar bien al ba­lon­ces­to, pue­den ju­gar mu­chos; ha­cer­se un pro­fe­sio­nal de pri­mer ni­vel en cual­quier de­por­te, lo aca­ban con­si­guien­do muy po­cos.

Su equi­po ha ido cre­cien­do a ba­se de re­cor­dar­se sus li­mi­ta­cio­nes. “Pa­ra no­so­tros, me­ter 81 pun­tos es un gran­dí­si­mo lo­gro y, ade­más he­mos co­gi­do una gran­dí­si­ma con­fian­za por man­te­ner a un ri­val fuer­te en esos nú­me­ros. No so­mos un equi­po ex­tra­rri­co de ta­len­to. So­mos un equi­po que tie­ne que cu­rrar mu­cho y uti­li­zar el ta­len­to que te­ne­mos bien. Ren­ta­bi­li­zar­lo al má­xi­mo y car­bu­rar mu­cho en de­fen­sa”, desa­rro­lló Sca­rio­lo an­tes de des­car­tar cual­quier arre­ba­to de eu­fo­ria. “A ve­ces la

En la fór­mu­la má­gi­ca que ex­pu­si­mos en nues­tra car­ta an­te­rior, em­pe­zá­ba­mos por la ca­li­dad. Y la ca­li­dad de nues­tra se­lec­ción to­dos es­tos años vie­ne mar­ca­da, por su­pues­to, por los ex­cel­sos Ga­so­les, pe­ro tam­bién por los im­pa­ga­bles Cla­ve­res. El lu­gar de pri­mer ni­vel que ha aca­ba­do en­con­tran­do Víc­tor en la pro­fe­sión, tie­ne un mé­ri­to enor­me. Hay co­sas que no te vie­nen de se­rie: hay que ir a bus­car­las. La con­cen­tra­ción en el jue­go, en ata­que pe­ro so­bre to­do en de­fen­sa, y con ello la ca­pa­ci­dad de ha­cer­te im­pres­cin­di­ble, es una de ellas.

Pa­ra po­der ju­gar con la sol­tu­ra que de­mos­tra­mos fren­te a Ser­bia, no nos que­da­ba otra que im­po­ner nues­tra ca­li­dad ju­ven­tud te pue­de, pe­ro no creo. Es muy con­ta­gio­sa la se­rie­dad del ves­tua­rio. Los re­fe­ren­tes han es­ta­do en es­tas y en mu­chas más en mu­chas oca­sio­nes y sa­ben que no he­mos he­cho na­da to­da­vía. El pa­so que real­men­te hay que dar es el de en­trar en­tre los cua­tro me­jo­res del mun­do que, con­si­de­ran­do to­das las cir­cuns­tan­cias, me pa­re­ce­ría una co­sa in­creí­ble”, su­mó.

Su pi­za­rra si­gue dan­do vuel­tas de tuer­ca con­for­me avan­za el campeonato y, aun­que por mo­men­tos se es­ca­pó Bog­da­no­vic, Jo­kic pri­me­ro fren­te a Ita­lia. Y va­ya si lo hi­ci­mos; lo­gran­do “una de las tres me­jo­res de­fen­sas” de la era Sca­rio­lo, en pa­la­bras del pro­pio en­tre­na­dor. Es ahí don­de per­fi­les co­mo Víc­tor, o Rudy, o Pau Ri­bas, co­mo an­tes hi­zo Car­los Jiménez, po­nen el lis­tón a una al­tu­ra muy di­fí­cil de afron­tar pa­ra la ma­yo­ría de las se­lec­cio­nes.

Nos he­mos ga­na­do ju­gar el par­ti­do cla­ve pa­ra op­tar a me­da­lla fren­te a Po­lo­nia; el ri­val, a prio­ri, so­ña­do. Las ex­pec­ta­ti­vas aho­ra se vol­ve­rán a dis­pa­rar. En­ton­ces con­vie­ne acor­dar­se del cha­val de 17 años que pa­re­cía te­ner­lo to­do pa­ra ju­gar a es­to… y so­lo es­ta­ba en la rue­da de ca­len­ta­mien­to. El fí­si­co, la téc­ni­ca y la al­tu­ra son con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias en un ju­ga­dor ca­yó en su red. “En la pri­me­ra fa­se no to­ca­mos ab­so­lu­ta­men­te na­da. Co­mo siem­pre, in­ten­ta­mos guar­dar­nos to­do lo po­si­ble y al fi­nal es­to se contagia. Pe­ro, al mar­gen de lo tác­ti­co, me gus­ta­ría des­ta­car el as­pec­to mo­ral. Ha si­do otra prue­ba de com­pro­mi­so de los ju­ga­do­res y de lle­gar al lí­mi­te de sus po­si­bi­li­da­des”, ce­rró Sca­rio­lo. Ri­bas, ase­ve­ró: “Ca­da año pa­sa igual… no con­fían en no­so­tros... y aquí es­ta­mos, in­vic­tos y en cuar­tos. La con­fian­za que te­ne­mos es a prue­ba de bom­bas”.

de éli­te. Ha­cer la de­fen­sa de Cla­ver a Ga­lli­na­ri, o ro­bar un ba­lón cla­ve co­mo hi­zo Ricky fren­te a Ita­lia; pa­rar­se en un con­tra­ata­que, co­mo Rudy fren­te a Ser­bia, pa­ra que Llull aca­ba­se me­tien­do el tri­ple de la pun­ti­lla; vol­ver lo­co in­me­dia­ta­men­te des­pués a Ra­dul­ji­ca con una fin­ta de­fen­si­va, co­mo hi­zo Marc Ga­sol; o ser ca­paz de po­ner esa zo­na tram­pa en las po­se­sio­nes cla­ve que Ser­gio Sca­rio­lo lle­va­ba en la ca­be­za des­de el pri­mer día de con­cen­tra­ción, es lo que le ha­ce afir­mar a Sas­ha Djord­je­vic que “Es­pa­ña siem­pre ha­ce lo mis­mo; a mí ya no me en­ga­ñáis”. Ha­cer siem­pre “lo mis­mo” es tan evi­den­te co­mo con­ver­tir, ca­da ve­rano, gran­des ju­ga­do­res en con­cen­tra­dos pro­fe­sio­na­les. Los po­la­cos tie­nen ju­ga­do­res de ba­lon­ces­to tan im­pac­tan­tes, en la rue­da de ca­len­ta­mien­to, co­mo los nues­tros. Em­pe­ce­mos, por tan­to, bien pron­ti­to el par­ti­do cla­ve. Ese mu­ro de los cuar­tos de fi­nal que pue­de mar­car tan­to la ca­rre­ra de un de­por­tis­ta de éli­te.

/ ANDY WONG (AP)

Cla­ver se dis­po­ne a ma­cha­car el aro. Fi­nal Do­min­go,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.