El Mo­li­nón se acuer­da de Qui­ni y de Xa­na

El País (País Vasco) - - DEPORTES - LADISLAO J. MOÑINO,

Una Es­pa­ña pas­to­sa y po­co pro­fun­da cum­plió con el trá­mi­te de im­po­ner­se a Is­las Fe­roe y dio un pa­so ca­si de­fi­ni­ti­vo pa­ra ob­te­ner el bi­lle­te pa­ra la Eu­ro­co­pa 2020. Los cua­tro go­les fue­ron en­ga­ño­sos, fru­to de un do­mi­nio ló­gi­co, que so­lo abrió bre­cha en el mar­ca­dor cuan­do Alcácer em­bo­có dos tan­tos en los mi­nu­tos fi­na­les. Más go­les que fút­bol tu­vo la Ro­ja.

La tun­da es­pe­ra­da tar­dó en con­cre­tar­se y no fue tan abul­ta­da co­mo se pro­nos­ti­ca­ba, pe­se a que la dé­bil Is­las Fe­roe se pres­ta­ba al car­tel del par­ti­do, el emo­ti­vo ho­me­na­je al gol, a Qui­ni, go­lea­dor de cu­na des­cri­to y re­su­mi­do en la le­tra de la can­ción del cantautor Pi­po Pren­des, co­rea­da en los pro­le­gó­me­nos: “Aten­ción que lle­ga el Bru­jo/ El bueno, el ca­ne­la en ra­ma/ Cuan­do me­nos te lo es­pe­ras/ gol por la es­cua­dra/ Aho­ra Qui­ni, Aho­ra…”. Si al­guien ho­me­na­jeó a Qui­ni ese fue Alcácer, con dos go­les de nue­vo pu­ro, un gi­ro de to­bi­llo y un ca­be­za­zo en­tran­do al pa­lo cor­to. Dos to­ques y dos go­les.

El par­ti­do que­dó di­bu­ja­do des­de el pri­mer pa­se. No ju­gó Es­pa­ña una pe­lo­ta lar­ga de sa­que. Ro­dri­go le en­tre­gó el ba­lón a Ro­dri y a to­car y a to­car has­ta com­ple­tar el mo­nó­lo­go que fue el en­cuen­tro. Un due­lo uni­di­rec­cio­nal, con Es­pa­ña, en la que so­lo re­pi­tie­ron Ramos, pa­ra igua­la­ra a Iker Ca­si­llas con 167 in­ter­na­cio­na­li­da­des, y Ro­dri­go de la cita con Ru­ma­nia, más do­mi­na­do­ra que da­ñi­na.

Se en­con­tró la Ro­ja con lo que sue­le su­ce­der con las se­lec­cio­nes hun­di­das en el ran­king FIFA, que com­pi­ten por no ser hu­mi­lla­das con un sa­co de go­les. For­mó Is­las Fe­roe con una de­fen­sa de cin­co, cua­tro cen­tro­cam­pis­tas y un de­lan­te­ro. Y de ahí no se iban a mo­ver, in­de­pen­dien­te­men­te de los go­les que en­ca­ja­ra. Re­ci­bió uno pron­to, a los 13 mi­nu­tos, y ahí si­guió, in­mu­ta­ble, aga­rra­da a su con­ten­ción de­fen­si­va. El tan­to lle­gó por una pe­lo­ta por­fia­da por Thia­go en la fron­tal del área que le ca­yó a Oyar­za­bal y es­te ce­dió a Ro­dri­go pa­ra que mar­ca­ra a puer­ta va­cía y po­si­ble­men­te en fue­ra de jue­go por me­dio pie.

La in­fe­rio­ri­dad del spa­rring fe­roen­se fue ma­ni­fies­ta des­de las pis­tas que de­jó su ope­ra­ti­vi­dad con el ba­lón. Tar­da­ron ca­si 10 mi­nu­tos en pa­sar del cen­tro del cam­po y fue por un sa­que lar­go de Niel­sen, su por­te­ro. La se­gun­da vez que tras­pa­sa­ron la lí­nea me­du­lar fue tras el sa­que del gol de Ro­dri­go.

An­te ese pa­no­ra­ma emer­gió una Es­pa­ña es­pe­sa, me­ti­da en cam­po con­tra­rio, pen­du­lar, pe­ro len­ta con la pe­lo­ta pa­ra lle­var­la de una banda a otra. Los cen­tros pre­vi­si­bles al área fue­ron una bi­co­ca pa­ra los es­pi­ga­dos y for­ni­dos cen­tra­les de Is­las Fe­roe. El ex­ce­so de pe­lo­tas al pie y la es­ca­sez de ju­ga­das li­ga­das a una ve­lo­ci­dad acor­de a lo que re­que­ría el par­ti­do de­pa­ró un mo­no­po­lio del ba­lón in­sul­so.

A ve­ces, la superiorid­ad no es so­lo es el to­que. Tam­bién el re­ga­te es un re­cur­so su­pre­ma­cis­ta en es­ta cla­se de par­ti­dos en­la­ta­dos. No­che emo­cio­nan­te en El Mo­li­nón, don­de en los pro­le­gó­me­nos se rin­dió un sen­ti­do ho­me­na­je a uno de los ju­ga­do­res más em­ble­má­ti­cos del Spor­ting de Gi­jón, En­ri­que Cas­tro, el mí­ti­co Qui­ni, fa­lle­ci­do el 27 de fe­bre­ro de 2018. En una de las gra­das se des­ple­gó una pan­car­ta gi­gan­te con la ima­gen del de­lan­te­ro mien­tras el pú­bli­co de­di­ca­ba una ce­rra­da ova­ción. El Bru­jo mar­có una épo­ca en el club as­tu­riano, que vi­vió su me­jor épo­ca en las dé­ca­das de los se­ten­ta y Tu­vo muy po­co des­bor­de la se­lec­ción de Mo­reno du­ran­te el pri­mer ac­to. Car­va­jal, Su­so y Oyar­za­bal se atre­vie­ron po­co. Así que la pe­lo­ta via­ja­ba asea­da de un cos­ta­do a otro sin en­con­trar­le res­qui­cios al blin­da­je vi­si­tan­te. prin­ci­pios de los ochen­ta, cuan­do Qui­ni en­ca­be­za­ba el ata­que spor­tin­guis­ta. El Mo­li­nón tam­bién se acor­dó de otro ído­lo de la ca­sa, Luis En­ri­que, que per­dió a su hi­ja Xa­na el pa­sa­do 30 de agos­to.

En lo de­por­ti­vo, el em­pa­te en­tre Sue­cia y No­rue­ga (1-1) acer­ca aún más la cla­si­fi­ca­ción de Es­pa­ña pa­ra la Eu­ro­co­pa. “Es­tá ca­si, pe­ro no ce­rra­da. Te­ne­mos que in­ten­tar ga­nar to­dos los par­ti­dos pa­ra cre­cer co­mo gru­po”, apun­tó el se­lec­cio­na­dor, Ro­bert Mo­reno.

Una es­té­ti­ca vo­lea de Thia­go em­pal­ma­da tras un sa­que de es­qui­na y otro dis­pa­ro le­jano del vo­lan­te del Ba­yern fue­ron las úni­cas mues­cas re­ma­ta­do­ras an­tes del des­can­so. La dor­mi­de­ra de Es­pa­ña in­clu­so en­va­len­to­nó a su ri­val, que pro­bó a De Gea con un dis­pa­ro cru­za­do y man­so de Bjar­ta­lid.

Sa­lió Es­pa­ña más eléc­tri­ca y me­nos so­bo­na del des­can­so. Con una mar­cha más, ne­ce­sa­ria pa­ra do­blar la mu­ra­lla que te­nía en­fren­te. Un ro­bo de Ro­dri en las in­me­dia­cio­nes del área pro­vo­có una ros­ca de Su­so que se fue por po­co. Fue a la ca­rre­ra, en una de las po­cas oca­sio­nes que se des­or­de­nó Is­las Fe­roe, co­mo lle­gó el se­gun­do tan­to. Ro­dri­go pu­do con­du­cir por el pa­si­llo del sie­te, re­cor­tó cuan­do pi­só área y sol­tó un zur­da­zo que se co­ló tras pe­gar en el mus­lo de un de­fen­sa ri­val.

Co­mo se es­pe­ra­ba, Is­las Fe­roe no de­jó pen­sar en evi­tar la cas­ca­da de go­les. Y Es­pa­ña vol­vió a caer en el fút­bol ano­dino. Tan­to que Ro­bert Mo­reno ter­mi­nó por sa­car del cam­po a Oyar­za­bal y a Su­so pa­ra in­ten­tar reac­ti­var al equi­po con Sa­ra­bia y Alcácer. No me­jo­ró mu­cho la Ro­ja, que si­guió em­bo­ta­da en ca­de­nas de pa­se. Sin ape­nas ace­le­ra­cio­nes, sin un rit­mo de pe­lo­ta da­ñino, la oca­sión más cla­ra fue pa­ra Is­las Fe­roe has­ta que Alcácer es­ta­lló. Un error de Ramos en la en­tre­ga de­jó a Bjar­ta­lid so­lo an­te De Gea, que en frío ga­nó el mano a mano con el pie. Le ven­drá bien es­ta in­ter­ven­ción tras per­der la ti­tu­la­ri­dad en fa­vor de Kepa. El cam­bio de Ramos, que se fue sin mar­car, pe­se a sus cues­tio­na­bles y con­ti­nuas es­tan­cias en el área co­mo nue­ve, pu­so a El Mo­li­nón en pie. So­lo los dos go­les de Alcácer hi­cie­ron le­van­tar­se una vez más al per­so­nal. El nue­ve de Es­pa­ña al me­nos sí sim­bo­li­zó la fi­gu­ra de Qui­ni.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.