Ofen­si­va del Ban­co de Es­pa­ña pa­ra ga­nar pe­so en el BCE an­te el fre­na­zo

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO - AN­TO­NIO MA­QUE­DA,

El Ban­co de Es­pa­ña se lan­za por pri­me­ra vez a in­ter­ve­nir en un de­ba­te pú­bli­co del BCE. En su dis­cur­so de ju­lio en Sin­tra, el pre­si­den­te Ma­rio Drag­hi anun­ció que ha­ría lo que hi­cie­se fal­ta pa­ra reac­ti­var la eco­no­mía. Sin em­bar­go,

La si­tua­ción eco­nó­mi­ca em­peo­ra. El ci­clo de la re­cu­pe­ra­ción se ago­ta y los ries­gos se agol­pan en el ho­ri­zon­te. El pro­tec­cio­nis­mo co­mer­cial, el ate­rri­za­je brus­co de la eco­no­mía chi­na, el Bre­xit o las di­fi­cul­ta­des de la in­dus­tria del au­to­mó­vil ya es­tán haciendo me­lla. El pa­sa­do vier­nes, la eco­no­mía ale­ma­na vol­vió a dar se­ña­les de gri­par­se. Su pro­duc­ción in­dus­trial caía en ju­lio un 0,6% y el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía ger­mano ad­mi­tía que “to­da­vía no se pue­de con­tar con una me­jo­ra del sec­tor in­dus­trial”. En Es­pa­ña, la afi­lia­ción a la Se­gu­ri­dad So­cial una vez su­pri­mi­da la es­ta­cio­na­li­dad es­tá cre­cien­do a rit­mos de en­tre el 0,3% y el 0,4% tri­mes­tral, una se­ñal inequí­vo­ca de que el avan­ce del PIB se es­ta­ría ra­len­ti­zan­do res­pec­to al 0,5% re­gis­tra­do en el se­gun­do tri­mes­tre. Al cóc­tel se su­man cam­bios es­truc­tu­ra­les de fon­do, co­mo el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción. El pe­li­gro de ja­po­ni­za­ción en la zo­na eu­ro es evi­den­te.

En­fren­ta­do con es­ta co­yun­tu­ra pla­ga­da de obs­tácu­los, el pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo ya reac­cio­nó el pa­sa­do ju­lio en Sin­tra pro­me­tien­do es­tí­mu­los adi­cio­na­les con tal de evi­tar que se per­pe­túen los cre­ci­mien­tos ba­jos. Drag­hi de­cla­ró que “en au­sen­cia de pro­gre­sos” se re­vi­sa­rían “to­dos los ins­tru­men­tos dis­po­ni­bles”, ya sean ba­ja­das de ti­pos o nue­vas com­pras de deu­da. Pe­ro en­se­gui­da sur­gió el ti­ra y aflo­ja. Los hal­co­nes em­pe­za­ron a cues­tio­nar una nue­va ex­pan­sión mo­ne­ta­ria.

Com­pras de deu­da

En su lí­nea du­ra ha­bi­tual, el pre­si­den­te del Bun­des­bank, Jens Weid­mann, pi­dió “es­pe­cial cau­te­la con las com­pras de bo­nos”. La in­te­gran­te ale­ma­na del con­se­jo eje­cu­ti­vo del eu­ro­ban­co, Sa­bi­ne Lau­tens­chläe­ger, afir­mó que el lla­ma­do QE so­lo de­be­ría usar­se cuan­do exis­tie­se el ries­go de de­fla­ción, y ese ries­go “no se veía por nin­gún la­do”. Los go­ber­na­do­res ho­lan­dés, aus­tria­co y es­to­nio se su­ma­ron a las crí­ti­cas. In­clu­so el go­ber­na­dor ga­lo, Fra­nçois Vi­lle­roy, se pre­gun­tó en pú­bli­co el pa­sa­do jue­ves si era ne­ce­sa­rio.

En es­te con­tex­to y pa­ra sor­pre­sa de al­gu­nos, en agos­to el go­ber­na­dor fin­lan­dés, Olli Rehn, re­cla­mó un pa­que­te de es­tí­mu­los “sig­ni­fi­ca­ti­vo y con im­pac­to”. Y el es­pa­ñol, Pa­blo Her­nán­dez de Cos, irrum­pió en el de­ba­te el pa­sa­do 31 de agos­to en los cur­sos de La en las si­guien­tes se­ma­nas los go­ber­na­do­res de Ale­ma­nia y Ho­lan­da mos­tra­ron su re­cha­zo a otra ex­pan­sión mo­ne­ta­ria. Y el de Fran­cia ex­pre­só du­das. En me­dio de la pug­na, el go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña, Pa­blo Her­nán­dez de Cos, ha sa­li­do al pa­so ali­neán­do­se con Drag­hi

Gran­da, en As­tu­rias. Allí di­jo que el BCE “es­tá pre­pa­ra­do pa­ra ajus­tar to­dos sus ins­tru­men­tos”. Se tra­ta­ba de la pri­me­ra vez que un go­ber­na­dor es­pa­ñol ha­cía pú­bli­ca una po­si­ción en po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria. Y lo ha­cía pa­ra en­trar de lleno acu­dien­do al apo­yo de Drag­hi y eri­gién­do­se en una de las pa­lo­mas des­ta­ca­das del eu­ro­ban­co.

El cho­que en­tre hal­co­nes y pa­lo­mas es­tá ser­vi­do, y Drag­hi tie­ne una com­pli­ca­da la­bor por de­lan­te en los dos con­se­jos que le que­dan y re­cor­dan­do que “to­dos los ins­tru­men­tos” es­tán so­bre la me­sa. Nun­ca an­tes el ban­co ha­bía he­cho va­ler su voz de es­ta for­ma. An­te la lle­ga­da de Ch­ris­ti­ne La­gar­de y en ple­na ra­len­ti­za­ción, el mo­vi­mien­to for­ma par­te de una estrategia pa­ra ga­nar pe­so en Eu­ro­pa.

pa­ra po­der ar­mar un pa­que­te po­ten­te de es­tí­mu­los an­tes de de­jar el BCE en ma­nos de la fu­tu­ra nue­va pre­si­den­ta, la fran­ce­sa Ch­ris­ti­ne La­gar­de, que se ha­rá car­go de la en­ti­dad el 1 de no­viem­bre. La con­tun­den­cia del úl­ti­mo dis­pa­ro de Drag­hi se ha pues­to en te­la de jui­cio des­de den­tro. Du­dan so­bre la efec­ti­vi­dad de otra ron­da de ad­qui­si­cio­nes de deu­da.

El jue­ves se­rá el pri­me­ro de los dos con­se­jos. Y el go­ber­na­dor es­pa­ñol se ha con­ver­ti­do en uno de los prin­ci­pa­les res­pal­dos de Drag­hi. Es­te mo­vi­mien­to, inau­di­to en la his­to­ria del Ban­co de Es­pa­ña, su­po­ne par­te de una estrategia de fon­do pa­ra ga­nar pe­so en el BCE. E in­clu­ye más hi­tos: des­de el ate­rri­za­je de Her­nán­dez de Cos, el or­ga­nis­mo ha re­for­za­do el de­par­ta­men­to de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria; in­ten­ta pro­du­cir es­tu­dios pun­te­ros pa­ra in­fluir en las de­ci­sio­nes, y or­ga­ni­za más con­fe­ren­cias pa­ra pro­mo­ver el de­ba­te. Por ejem­plo, el pa­sa­do ju­lio el ban­co mon­tó una en Nue­va York con el ex­go­ber­na­dor de la Fed, Ben Ber­nan­ke, y el eco­no­mis­ta Larry Sum­mers en­tre los po­nen­tes.

Ade­más, aho­ra que arre­cia la in­cer­ti­dum­bre so­bre la eco­no­mía y la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, los prin­ci­pa­les ban­cos cen­tra­les han crea­do un gru­po glo­bal pa­ra re­pen­sar el fu­tu­ro con la par­ti­ci­pa­ción de una do­ce­na de ex­per­tos. En­tre ellos el Ban­co de Es­pa­ña ha con­se­gui­do si­tuar a su di­rec­tor de es­tu­dios, Ós­car Arce. Que un es­pa­ñol ha­ya al­can­za­do tal ni­vel en esas dis­cu­sio­nes pa­re­ce un lo­gro. Y Her­nán­dez de Cos ya pre­si­de los tra­ba­jos de la au­to­ri­dad eu­ro­pea pa­ra de­tec­tar ries­gos sis­té­mi­cos o el co­mi­té de re­gu­la­ción ban­ca­ria in­ter­na­cio­nal de Basilea. Cuan­do el mi­nis­tro Ro­mán Es­co­lano nom­bró a Cos, su idea era que ha­cían fal­ta pri­me­ros es­pa­das con ca­pa­ci­dad de ser re­le­van­tes en Eu­ro­pa. La estrategia ya es­tá en mar­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.