El tras­fon­do so­cial del Bre­xit

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO -

La tre­men­da cri­sis en que es­tá in­mer­so el Reino Uni­do a raíz de su de­ci­sión de aban­do­nar Eu­ro­pa no es aje­na a una rup­tu­ra más pro­fun­da que es­tá su­frien­do la so­cie­dad bri­tá­ni­ca. Una ro­tu­ra que se re­fle­ja en una ele­va­da e in­sos­te­ni­ble de­sigual­dad. Las imá­ge­nes que he­mos vis­to en las pe­lí­cu­las de Ken Loach, que vi­sua­li­zan el de­te­rio­ro so­cial de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras, es con­fir­ma­da por Eu­ros­tat, que cons­ta­ta la exis­ten­cia de más de 14 mi­llo­nes de per­so­nas en ries­go de po­bre­za.

Lo cier­to es que el Reino Uni­do se ha con­ver­ti­do en uno de los paí­ses de­mo­crá­ti­cos más de­sigua­les del mun­do. En Eu­ro­pa per­te­ne­ce al gru­po de los más de­sigua­les jun­to a Es­pa­ña, Por­tu­gal, Gre­cia e Ita­lia,

se­gún el tra­ba­jo del pro­fe­sor Eduardo Ban­drés Ma­ri­né, en Cua­der­nos de In­for­ma­ción Eco­nó­mi­ca. Des­de los años 80 la eco­no­mía bri­tá­ni­ca só­lo ha fun­cio­na­do bien pa­ra los más ri­cos, que han si­do los be­ne­fi­cia­rios del cre­ci­mien­to de ma­ne­ra exa­ge­ra­da.

An­te una po­bla­ción ca­da vez más de­silu­sio­na­da, el Par­ti­do La­bo­ris­ta de Je­remy Corbyn ha ela­bo­ra­do una agen­da eco­nó­mi­ca con el ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio de re­ver­tir la de­sigual­dad in­clu­yen­do me­di­das con­cre­tas que per­si­guen una re­dis­tri­bu­ción de la ri­que­za. El pro­gra­ma di­se­ña­do por el can­ci­ller en la som­bra John McDon­nell in­clu­ye la na­cio­na­li­za­ción de las em­pre­sas de fe­rro­ca­rri­les, dis­tri­bu­ción de agua, co­rreos y elec­tri­ci­dad y au­men­to de im­pues­tos a los ri­cos. Una de las pro­pues­tas más em­ble­má­ti­cas es la trans­fe­ren­cia del 10% de las ac­cio­nes de las gran­des em­pre­sas a los em­plea­dos. Los tra­ba­ja­do­res po­drán re­ci­bir has­ta 500 li­bras anua­les de di­vi­den­dos por las ac­cio­nes re­ci­bi­das. Tam­bién se pre­vé la cons­truc­ción de un mi­llón de vi­vien­das so­cia­les, un in­cre­men­to sus­tan­cial del sa­la­rio mí­ni­mo y la se­ma­na la­bo­ral de cua­tro días.

Son pro­pues­tas ra­di­ca­les que su­po­nen un cam­bio pro­fun­do del ca­pi­ta­lis­mo bri­tá­ni­co. Lo no­ta­ble es que no se tra­ta de un dis­cur­so re­tó­ri­co con­tra la de­sigual­dad sino de me­di­das con­cre­tas. Y más re­le­van­te aún es que no es el pro­gra­ma de un par­ti­do mar­gi­nal, sino de uno que tie­ne po­si­bi­li­da­des de Go­bierno.

La agen­da la­bo­ris­ta ha pro­vo­ca­do un fuer­te de­ba­te po­lí­ti­co. Un tra­ba­jo ela­bo­ra­do por Fi­nan­cial Ti­mes y Clif­ford Chan­ce es­ti­ma que la trans­fe­ren­cia de ac­cio­nes pue­de su­po­ner un cos­te de 331.000 mi­llo­nes de eu­ros a las 7.000 em­pre­sas afec­ta­das. No obs­tan­te, la ini­cia­ti­va la­bo­ra­lis­ta ha re­ci­bi­do el con­tun­den­te apo­yo de 80 des­ta­ca­dos aca­dé­mi­cos, en­tre los que fi­gu­ran, Da­vid Blanch­flo­wer, Da­ni Ro­drik, Tho­mas Pi­ketty, Ma­ria­na Maz­zu­ca­to y Step­hany Grif­fit-Jo­nes. El pe­rió­di­co bri­tá­ni­co ha pu­bli­ca­do una car­ta de es­tos eco­no­mis­tas en la que re­cuer­dan que el mo­de­lo eco­nó­mi­co del Reino Uni­do ha fra­ca­sa­do y abo­gan por la par­ti­ci­pa­ción de los tra­ba­ja­do­res en la ri­que­za que ellos crean.

La res­pues­ta a la de­sigual­dad es­tá en­tran­do en la eta­pa de he­chos. En Es­ta­dos Uni­dos los em­pre­sa­rios ya se han da­do cuen­ta de que el ac­tual ca­pi­ta­lis­mo no es acep­ta­ble. En Es­pa­ña la de­sigual­dad gol­pea a los más po­bres, co­mo ha se­ña­la­do el pro­fe­sor Ban­drés. Se­guir sin Go­bierno en es­tas cir­cuns­tan­cias es es­pe­cial­men­te irres­pon­sa­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.