La opo­si­ción se une en blo­que con­tra Ne­tan­yahu a una se­ma­na de las elec­cio­nes

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - JUAN CAR­LOS SANZ,

La opo­si­ción mos­tró ayer a Ben­ja­mín Ne­tan­yahu el ca­mino que con­du­ce a la de­rro­ta. La Kne­set, el Par­la­men­to uni­ca­me­ral is­rae­lí, re­cha­zó el pro­yec­to de ley pre­sen­ta­do por el pri­mer mi­nis­tro pa­ra au­to­ri­zar la gra­ba­ción con cá­ma­ras de los vo­tan­tes

En un ajus­ta­do re­sul­ta­do, el em­pa­te a 12 vo­tos re­gis­tra­do en la Co­mi­sión Le­gis­la­ti­va de la Kne­set ce­rró la vía a la tra­mi­ta­ción ur­gen­te de la ley. El blo­queo par­la­men­ta­rio, que equi­va­le a un vo­to de cas­ti­go a Ne­tan­yahu, obli­gó a los dipu­tados del Li­kud, el par­ti­do con­ser­va­dor en­ca­be­za­do por el pri­mer mi­nis­tro, a pe­dir la re­ti­ra­da del pro­yec­to an­te la im­po­si­bi­li­dad de apli­car la nor­ma en los co­mi­cios del día 17.

An­te la au­sen­cia de un par­la­men­ta­rio de la ma­yo­ría que no va a vol­ver a pre­sen­tar­se a las elec­cio­nes, la úni­ca dipu­tada del gru­po Is­rael, Nues­tra Ca­sa si­guió la con­sig­na de su je­fe de fi­las y ve­tó el pa­so a la de­no­mi­na­da ley de las cá­ma­ras. Lie­ber­man ya ha­bía anun­cia­do que su par­ti­do re­cha­za­ba la nor­ma­ti­va en su re­dac­ción ac­tual a es­ca­sas fe­chas de las vo­ta­cio­nes. “La su­per­vi­sión de los co­mi­cios de­be efec­tuar­se de for­ma con­sen­sua­da [en­tre los gru­pos po­lí­ti­cos] y no por una mi­li­cia pri­va­da de Ne­tan­yahu”, ade­lan­tó el di­ri­gen­te de la de­re­cha de ses­go lai­co.

Cá­ma­ras en las ur­nas

El pro­yec­to de ley, im­pul­sa­do por el Go­bierno en fun­cio­nes, bus­ca­ba per­mi­tir el uso de cá­ma­ras en to­dos los cen­tros de vo­ta­ción du­ran­te las pró­xi­mas elec­cio­nes. El Ga­bi­ne­te ha­bía apro­ba­do el tex­to le­gal el do­min­go pa­ra re­mi­tir­lo con ur­gen­cia a la Kne­set. Con­tem­pla­ba una au­to­ri­za­ción ge­né­ri­ca a los in­ter­ven­to­res pa­ra po­der gra­bar imá­ge­nes y con­ver­sa­cio­nes de los miem­bros de las me­sas elec­to­ra­les, de los re­pre­sen­tan­tes de los par­ti­dos y de los vo­tan­tes en los co­le­gios elec­to­ra­les y sus al­re­de­do­res, aun­que no en las ca­bi­nas don­de se se­lec­cio­na la pa­pe­le­ta an­tes del su­fra­gio.

El pri­mer mi­nis­tro ha­bía aler­ta­do el do­min­go du­ran­te la reunión se­ma­nal del Go­bierno del pe­li­gro de que se pro­duz­can irre­gu­la­ri­da­des en las ur­nas en Is­rael, así co­mo de la ame­na­za del “ro­bo de las elec­cio­nes al Li­kud”. El fis­cal ge­ne­ral, Avi­chai Man­del­blit, y el pre­si­den­te del Co­mi­té Elec­to­ral Cen­tral, el juez del Tri­bu­nal Su­pre­mo Ha­nan Mel­cer, se opu­sie­ron sin éxi­to a la tra­mi­ta­ción de la ley de las cá­ma­ras. Am­bos ju­ris­tas ad­vir­tie­ron de que la nor­ma­ti­va iba a sem­brar el caos y vio­lar la in­ti­mi­dad de los vo­tan­tes en la jor­na­da elec­to­ral.

Ay­man Odeh, ca­be­za de la Lis­ta Con­jun­ta de par­ti­dos ára­bes, ase­gu­ró tras la fa­lli­da to­ma en con­si­de­ra­ción de la le­gis­la­ción que “Ne­tan­yahu es­tá li­bran­do una ba­ta­lla con­tra la co­mu­ni­dad ára­be de Is­rael y con­tra la de­mo­cra­cia”. en los co­le­gios elec­to­ra­les. Cuan­do que­da una se­ma­na pa­ra los co­mi­cios, en re­pe­ti­ción de las le­gis­la­ti­vas ce­le­bra­das en abril, que no re­sul­ta­ron con­clu­yen­tes, el ex­mi­nis­tro de De­fen­sa Avig­dor Lie­ber­man ha su­ma­do el de­ci­si­vo vo­to de su par­ti­do ul­tra­con­ser­va­dor al de to­das las fuer­zas opo­si­to­ras.

Es­te dipu­tado cree que el pri­mer mi­nis­tro pre­pa­ra el te­rreno pa­ra im­pug­nar los re­sul­ta­dos de los co­mi­cios des­pués de de­nun­ciar frau­de elec­to­ral en los co­le­gios de mi­no­ría ára­be. Es­ta co­mu­ni­dad, que agru­pa al 20% de la po­bla­ción, es­tá in­te­gra­da por las fa­mi­lias pa­les­ti­nas y sus des­cen­dien­tes que per­ma­ne­cie­ron en el te­rri­to­rio del Es­ta­do de Is­rael tras su es­ta­ble­ci­mien­to en 1948.

Ne­tan­yahu ya in­ten­tó fre­nar la in­fluen­cia de la mi­no­ría ára­be en an­te­rio­res co­mi­cios. En 2015

lan­zó la voz de alar­ma en la mis­ma jor­na­da elec­to­ral pa­ra mo­vi­li­zar en su fa­vor a los co­lo­nos de los asen­ta­mien­tos de Cis­jor­da­nia y Je­ru­sa­lén Es­te. En los co­mi­cios ce­le­bra­dos ha­ce cin­co me­ses, la pre­sen­cia de cá­ma­ras de ví­deo en los co­le­gios elec­to­ra­les de lo­ca­li­da­des ára­bes coin­ci­dió con la pér­di­da de la cuar­ta par­te de los es­ca­ños de los par­ti­dos hoy in­te­gra­dos en la Lis­ta Con­jun­ta y que se pre­sen­ta­ron en­ton­ces di­vi­di­dos. Los es­ca­ños que pue­dan su­mar aho­ra los par­ti­dos ára­bes son de­ter­mi­nan­tes pa­ra for­jar una ma­yo­ría de blo­queo a Ne­tan­yahu con el res­to de la opo­si­ción y ce­rrar­le el pa­so a su quin­ta in­ves­ti­du­ra —la cuar­ta con­se­cu­ti­va— co­mo pri­mer mi­nis­tro.

La ame­na­za de un pro­ce­sa­mien­to por co­rrup­ción pla­nea des­de co­mien­zos de año so­bre el lí­der del Li­kud, que tres se­ma­nas des­pués de las vo­ta­cio­nes de­be­rá com­pa­re­cer an­te el fis­cal ge­ne­ral. El pri­mer mi­nis­tro ten­drá en­ton­ces la oca­sión de ofre­cer su ver­sión fren­te a las in­ves­ti­ga­cio­nes de tres ca­sos en los que la bri­ga­da an­ti­co­rrup­ción de la po­li­cía ha pro­pues­to su in­cul­pa­ción for­mal por frau­de, cohe­cho y abu­so de po­der.

Su pre­de­ce­sor en el car­go, el po­lí­ti­co cen­tris­ta Ehud Ol­mert (2006-2009), tu­vo que cum­plir 18 me­ses de cár­cel des­pués de ha­ber si­do con­de­na­do por un es­cán­da­lo ur­ba­nís­ti­co du­ran­te su man­da­to co­mo al­cal­de de Je­ru­sa­lén.

Des­pués de una su­frir una ca­de­na de re­ve­ses, que cul­mi­nó ayer con una nue­va de­rro­ta en la Kne­set, los ri­va­les de Ne­tan­yahu in­ter­pre­tan que la era del lí­der in­dis­cu­ti­do que ha go­ber­na­do Is­rael en la úl­ti­ma dé­ca­da pue­de es­tar to­can­do a su fin. las au­to­ri­da­des ira­níes se per­ca­ta­sen de las pes­qui­sas is­rae­líes.

El anun­ció se pro­du­ce al día si­guien­te de que se hi­cie­se pú­bli­co que el Or­ga­nis­mo In­ter­na­cio­nal pa­ra la Ener­gía Ató­mi­ca ha­bía de­tec­ta­do res­tos de ura­nio en un al­ma­cén de lim­pie­za de al­fom­bras en Tehe­rán, pre­ci­sa­men­te en el mis­mo lu­gar don­de Ne­tan­yahu acu­só a Irán en 2018 de ca­mu­flar los ar­chi­vos so­bre su pro­gra­ma.

“Is­rael sa­be lo que ha­ce Irán y dón­de y cuán­do lo ha­ce. Se­gui­re­mos des­ta­pan­do sus men­ti­ras”, ad­vir­tió el pri­mer mi­nis­tro sin fa­ci­li­tar más de­ta­lles. “La úni­ca vía pa­ra de­te­ner el ca­mino de Irán ha­cia la bom­ba ató­mi­ca es apli­car pre­sión, pre­sión y más pre­sión”, apos­ti­lló.

/ R. ZVULUN (REU­TERS)

El pri­mer mi­nis­tro Ben­ja­mín Ne­tan­yahu se­ña­la un cen­tro nu­clear ira­ní, ayer en Je­ru­sa­lén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.