98 eu­ros en li­bros por ca­da alumno

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - J. MAR­TÍN-ARRO­YO / E. SILIÓ

Un es­co­lar que se mu­de de co­mu­ni­dad pue­de apro­bar to­da la edu­ca­ción obli­ga­to­ria a los 16 años sin ha­ber vis­to de­ter­mi­na­dos co­no­ci­mien­tos o, al re­vés, ha­bien­do es­tu­dia­do dos años lo mis­mo. Así, un re­cién lle­ga­do a La Rio­ja em­pie­za 4º de pri­ma­ria (nue­ve años) re­tra­sa­do en Ma­te­má­ti­cas por­que sus com­pa­ñe­ros ya han apren­di­do a mul­ti­pli­car con de­ci­ma­les el año an­te­rior, al­go in­ha­bi­tual en el res­to de Es­pa­ña. Es­ta dis­per­sión cu­rri­cu­lar es fru­to de la li­ber­tad con la que cuen­tan los Go­bier­nos au­to­nó­mi­cos pa­ra ela­bo­rar su pro­yec­to. La Fe­de­ra­ción de Gre­mios de Edi­to­res de Es­pa­ña se que­jó el jue­ves —“es un de­li­rium tre­mens”, afir­mó su di­rec­tor eje­cu­ti­vo, An­to­nio Ma­ría Ávi­la, a EL PAÍS— y el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción y FP ha con­vo­ca­do una reunión ma­ña­na pa­ra apa­ci­guar.

Un es­co­lar, de­pen­dien­do de la re­gión, es­tu­dia­rá (o no) en 3º nú­me­ros de cin­co ci­fras, las po­ten­cias o los nú­me­ros ro­ma­nos. El ni­vel de de­ta­lle en los cu­rrícu­los es tal que no to­das las au­to­no­mías exi­gen apren­der los mi­lí­me­tros o los mi­li­gra­mos ese cur­so, aun­que sí el me­tro y el ki­lo.

Las di­fe­ren­cias cu­rri­cu­la­res per­vi­ven to­do el ci­clo de pri­ma­ria. Si el alumno se mu­da con 11 años a Ca­na­rias, Cas­ti­lla-La Man­cha o Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, no oi­rá ha­blar de ríos, re­lie­ve o cli­mas, por­que en es­tas co­mu­ni­da­des se es­tu­dian en 5º. “Es­tá bien que ca­da co­mu­ni­dad quie­ra en­se­ñar lo su­yo, pe­ro los ríos son ríos y los re­yes, re­yes, y de­be­rían apren­der­los to­dos a la vez pa­ra que no ha­ya es­tos per­jui­cios si una fa­mi­lia se cam­bia de ciu­dad”, afir­ma Le­ti­cia Car­de­nal, pre­si­den­ta de la con­fe­de­ra­ción de aso­cia­cio­nes de pa­dres.

la fac­tu­ra­ción en li­bros de tex­to fue de 793,60 mi­llo­nes de eu­ros, lo que, si se tie­ne en cuen­ta el to­tal del nú­me­ro de alum­nos (8.090.558) su­po­ne una me­dia de 98,10 eu­ros por alumno.

es­te cur­so 51.528 tí­tu­los, de ellos 33.222 en pa­pel y 11.381 co­rres­pon­den a los li­bros del alumno.

de la en­se­ñan­za obli­ga­to­ria, re­ci­be ayu­da pa­ra los li­bros, des­de al­gu­na apor­ta­ción eco­nó­mi­ca a la gra­tui­dad to­tal.

“Lo que ha­ce fal­ta es vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra cam­biar el sis­te­ma y sin Go­bierno no se pue­de. Se ne­ce­si­ta­ría un pe­rio­do de tran­si­ción, pe­ro se pue­de ha­cer si se quie­re”.

La dis­pa­ri­dad se pro­lon­ga en se­cun­da­ria. En ca­si to­das las re­gio­nes, los es­tu­dian­tes pa­san a 2º ha­bien­do apren­di­do has­ta la His­pa­nia ro­ma­na, pe­ro los na­va­rros y rio­ja­nos no pa­san de Egip­to y los ma­dri­le­ños lle­gan a los vi­si­go­dos, con el con­si­guien­te que­bran­to pa­ra quien se es­ta­ble­ce en otra co­mu­ni­dad. Los ca­na­rios ni tie­nen His­to­ria en 1º de ESO.

En tres años, se­gún el gre­mio, se han pu­bli­ca­do 450 le­yes, de­cre­tos, ór­de­nes y re­so­lu­cio­nes en las 17 co­mu­ni­da­des que afec­tan a la edi­ción. To­dos los Go­bier­nos de­fien­den sus com­pe­ten­cias pa­ra di­se­ñar el 35% del te­ma­rio (45% en las co­mu­ni­da­des con len­gua pro­pia). “¿Qué ha pa­sa­do pa­ra que los edi­to­res sal­ten? Les en­can­ta­ría te­ner un so­lo li­bro pa­ra to­do el Es­ta­do. ¿La di­rec­ción ge­ne­ral pi­dien­do que se in­clu­ya el pi­to ro­cie­ro co­mo ins­tru­men­to mu­si­cal de es­tu­dio [se co­men­tó en la rue­da de pren­sa]? No me re­co­noz­co, la Jun­ta no pue­de en­trar en me­to­do­lo­gía, que de­pen­de del edi­tor y del pro­fe­sor”, ar­gu­ye un ex al­to car­go de Edu­ca­ción con los Go­bier­nos so­cia­lis­tas en An­da­lu­cía. La con­se­je­ra ca­na­ria de Edu­ca­ción, Ma­ría Jo­sé Gue­rra, abun­da: “Me pa­re­ce de­li­ran­te, los ni­ños tie­nen que en­ten­der la im­por­tan­cia de los ríos y que en Ca­na­rias so­lo te­ne­mos ba­rran­cos, es in­for­ma­ción cien­tí­fi­ca. ¿La po­lé­mi­ca es eco­nó­mi­ca o po­lí­ti­ca?”.

Un as­tu­riano apren­día lo mis­mo que un ex­tre­me­ño has­ta que el Es­ta­do em­pe­zó a trans­fe­rir las com­pe­ten­cias edu­ca­ti­vas en 1996. Se frag­men­ta­ron los pro­yec­tos, se mul­ti­pli­ca­ron los or­de­na­mien­tos ju­rí­di­cos y los se­llos se adap­ta­ron. El Es­ta­do di­se­ña­ba el te­ma­rio bá­si­co pa­ra ca­da ni­vel y las au­to­no­mías lo com­ple­ta­ban, pe­ro des­de que en 2013 se apro­bó la Ley Or­gá­ni­ca pa­ra la Me­jo­ra de la Edón (LOM­CE, la ley Wert) to­do se ha com­pli­ca­do. El pro­gra­ma bá­si­co abar­ca to­da la eta­pa, ca­da co­mu­ni­dad tie­ne seis años en pri­ma­ria y cua­tro en se­cun­da­ria pa­ra de­ci­dir en qué mo­men­to en­se­ña un te­ma. Por ejem­plo, Mur­cia im­par­te la re­pro­duc­ción en los tres úl­ti­mos cur­sos de pri­ma­ria, Ma­drid en dos y la ma­yo­ría de las re­gio­nes en 6º. “El mi­nis­tro [Jo­sé Ig­na­cio] Wert dio li­ber­tad a las co­mu­ni­da­des en el cu­rrícu­lo con la idea de ho­mo­ge­nei­zar de for­ma fi­na­lis­ta con las prue­bas de eva­lua­ción de 6º de pri­ma­ria y 4º de se­cun­da­ria, pe­ro lue­go no las ha ha­bi­do”, ra­zo­na Ni­co­lás Fer­nán­dez Gui­sa­do, pre­si­den­te del sin­di­ca­to ANPE (Aso­cia­ción Na­cio­nal de Pro­fe­sio­na­les de la En­se­ñan­za).

“¿Real­men­te es tan ne­ce­sa­rio cam­biar el cu­rrí­cu­lum de 3º a 4º? Eso com­pli­ca a las fa­mi­lias, por­que no hay con­ti­nui­dad si se mu­dan, y su­po­ne re­traer en in­no­va­ción edu­ca­ti­va”, sos­tie­ne Te­re­sa Gren­ce, di­rec­to­ra de Con­te­ni­dos de San­ti­lla­na (em­pre­sa de PRI­SA, edi­to­ra de EL PAÍS). “Ne­ce­si­ta­mos un año pa­ra di­se­ñar un pro­yec­to y, si te­ne­mos que ha­cer tan­tos tí­tu­los, no po­de­mos de­di­car re­cur­sos hu­ma­nos a ex­plo­rar nue­vas me­to­do­lo­gías”, plan­tea. En San­ti­lla­na, una plan­ti­lla de 160 per­so­nas en­tre edi­to­res y téc­ni­cos ela­bo­ran los li­bros y hay que su­mar los co­la­bo­ra­do­res.

“Me cues­ta creer que ha­ya cri­te­rios pe­da­gó­gi­cos con tan­ta dis­pa­ri­dad. Las frac­cio­nes en unas re­gio­nes em­pie­zan a es­tu­diar­se en 3º y otros en 4º de pri­ma­ria”, se su­ma Aida Mo­ya, di­rec­to­ra de Con­te­ni­dos Glo­ba­les de SM. “Acu­dí a una reunión al mi­nis­te­rio en la que ca­da co­mu­ni­dad sa­lió di­cien­do que su cu­rrícu­lo era el me­jor, y es­ta­ban muy con­ten­tas. Ma­drid fue la más pe­leo­na, la que hi­zo el desa­rro­llo cu­rri­cu­lar más dis­par, lle­gó a de­jar blo­ques en­te­ros fue­ra de los cur­sos. Y fue la úni­ca que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.