Es­pa­ña no pre­vé es­pa­cios de se­pa­ra­ción

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD -

La nor­ma­ti­va vi­gen­te en Es­pa­ña —Real De­cre­to 1311/2012, de 14 de sep­tiem­bre— so­bre el uso de pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios en el cam­po no pre­vé nin­gún es­pa­cio de se­pa­ra­ción en­tre nú­cleos ha­bi­ta­dos y cul­ti­vos en los que se apli­quen pes­ti­ci­das. El tex­to sí es­ta­ble­ce una dis­tan­cia mí­ni­ma de se­gu­ri­dad de al me­nos cin­co me­tros en­tre los cul­ti­vos “y las ma­sas de agua su­per­fi­cial”, dis­tan­cia que au­men­ta a 25 me­tros res­pec­to a los lu­ga­res en los que se lle­ve a ca­bo la ma­ni­pu­la­ción y car­ga de la ma­qui­na­ria uti­li­za­da. En el ca­so de “pun­tos de ex­trac­ción de agua pa­ra con­su­mo hu­mano”, la dis­tan­cia mí­ni­ma es aún ma­yor: 50 me­tros.

El Real De­cre­to prohí­be el uso de pes­ti­ci­das “por me­dios aé­reos so­bre nú­cleos ur­ba­nos, ma­sas de agua y asen­ta­mien­tos apí­co­las”. En es­tos ca­sos la nor­ma exi­ge “una fran­ja de se­gu­ri­dad mí­ni­ma de 100 me­tros”, dis­tan­cia que pue­de acor­tar­se en ca­sos es­pe­cia­les siem­pre que sean “au­to­ri­za­dos por el ór­gano com­pe­ten­te”. uno de los ada­li­des de la lu­cha con­tra pes­ti­ci­das co­mo el gli­fo­sa­to cuan­do lan­zó un de­cre­to que prohi­bía la uti­li­za­ción de es­te ti­po de pro­duc­tos a me­nos de 150 me­tros de “to­da par­ce­la ca­tas­tral que com­pren­da un edi­fi­cio de re­si­den­cias u ofi­ci­nas”. La me­di­da fue anu­la­da por la pre­fec­tu­ra —te­mas co­mo los pes­ti­ci­das son po­lí­ti­ca na­cio­nal, no re­gio­nal— pe­ro el de­ba­te es­ta­ba lan­za­do y, a lo lar­go del ve­rano, una vein­te­na de al­cal­des desafia­ron a Pa­rís de­cre­tan­do me­di­das si­mi­la­res.

A fi­na­les de agos­to el pre­si­den­te Ma­cron, a quien los eco­lo­gis­tas recriminan que no ha­ya im­pul­sa­do, co­mo pro­me­tió, la prohi­bi­ción del gli­fo­sa­to pa­ra 2021, di­jo “com­pren­der” las ra­zo­nes de Cueff y, aun­que sub­ra­yó que no com­par­tía el mo­do en que ha­bía lan­za­do su de­cre­to, coin­ci­dió en la ne­ce­si­dad de lo­grar un “mar­co de zo­nas de uso de pes­ti­ci­das”, al­go que bus­ca aho­ra con la con­sul­ta.

El po­ten­cial cancerígen­o del gli­fo­sa­to —el her­bi­ci­da más usa­do en el mun­do— ha pro­vo­ca­do in­ten­sos de­ba­tes en los úl­ti­mos años. El Cen­tro In­ter­na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el Cán­cer de la OMS lo in­clu­yó en 2015 en su lis­ta de sus­tan­cias que pro­ba­ble­men­te cau­san cán­cer, la 2A. Mien­tras, las au­to­ri­da­des de EE UU y la UE sos­tie­nen que es un pro­duc­to se­gu­ro. Pe­se a ello, la mul­ti­na­cio­nal Ba­yer (que com­pró a Mon­san­to en 2016) ha re­ci­bi­do tres con­de­nas en Es­ta­dos Uni­dos la re­la­ción del gli­fo­sa­to con ca­sos de cán­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.