Ro­bert Mo­reno y los cli­chés in­fun­da­dos

El País (País Vasco) - - DEPORTES -

Pa­sa­ron los tiem­pos don­de la se­lec­ción es­pa­ño­la po­día es­tar a car­go de pe­rio­dis­tas, co­mo el bil­baíno Jo­sé Ma­ría Ma­teos en los años 20, o an­ti­guos ár­bi­tros, ca­sos de Ra­món Mel­cón y Pe­dro Es­car­tín en la dé­ca­da de los 50, re­pre­sen­tan­tes de una épo­ca en la que po­cos en­tre­na­do­res ob­te­nían la con­di­ción de su­mos sa­cer­do­tes del fút­bol. Las úl­ti­mas dé­ca­das han pres­ti­gia­do de tal ma­ne­ra la fun­ción del en­tre­na­dor que se han es­ta­ble­ci­do una se­rie de cli­chés des­men­ti­dos con fre­cuen­cia por la reali­dad. El ca­so de Ro­bert Mo­reno, nue­vo se­lec­cio­na­dor es­pa­ñol, es ilus­tra­ti­vo.

Mo­reno, 42 años, ha tra­ba­ja­do du­ran­te los úl­ti­mos nue­ve años jun­to a Luis En­ri­que, re­co­rri­do que le lle­vó al Ro­ma, Cel­ta, Ba­rça y aho­ra a la se­lec­ción es­pa­ño­la. El trá­gi­co epi­so­dio fa­mi­liar de Luis En­ri­que si­tuó a Mo­reno co­mo en­tre­na­dor cir­cuns­tan­cial en los par­ti­dos que Es­pa­ña dis­pu­tó con Mal­ta y No­rue­ga. Tras la re­nun­cia de Luis En­ri­que, la Fe­de­ra­ción le de­sig­nó se­lec­cio­na­dor, de­ci­sión que ha me­re­ci­do al­gu­nas crí­ti­cas, apo­ya­das en dos to­pi­ca­zos: Ro­bert Mo­reno no fue ju­ga­dor pro­fe­sio­nal y no ha di­ri­gi­do a nin­gún equi­po.

Po­cas co­sas es­tán más so­bre­va­lo­ra­das en el fút­bol que la ex­pe­rien­cia. O al re­vés, po­cas co­sas pue­den ser más sa­lu­da­bles en el fút­bol que la fres­cu­ra del inex­per­to. Un re­pa­so a las úl­ti­mas dé­ca­das nos in­for­ma de una pe­cu­lia­ri­dad: mu­chos de los en­tre­na­do­res más co­no­ci­dos ob­tu­vie­ron sus ma­yo­res éxi­tos en el co­mien­zo de sus ca­rre­ras. Luis Ara­go­nés ganó la Co­pa en su se­gun­da tem­po­ra­da co­mo en­tre­na­dor del Atlé­ti­co y su úni­ca Li­ga en la ter­ce­ra. Ja­vier Cle­men­te lo­gró con el Ath­le­tic dos Li­gas, la pri­me­ra con 33 años, la se­gun­da un año des­pués. Al­go pa­re­ci­do ocu­rrió con Fa­bio Ca­pe­llo, que sal­tó al Mi­lan des­de los ju­ve­ni­les. Ob­tu­vo tres Li­gas y una Co­pa de Eu­ro­pa en sus tres pri­me­ras tem­po­ra­das.

Vi­cen­te del Bos­que su­ce­dió a John Tos­hack en no­viem­bre de 1999. Tres años an­tes ha­bía di­ri­gi­do un par­ti­do al Real Ma­drid, tras la des­ti­tu­ción de Val­dano. Del Bos­que ganó la Co­pa de Eu­ro­pa en su pri­me­ra tem­po­ra­da co­mo téc­ni­co. Aña­dió otra des­pués y dos Li­gas. Val­dano co­men­zó su ca­rre­ra co­mo en­tre­na­dor en el Te­ne­ri­fe, a fal­ta de ocho par­ti­dos pa­ra el fi­nal de la tem­po­ra­da 91-92. Nun­ca ha­bía con­du­ci­do un equi­po. A Joan La­por­ta se le acu­só de te­me­ra­rio por ele­gir a Pep Guar­dio­la co­mo en­tre­na­dor del Ba­rça en 2008. Su ex­pe­rien­cia se li­mi­ta­ba a una tem­po­ra­da al fren­te del Ba­rça en la Ter­ce­ra Di­vi­sión. El res­to es his­to­ria.

To­dos ellos te­nían un mag­ní­fi­co pa­sa­do co­mo fut­bo­lis­tas, su­fi­cien­te pa­ra es­ta­ble­cer el se­gun­do gran cri­te­rio. En ca­so de inex­pe­rien­cia, una bue­na ho­ja de ser­vi­cios co­mo ju­ga­dor. Es­te cli­ché tam­bién es dis­cu­ti­ble. Arri­go Sac­chi nun­ca fue ju­ga­dor pro­fe­sio­nal. Co­mo téc­ni­co bri­lló muy pron­to en el Par­ma y en el Mi­lan. Mou­rin­ho fue ayu­dan­te de Bobby Rob­son y Louis Van Gaal. En 2002 se hi­zo car­go del Opor­to, con una bre­ve ex­pe­rien­cia: nue­ve par­ti­dos en el Ben­fi­ca y 19 en el Lei­ria. Ganó la Li­ga, la Co­pa por­tu­gue­sa y la UE­FA en su pri­me­ra tem­po­ra­da. La Co­pa de Eu­ro­pa, en la si­guien­te.

La nó­mi­na de en­tre­na­do­res en Pri­me­ra ma­ni­fies­ta una reali­dad que se es­ca­pa a los tó­pi­cos. De los 20 téc­ni­cos só­lo seis fue­ron fut­bo­lis­tas in­ter­na­cio­na­les (Zi­da­ne, Si­meo­ne, Ser­gio, Val­ver­de, Pe­lle­grino y Lo­pe­te­gi). En Pri­me­ra ju­ga­ron Ima­nol Al­gua­cil, Calleja, Mar­ce­lino, Gaiz­ka Ga­ri­tano, Vi­cen­te Mo­reno y Da­vid Ga­lle­go. Men­di­li­bar, Asier Ga­ri­tano y Pa­co Ló­pez al­can­za­ron la Se­gun­da A. Ru­bi, Es­cri­bá y Ja­go­ba Arra­sa­te no pa­sa­ron de Se­gun­da B. Bor­da­lás y Die­go Mar­tí­nez no ju­ga­ron en ca­te­go­ría pro­fe­sio­nal.

Los da­tos des­mien­ten los pre­jui­cios y co­lo­can a Ro­bert Mo­reno en una si­tua­ción más ha­bi­tual de lo que pa­re­ce. Aho­ra le to­ca de­mos­trar su com­pe­ten­cia. Por lo que se ha vis­to has­ta aho­ra, hay ra­zo­nes pa­ra la con­fian­za.

/ EFE

Ro­bert Mo­reno, en la ban­da an­te Is­las Fe­roe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.