Ne­tan­yahu promete la ane­xión del va­lle del Jor­dán pa­les­tino

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - JUAN CAR­LOS SANZ,

A una se­ma­na de unos dispu­tados co­mi­cios, Ben­ja­mín Ne­tan­yahu, que no lo­gra des­pe­gar en los son­deos, anun­ció ayer que ex­ten­de­rá la so­be­ra­nía de Is­rael so­bre el va­lle del Jor­dán en el te­rri­to­rio pa­les­tino ocu­pa­do de Cis­jor­da­nia si es re­ele­gi­do. El

En vís­pe­ras de las le­gis­la­ti­vas del pa­sa­do abril, cu­yos ajus­ta­dos re­sul­ta­dos im­pi­die­ron la for­ma­ción de Go­bierno y for­za­ron la re­pe­ti­ción de las vo­ta­cio­nes, Ne­tan­yahu ya pro­me­tió am­pliar la so­be­ra­nía is­rae­lí a to­dos los asen­ta­mien­tos ju­díos. De cum­plir­se su com­pro­mi­so, el Área C des­cri­ta en los Acuer­dos de Os­lo (un 66% del te­rri­to­rio pa­les­tino en Cis­jor­da­nia) de­ja­ría de for­mar par­te del fu­tu­ro Es­ta­do pa­les­tino, que se ve­ría así con­de­na­do a con­ver­tir­se en una en­ti­dad in­via­ble.

“Por res­pe­to al pre­si­den­te Trump, es­pe­ra­ré a la pre­sen­ta­ción de su plan an­tes de apli­car la so­be­ra­nía en es­tas co­mu­ni­da­des [asen­ta­mien­tos] con la má­xi­ma coor­di­na­ción con Es­ta­dos Uni­dos”, re­co­no­ció el je­fe del Go­bierno is­rae­lí. “Pe­ro hay un lu­gar don­de po­de­mos ex­ten­der nues­tra ju­ris­dic­ción in­me­dia­ta­men­te des­pués de las elec­cio­nes si re­ci­bo un cla­ro man­da­to pa­ra for­mar un nue­vo Go­bierno”, anun­ció, en re­fe­ren­cia al va­lle del Jor­dán.

Ne­tan­yahu siem­pre ha de­fen­di­do que la zo­na de Cis­jor­da­nia fron­te­ri­za con Jor­da­nia y el mar Muer­to cons­ti­tu­ye “un cin­tu­rón de se­gu­ri­dad irre­nun­cia­ble” pa­ra Is­rael, que de­be­rá man­te­ner allí su pre­sen­cia mi­li­tar en el mar­co de cual­quier acuer­do de paz.

Ne­tan­yahu pre­sen­tó la lla­ma­da “fron­te­ra es­te de Is­rael” con un de­ta­lla­do ma­pa de la zo­na del va­lle del Jor­dán y la cos­ta nor­te del mar Muer­to que pre­ten­de ane­xio­nar. Com­pren­de bá­si­ca­men­te la par­te orien­tal del Área C (de ges­tión pri­mer mi­nis­tro ase­gu­ró en un ac­to de cam­pa­ña que el plan de paz di­se­ña­do por el pre­si­den­te de EE UU, Do­nald Trump —que se­rá pre­sen­ta­do po­co des­pués de las elec­cio­nes—, su­pon­drá una “opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca” pa­ra que Is­rael se pue­da ane­xio­nar el va­lle del Jor­dán y otras áreas. ex­clu­si­va is­rae­lí) de Cis­jor­da­nia, ex­clui­da la ciu­dad de Je­ri­có y su oa­sis, que for­ma par­te de la zo­na A (ba­jo con­trol au­tó­no­mo de la Au­to­ri­dad Pa­les­ti­na). En su con­jun­to, cuen­ta con unos 2.400 ki­ló­me­tros cua­dra­dos y re­pre­sen­ta un 30% de la su­per­fi­cie cis­jor­da­na. Es un te­rri­to­rio se­mi­de­sér­ti­co ha­bi­ta­do por 65.000 pa­les­ti­nos y unos 11.000 co­lo­nos ju­díos dis­tri­bui­dos en va­rios asen­ta­mien­tos agru­pa­dos en las man­co­mu­ni­da­des de Ar­vot Ha­yar­den, en el nor­te, y Me­gi­lot, en el sur. El pre­si­den­te del Con­se­jo del va­lle del Jor­dán, el res­pon­sa­ble de la or­ga­ni­za­ción Yes­ha de co­lo­nos Da­vid El­ha­ya­ni, aplau­dió en las re­des so­cia­les la ini­cia­ti­va del pri­mer mi­nis­tro en fun­cio­nes.

Un al­to car­go de la Ca­sa Blan­ca ci­ta­do por Reuters pre­ci­so que, “en es­te mo­men­to, no exis­te nin­gún cam­bio de política de EE UU, que ha­rá pú­bli­ca su pro­pues­ta pa­ra la paz des­pués de las elec­cio­nes [en Is­rael] con el ob­je­ti­vo de lo­grar es­ta­bi­li­dad en la re­gión”.

Tras la ane­xión de Je­ru­sa­lén Es­te (en 1980) y del te­rri­to­rio ocu­pa­do si­rio de los Al­tos del Go­lán (en 1981) —am­bos con­quis­ta­dos tam­bién en 1967 en la lla­ma­da Gue­rra de los Seis Días––, Ne­tan­yahu se com­pro­me­te ahora a in­cor­po­rar gran par­te de Cis­jor­da­nia a Is­rael. Más de 400.000 co­lo­nos se han ins­ta­la­do en los dos cen­te­na­res de asen­ta­mien­tos cis­jor­da­nos, re­co­no­ci­dos o no por el Es­ta­do he­breo, cons­trui­dos du­ran­te el úl­ti­mo me­dio si­glo. Otros 200.000 ha­bi­tan en co­lo­nias eri­gi­das en ba­rrios de Je­ru­sa­lén Es­te. Su vo­to pue­de ser de­ter­mi­nan­te pa­ra que el Li­kud, el par­ti­do del pri­mer mi­nis­tro, con­si­ga ser el más vo­ta­do y en­ca­be­ce la pró­xi­ma coa­li­ción gu­ber­na­men­tal.

So­be­ra­nía en las co­lo­nias

El Go­bierno de Is­rael ha­bía in­ter­pre­ta­do has­ta ahora que los gran­des blo­ques de co­lo­nias —co­mo Maa­le Adu­mim (es­te de Je­ru­sa­lén), Gush Et­zion (al su­r­es­te de Be­lén) o Ariel, (en el nor­te de Cis­jor­da­nia)— for­ma­rán par­te del Es­ta­do ju­dío des­pués de cual­quier even­tual acuer­do de paz con los pa­les­ti­nos. “No dis­tin­gui­re­mos en­tre gran­des blo­ques de asen­ta­mien­tos o co­lo­nias ais­la­das, por­que ca­da uno de ellos for­ma par­te de Is­rael y no los pon­dre­mos ba­jo so­be­ra­nía pa­les­ti­na”, pun­tua­li­zó el man­da­ta­rio is­rae­lí en las úl­ti­mas cam­pa­ñas elec­to­ra­les.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Li­be­ra­ción de Pa­les­ti­na (OLP), Saeb Ere­kat, re­pli­có a tra­vés de Twit­ter que el plan is­rae­lí pa­ra ane­xio­nar­se el va­lle del Jor­dán —una “par­te in­te­gral de Pa­les­ti­na”— es “ma­ni­fies­ta­men­te ile­gal”. “La cultura de im­pu­ni­dad

de Is­rael, am­pa­ra­da por la pa­si­vi­dad in­ter­na­cio­nal, es­tá de­trás de es­ta nue­va tre­ta elec­to­ral de Ne­tan­yahu”, ad­vir­tió el ve­te­rano ne­go­cia­dor pa­les­tino. “La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal de­be im­pe­dir que Ne­tan­yahu en­tie­rre los úl­ti­mos res­tos de las ex­cep­ti­vas de paz y de crea­ción de un Es­ta­do pa­les­tino via­ble”.

Pa­ra Na­cio­nes Uni­das, to­dos los asen­ta­mien­tos en te­rri­to­rio ocu­pa­do ca­re­cen de le­gi­ti­mi­dad. El Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU lo reite­ró por úl­ti­ma vez en di­ciem­bre de 2016, en una re­so­lu­ción que fue uná­ni­me­men­te vo­ta­da, sal­vo por EE UU, que se abs­tu­vo por pri­me­ra vez en dé­ca­das, en la rec­ta fi­nal de la Ad­mi­nis­tra­ción de Ba­rack Oba­ma, pa­ra no ejer­cer el de ve­to en fa­vor de Is­rael.

La ecua­ción paz por te­rri­to­rios ape­nas se ha men­cio­na­do en las dos úl­ti­mas cam­pa­ñas elec­to­ra­les is­rae­líes. El cé­le­bre es­lo­gan, que ha­ce más de 25 años se tra­du­jo po­lí­ti­ca­men­te en los Acuer­dos de Os­lo con los pa­les­ti­nos, ya no pa­re­ce atraer los vo­tos. Ni las fuer­zas con­ser­va­do­ras agru­pa­das en torno al pri­mer mi­nis­tro, ni la opo­si­ción de cen­troiz­quier­da re­co­gen en sus pro­gra­mas la fórmula de los dos Es­ta­dos pa­ra se­llar la paz. Ne­tan­yahu, en cam­bio, ofre­ce la ane­xión de tie­rras sin con­tra­par­ti­das pa­ra atraer­se el vo­to ul­tra­na­cio­na­lis­ta que la alian­za de­re­chis­ta Ya­mi­na, en­ca­be­za­da por la ex­mi­nis­tra de Jus­ti­cia, Aye­let Sha­ked, le dispu­ta en las ur­nas.

En el po­der des­de 2009, el je­fe del Go­bierno as­pi­ra a re­va­li­dar su cuar­to man­da­to con­se­cu­ti­vo con su política de man­te­ni­mien­to a ul­tran­za de un sta­tu quo en los te­rri­to­rios ocu­pa­dos que con­si­de­ra fa­vo­ra­ble a los in­tere­ses de Is­rael.

Los lí­de­res de la opo­si­ción que desafían a Ne­tan­yahu en las le­gis­la­ti­vas le han echa­do en ca­ra que re­cu­rra a la se­gu­ri­dad na­cio­nal —co­mo hi­zo el lu­nes so­bre el pro­gra­ma nu­clear ira­ní— o a la cues­tión de los te­rri­to­rios pa­les­ti­nos pa­ra ob­te­ner ré­di­to elec­to­ral. “Ne­tan­yahu no va a ane­xio­nar na­da en Cis­jor­da­nia”, iro­ni­zó el can­di­da­to cen­tris­ta Yair La­pid, “él so­lo pien­sa en ane­xio­nar vo­tos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.