In­su­mi­sión hu­ma­ni­ta­ria

La desobe­dien­cia a las nor­mas in­jus­tas ha for­ma­do par­te de las gran­des trans­for­ma­cio­nes so­cia­les de la his­to­ria mo­der­na

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - GON­ZA­LO FANJUL Gon­za­lo Fanjul Suá­rez es co­fun­da­dor de la Fun­da­ción po­rCau­sa y coor­di­na­dor del blog de EL PAÍS

En su re­la­to del mo­vi­mien­to pa­ci­fis­ta pan­eu­ro­peo que tra­tó de fre­nar la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, Adam Hochs­child (Pa­ra aca­bar con to­das las gue­rras, Ata­la­ya) des­ta­ca un ar­gu­men­to fun­da­men­tal: en oca­sio­nes, las leyes in­jus­tas me­re­cen desobe­dien­cia, sea cual sea el cos­te de in­cum­plir­las. “Mu­chos ciu­da­da­nos vi­sio­na­rios an­ti­ci­pa­ron lo que re­yes y pri­me­ros mi­nis­tros no vie­ron. (…) Ese nú­me­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo de opo­si­to­res a la gue­rra ac­tua­ron de acuer­do con sus con­vic­cio­nes y pa­ga­ron un pre­cio por ello”. So­lo en Reino Uni­do, más de 6.000 hom­bres y mu­je­res fue­ron en­car­ce­la­dos y hu­mi­lla­dos en la se­gun­da dé­ca­da del si­glo XX, por su opo­si­ción a lo que con­si­de­ra­ban una gue­rra de éli­tes re­ga­da con san­gre del pue­blo.

La in­su­mi­sión cons­ti­tu­ye una po­lé­mi­ca pe­ro for­mi­da­ble he­rra­mien­ta de pro­tes­ta e in­fluen­cia política. La desobe­dien­cia a las nor­mas o las ór­de­nes in­jus­tas han for­ma­do par­te de cual­quie­ra de las gran­des trans­for­ma­cio­nes so­cia­les de la his­to­ria mo­der­na, des­de el fin de la es­cla­vi­tud al su­fra­gio uni­ver­sal y la con­so­li­da­ción de los de­re­chos ci­vi­les. El sa­cri­fi­cio in­di­vi­dual —que nun­ca de­be ser to­ma­do a la li­ge­ra— ele­va la tras­cen­den­cia de una cau­sa, atrae la aten­ción pú­bli­ca y obli­ga a los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos a aban­do­nar sus es­pa­cios de con­fort pa­ra ofre­cer una res­pues­ta de al­gún ti­po. Es­tá la im­por­tan­cia del ges­to rea­li­za­do por la ca­pi­ta­na Ca­ro­la Rac­ke­te el pa­sa­do 29 de ju­nio, y de otros si­mi­la­res y me­nos co­no­ci­dos en el con­tex­to de la cri­sis desata­da en nues­tras fron­te­ras. Su de­ci­sión de atra­car en el puer­to de Lam­pe­du­sa, ig­no­ran­do la prohi­bi­ción im­pues­ta por el mi­nis­tro Sal­vi­ni, pul­ve­ri­za la omer­tá mi­gra­to­ria y de­mues­tra que exis­te la po­si­bi­li­dad de no ser cóm­pli­ce en es­ta ca­tás­tro­fe co­lec­ti­va. Co­mo de­cla­ró con can­di­dez la por­ta­voz de la ONG Sea Watch aque­lla mis­ma no­che, “la

co­man­dan­te Ca­ro­la no te­nía otra op­ción”. Así de sim­ple. Se tra­ta­ba de ele­gir en­tre las vi­das de los 40 mi­gran­tes te­le-se­cues­tra­dos por la es­tra­te­gia elec­to­ral de un ma­tón, y las con­se­cuen­cias pe­na­les de­ri­va­das de la desobe­dien­cia a las au­to­ri­da­des ita­lia­nas.

In­di­vi­duos e ins­ti­tu­cio­nes han op­ta­do por es­ta vía co­mo me­ca­nis­mo pa­ra de­nun­ciar y re­for­mar las po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias in­jus­tas. Los de­te­ni­dos por ope­ra­cio­nes de salvamento en el Me­di­te­rrá­neo for­man par­te de una lar­ga lis­ta que in­clu­ye a las “ciu­da­des san­tua­rio” de Es­ta­dos Uni­dos, los vo­lun­ta­rios que res­ca­ta­ron y trans­por­ta­ron re­fu­gia­dos des­de Gre­cia o los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios es­pa­ño­les que desafia­ron en al­gu­nas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas la ex­clu­sión de in­mi­gran­tes.

En ca­da uno de es­tos ca­sos, la trans­gre­sión pue­de com­por­tar sa­cri­fi­cios reales, cu­yas con­se­cuen­cias per­ma­ne­cen mu­cho más allá del in­te­rés de los me­dios y la sim­pa­tía de una par­te de la po­bla­ción. La ca­pi­ta­na Rac­ke­te se en­fren­ta a una pe­na de va­rios años de cár­cel y mul­tas fa­bu­lo­sas por desaca­to a la au­to­ri­dad y fo­men­to de la in­mi­gra­ción clan­des­ti­na. Las san­cio­nes que so­bre­vue­lan a las or­ga­ni­za­cio­nes que osan desafiar el blo­queo de al­gu­nos paí­ses eu­ro­peos pue­den tum­bar pa­ra siem­pre a una ONG me­dia­na. Y eso lo sa­ben bien quie­nes las im­po­nen.

So­lo un pu­ña­do de hé­roes o de in­cons­cien­tes es­ta­ría dis­pues­to a so­por­tar es­tos cas­ti­gos ejem­pla­ri­zan­tes. Pe­ro su sa­cri­fi­cio es con­sus­tan­cial a la éti­ca de la in­su­mi­sión y al va­lor po­lí­ti­co del ges­to. Lo que es más im­por­tan­te, se si­túa a la al­tu­ra de la cau­sa que han abra­za­do. Por­que lo que es­tá ocu­rrien­do en nues­tras fron­te­ras no es una cri­sis mi­gra­to­ria —esa lle­ga­rá, no les que­pa du­da, cuan­do es­te con­ti­nen­te de pre­ju­bi­la­dos se en­fren­te a las con­se­cuen­cias de un mo­de­lo de puer­ta es­tre­cha y ca­si siem­pre ce­rra­da—, sino una cri­sis hu­ma­na en to­da re­gla, de­ri­va­da de la es­cle­ro­sis política, ins­ti­tu­cio­nal y éti­ca de Eu­ro­pa.

Es la sen­sa­ción de­ses­pe­ran­te de re­vi­vir los Bal­ca­nes y Ruan­da. Las ge­ne­ra­cio­nes que nos su­ce­dan echa­rán la vis­ta atrás so­bre nues­tra ac­tua­ción en es­tos días, con la mis­ma ver­güen­za e in­cre­du­li­dad con la que re­cor­da­mos la pa­si­vi­dad eu­ro­pea de en­ton­ces. Y to­dos pa­ga­re­mos la ero­sión de la le­ga­li­dad in­ter­na­cio­nal y del as­cen­dien­te eu­ro­peo en desafíos in­fi­ni­ta­men­te más com­ple­jos que la aco­gi­da de unos cien­tos de mi­les de de­ses­pe­ra­dos.

Yo no ten­dría la va­len­tía de ha­cer lo que ha he­cho la ca­pi­ta­na Rac­ke­te. Pe­ro eso no me im­pi­de ad­mi­rar pro­fun­da­men­te su ges­to y apo­yar­lo política y eco­nó­mi­ca­men­te. El va­lor de su com­pro­mi­so es idén­ti­co al que Hochs­child re­co­no­ce en los pa­ci­fis­tas de ha­ce un si­glo: “Ha­bla­ron en un mo­men­to en el que ha­cer­lo re­que­ría un gran co­ra­je, por­que el am­bien­te es­ta­ba im­preg­na­do de un na­cio­na­lis­mo fer­vien­te y un des­pre­cio por los di­si­den­tes que a me­nu­do se tor­na­ba en vio­len­cia”. Por eso, fren­te a la in­jus­ti­cia, la co­bar­día y la es­tu­pi­dez, ¡vi­va la desobe­dien­cia!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.